Una de las grandes tragedias que nos hace sufrir la homofobia es la invisibilidad: no contar con que nosotras también somos parte de una población en riesgo al momento de contraer una ETS, no solo nos expone al contagio de estas enfermedades por falta de información, sino que también nos invisibiliza como una población sexualmente activa.

¿Qué enfermedades podemos contraer con mayor frecuencia?

Si bien nuestras prácticas sexuales no resultan tan riesgosas al momento de contraer enfermedades como el VIH, sí lo son para enfermedades originadas por hongos como la Candidiasis y por virus como el Condiloma, que está estrechamente vinculado al cáncer de cuello uterino.

El Condiloma o verrugas genitales suele ser una enfermedad típica de lesbianas debido al frote entre sexos que irrita la piel y la sensibiliza, predisponiéndola al ingreso del virus del Papiloma Humano (VPH), una de las mayores causas de mortandad femenina, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otra de las ETS muy comunes entre chicas, son la hepatitis B y C que se contagian por vía oral, además del Herpes y la Tricomoniasis que es una infección que aumenta considerablemente la probabilidad de contraer Sida.

¿Qué podemos hacer para cuidarnos?

*SEXO ORAL: Si no puedes conseguir dental packs (en los sex shops), puedes protegerte con un condón sin lubricante cortado a lo largo, un trozo de plástico fino para alimentos o un dental dam que usan los odontólogos. Todas estas alternativas te aseguran bastante sensibilidad y protección.

*PENETRACIÓN: Lo más usual es usar guantes quirúrgicos delgados con algo de lubricante, pero si quieres sólo cubrirte los dedos, puedes utilizar dedales de látex que también los encuentras en los sex shops. Si utilizas juguetes cómo dildos u otros, recuerda cambiar el condón antes de penetrar a tu pareja.

Lo más importante es asistir a un ginecólogo como mínimo una vez al año para un chequeo general que permita descartar estas enfermedades e informarte. Recuerda siempre hacer mención de tus preferencias para que no seas víctima de exámenes invasivos como la inserción de espéculos u otros.

*Es muy importante que seas consciente de la alta probabilidad de contraer una enfermedad venérea si tienes más de una pareja sexual y no usas métodos de barrera. Según un estudio publicado en el Journal of The Gay and Lesbian Medical Association, el 61% de 500 mujeres encuestadas  cree que nunca en su vida ha incurrido en una práctica sexual riesgosa, al mismo tiempo que consideran casi innecesario protegerse.

¿Existen algunas posturas o prácticas que nos hacen más propensas?

Las posturas que nos pongan más en contacto con los fluidos de nuestras parejas siempre van a ser más peligrosas si es que no se toman las medidas de cuidado necesario. Por otra parte, prácticas como el sadomasoquismo, sólo resultan riesgosas si se tiene contacto con sangre en zonas expuestas.

¿Qué recomiendan los especialistas si ya sufres de una ETS?

María Elena Galarreta, obstetra y activista del Mhol en donde dicta charlas de salud y sexualidad desde hace 8 años, no recomienda la abstinencia, pues cree que parte de la prevención es disfrutar de la sexualidad.

Sin embargo, reafirma que las prácticas de personas contagiadas deben responder a su reconocimiento como agente transmisor y asegurar la protección de su pareja no solo con métodos de barrera que pueden fallar, si no descubriendo nuevas variantes que permitan satisfacerse mutuamente: “La sexualidad te permite tantas variantes que es cuestión sólo de educarnos y empezar a explorar todas esas variantes y no genitalizar. Un encuentro sexual no tiene que ser sólo genital”.

 

Compartir
Artículo anteriorReina de la noche (tropical)
Artículo siguienteLa historia del movimiento LGBT
Leciel, 22 años. Quiero la paz mundial y sufro de insomnio. Periodista neófita. Redactora del Economista América de España y feminista por convicción. También vendo mis frases más cursis a una web (Nunca diré cuál es).

Dejar respuesta