Si sentimos que las políticas del Estado contra la discriminación por orientación sexual están en pañales en el Perú, debemos saber que ahora el país empieza a dar sus primeros pasos en acciones legales e institucionales. ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué está haciendo el Estado?

En el último foro organizado por el Ministerio de la Mujer y por el Grupo de Trabajo de Lesbianas, que desde el 2012 inició una mesa de diálogo, se conocieron los avances. Un decreto de la alcaldía de Lima antes de fin de año está por concretarse, una vez que se apruebe el Plan Metropolitano contra la violencia contra la Mujer, que incluirá a las mujeres lesbianas, según Tammy Quintanilla, de la Subgerencia de Servicios Integrales contra la Violencia basada en género.

Antes de este foro, se había considerado dentro del plan acciones contra la ‘discriminación a las mujeres por su orientación sexual’, pero luego que Marivel Saldaña, representante del Grupo de Trabajo de Lesbianas, señalara –en su exposición– que a las lesbianas se les tiene que nombrar con todas sus letras porque, de lo contrario, seguirán siendo invisibles para la sociedad, la funcionaria municipal se comprometió a colocar Mujeres Lesbianas, así tal cual, dentro del plan.

La Municipalidad de Lima, a través del programa municipal Warmi Wasi, informó que se han registrado 11 mujeres víctimas de discriminación tanto por violencia familiar, maltrato por parte de extraños y acoso laboral. En el caso de lesbianas, casi siempre los agresores son los padres o los familiares de la pareja o la misma pareja.

En el ámbito laboral, la discriminación viene por parte de los compañeros o por los usuarios de los servicios que ofrece la empresa donde trabaja. Una situación que las perturba y las incomoda por los constantes cuestionamientos a su apariencia o conducta.

Las agresiones en la calle son recurrentes. Y aquí entra a tallar una percepción negativa de la gente sobre la homosexualidad. Cuenta que cuando una lesbiana es agredida por extraños y pide ayuda, la tercera persona que interviene suele pensar que es ella la agresora.

PLATAFORMA ÚNICA Y UN PRECEDENTE HISTÓRICO

En enero del 2015, la Comisión Nacional Contra la Discriminación – CONACOD (del Ministerio de Justicia), instalará una Plataforma Única contra la Discriminación, donde se atenderán las diversas denuncias, incluyendo aquellas por orientación sexual e identidad de género.

Los casos más graves tendrán a su disposición un abogado del mismo ministerio que organizará la estrategia de defensa de manera gratuita, informó Roger Rodríguez de la secretaría técnica de la comisión.

Esta comisión también se encargará de crear una data oficial de crímenes de odio que hasta ahora no existe en el país, ya que las cifras que se pueden obtener en la actualidad se deben a la recolección de periódicos o denuncias recibidas directamente por los colectivos LGBTIQ.

Según Rodríguez, también se busca marcar un precedente en la justicia peruana interviniendo en casos de suma gravedad. La comisión ha presentado un escrito al juez de Yurimaguas que ve el caso por tentativa de feminicidio a Pilar Fachín, la joven lesbiana que fue atacada a machetazos por el hermano de su pareja. Felizmente sobrevivió.

El escrito (amicus curiae) pretende que el juez al dictar sentencia no solo lo haga por tentativa de feminicidio sino que se considere el agravante de discriminación sexual. Esto marcaría un antes y un después en la justicia peruana.

CÁRCEL

María Lourdes Flores Dávila, fiscal provincial penal de Lima, precisa que la discriminación es un delito que se paga con 2 o 3 años de prisión privativa de la libertad, además de una prestación de servicios a la comunidad de 60 a 120 jornadas. Una vez efectuada la denuncia, el fiscal comprobará si ‘el móvil’ de la discriminación es religioso, por idioma, identidad étnica, indumentaria y de otra índole, en los que encaja la sexual.

Si bien existe una Oficina de Ejecución y Monitoreo de Igualdad de Género, el trabajo de la fiscalía puede ser cuestionable. En lo que va del año se han registrado 37 investigaciones por discriminación. Pero solo siguen su curso, las demás ya fueron archivadas.

Entre los ‘obstáculos’ que ha detectado la fiscalía para cumplir su labor señalan: prejuicios, desconfianza en las autoridades, desconocimiento del tema, considerar que la discriminación es una práctica natural o normal, investigaciones defectuosas, falta de capacitación al personal de justicia. En pocas palabras mucho aún por trabajar, pero problemas –al menos- ya identificados.

MULTAS

Una de las instituciones que parece estar más preparada en el tema de los derechos LGTBIQ es el Instituto de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual ( Indecopi) que ya ha emitido multas de hasta S/. 190 000 (50 UIT) por discriminación por orientación sexual.

La primera sanción que emitió esta entidad se dio hace exactamente 10 años cuando una pareja gay denunció que el entonces Centro Comercial Santa Isabel cometió ACTOS HOSTILES al expulsarlos del local.

Otro de los casos emblemáticos es el de Godfrey Arbulú, transexual que denunció que se le impidió el ingreso a la discoteca Gótica de Larcomar por su identidad de género, incluso se le pidió que pague más de lo que costaba la entrada. Indecopi multó a la empresa Gothic Entertainment S.A., propietaria del local, con S/. 370 000, además de ordenarle asumir los costos legales de la denunciante y disculparse públicamente. A lo que sumó capacitar al personal de la discoteca para no volver a cometer actos discriminatorios. Es decir, la homofobia sale cara.

Comments

comments

Compartir
Artículo anterior#ComiéndoteABesos se enfrenta a la discriminación que sufren las personas con VIH
Artículo siguienteEsta boda es más grande que nosotras
Periodista. Nunca me gustó el clóset, me parecía tétrico y pensaba que adentro vivía el cuco. El mar me hipnotiza. Soy editora general de diario16, un periódico político chévere y progresista, también pasé por televisión y web. Trabajé en la revista Tiempo (España), co-dirigí la revista Visibles, de Cultura Lésbica, conduje el programa de radio Zona Open en Radiomujeres.com y algunas cosas más. Nunca me pierdo la Marcha del Orgullo esté donde esté, sería como perderme el matrimonio de mi hermano o el velorio de mi abuelita. Espero algún día abrir una discoteca, un centro cultural, un refugio LGTBI y dedicarme a escribir, escribir y escribir.

Dejar respuesta