Es lo usual: cuando dices que eres gay y  presentas a tu pareja, casi instantáneamente la pregunta que va a la mente de las personas es: “¿Será activo o pasivo?”.

Claro, no te lo dicen directamente porque existe algo llamado ‘respeto a la intimidad’ que felizmente muchas personas tienen en cuenta, pero el cuestionamiento es latente, sobre todo si la pregunta es de un heterosexual que no entiende muy bien cómo va la cosa.

¿De qué hablas?

 

Hay algo muy importante y clave en las relaciones sexuales (de casi todas las personas del mundo): la penetración. Los términos ‘activo’, ‘pasivo’, y ‘moderno’ (en femenino aplica y mucho) se refieren a básicamente al que recibe y al que da. La penetración parece que marca la pauta, aunque por suerte no todos viven desesperad@s por el asunto, y se dejan llevar, y tienen claro que el sexo también es rico sin METER-SACAR-METER. Penes o dedos. Vibradores, dildos, juguetitos. Penes.

TE LO EXPLICAMOS CON MANZANITAS

Activo: es el que ‘da’. Es decir, el que penetra, mete, arremete. ¿Necesitamos más sinónimos?

Pasivo: el que ‘recibe’. O sea, el que es penetrado.

Moderno: es aquel que tanto recibe como da. Se sienten cómodos en ambos roles sexuales y en general, alternan dependiendo de la pareja con la que estén o en la situación en la que se encuentren. (No vamos a decir que son los más felices, pero sospechamos que se la pasan mejor. Solo es una sospecha).

Adivinen quién es el pasivo y quién es el activo.

 

En el caso de las chicas es lo mismo. Si bien es cierto, no existe un pene hay opciones: benditos dedos y  dildos o vibradores que pueden ser empleados para realizar la penetración.

La chica de arriba claramente toma la iniciativa.

ALGUNOS INCONVENIENTES

Hay personas que tienen roles sexuales sumamente marcados y no están dispuestas a aventurarse a probar algo diferente de lo que ya saben que les gusta y satisface. ¿Qué pasa entonces si dos hombres activos se conocen, se gustan, quieren estar juntos, pero…oh rayos ambos son activos?

“Me gusta, pero no estoy dispuesto a ser pasivo. No me siento cómodo físicamente y él tampoco quiere tener ese rol”, contaba un chico a su amiga mientras comían pizza delante de esta redactora.

En el caso de las chicas, también se dan casos así. Algunas aclaran que buscan solo pasivas o activas, porque sienten que de otra forma no conectarían y bueno como bien dice el dicho “relación sin sexo no es relación”. Otras chicas se ‘convierten’ por ganas o por amor. Y otras se definen versátiles, así que no se hacen problema. Se adaptan y gozan de lo lindo.

¡SANTOS ESTEREOTIPOS SOCIALES, BATMAN !

Nos gustaría que el tema simplemente quedara en algo físico que competa únicamente al plano sexual, nos gustaría que solo se tratara de un rol en la cama, nos gustaría además que haya paz en el mundo pero la realidad es que ni eso ni las dos cosas anteriores son posibles. El tema ha salido de ser algo sexual para convertirse en un comportamiento lleno de estereotipos.

Así, por ejemplo, en una relación lésbica, la ‘activa’ es la que ‘hace’ de chico y la ‘pasiva’ es la que ‘hace’ de mujer. Levanten la mano todas las lesbianas/bisexuales que han sido víctimas de esa horrenda pregunta: “ya, pero…¿ tú de que haces?” (Pueden bajar sus manos. Gracias)

Los hombres no están exentos de ese tema, también son interrogados sobre lo mismo. En su caso, el pasivo es que juega el ‘rol social’ de ser la ‘mujer de la relación’ y el activo es el hombre, el macho, digamos ‘el que la mete’.

Y esto es muy independiente de la identidad sexual de cada persona. Se trata del encasillamiento y la etiqueta que se adhiere casi instantáneamente a las parejas homosexuales. Como si no fuera suficiente ser uno mismo en el plano sexual y social.

 

Comments

comments

2 Comentarios

  1. Ahh pff. Esos roles sexuales se han llevado hasta el estilo de vestir de las personas homosexuales. Aún recuerdo de haber sido calificada (por otras chicas lesbianas) de ‘ultra pasiva’. Por usar botas altas, ropa ceñida y maquillaje…
    En efecto “¡Santos estereotipos sociales, Batman!”

Dejar respuesta