¿Cómo me quito el miedo? Empiezo con esta pregunta porque es la misma que me ha invadido durante años. Creo que desde que tengo memoria siempre he tenido ese sentimiento de frustración, de ansiedad, de depresión disfrazada.

Desde que tengo uso de la poca razón que hay en mi mente siempre he vivido atrapado en el miedo, el cual no me deja liberarme del todo. Miedo de las ataduras al pasado, de lo que me ata en el presente, de lo que detiene mi crecimiento en el futuro. Y eso me da miedo.

Me da miedo quedarme estancado. Siento que no avanzo y que los pocos pasos que doy, los regreso con caminatas en reversa y vuelvo a lo mismo: a la decepción.

Decepción de mí mismo, de mi falta de carácter para tomar decisiones, de la falta de huevos para gritar lo que en realidad soy por temor al fracaso, a dejar de ser el hijo modelo, del que sus padres se sienten orgullosos, del que sus hermanos llegan a odiar porque lo ven superior. Me frustra mi incapacidad de tomar esa decisión que sé me dará la libertad que tanto quiero, que tanto busco, que tanto necesita mi alma.

Creo que existe un ser superior que de muchas me ha sacado, que de otras tantas me he olvidado de esa oración, de esa súplica por encontrar mis propias respuestas.

Mi cabeza está hecha una licuadora, una mezcladora de jugos en la que todo lo que entra se vuelve heterogéneo para los demás, pero que para mí, es tan homogéneo como mis preferencias sexuales.

Sí, soy homosexual.

Sí padre, soy gay.

Sí madre, soy gay.

Hermanos, soy gay.

Perdón.

Y requiero no su perdón, requiero su comprensión. Requiero quitarme esta máscara que ya me pesa junto con los putos kilos de grasa que no puedo dejar.

Me pesa tanto esta culpa, como los tacos, las quesadillas, las tortas, las rebanadas de pizza que me como todos los días intentando satisfacer el vacío que no se llena con nada. Me pesa y me duele saber que solo yo tengo el poder de ver por mí, pero que requiero del apoyo de mi familia, ese apoyo que siempre ha existido, pero que ahora me pesa en los hombros.

Falsas expectativas se han creado de mí, de mi carrera, de mi profesión, de mi persona. Falsas caretas que muchos me ayudaron a construir y que solo yo tomé la decisión de colocarla en mi cara.

Ya no quiero. Ya no puedo. Tengo 26 años. Nací en Pénjamo. Guanajuato, México. Soy periodista. Y ya no quiero callar.

Sé que soy un incongruente y siempre he estado peleado con esa palabra, pero eso soy: un puto incongruente que sabe lo que tiene que hacer, pero que se excusa en el miedo, en la depresión, en la comida, en las historias de otros, en las vidas de otros.

Ya no puedo.

Leo textos, leo historias de vida, de lucha, de activismo, de éxito, de fracasos, de tristezas. Leo historias desgarradoras, leo historias de comprensión. Pero no me atrevo a escribir la mía. Aún ahora pienso en el qué hacer con lo que resulte de esta noche en la que preferí quedarme en cama con mi cara de pendejo, poniendo excusas a todo.

De verdad, ya no quiero.

Ya no quiero sentir el dolor de la soledad con la que he aprendido a convivir durante años, la que ha sido mi dura y fiel compañera en esos momentos, como ahora, en los que sé que es la única que me escucha, que me siente, que me duele.

Familia, esta es mi manera de decirles lo que no me atrevo en persona. Esta es mi manera de pedir clemencia ante mi situación, no de ser homosexual, sino de no tener la confianza para haberlo dicho hace mucho tiempo.

Y me he escudado en el “Ya lo saben”, “A los padres no los hacemos pendejos”. Me he refugiado en estas frases por comodidad, insisto, por miedo.

Confío mucho en los tiempos de Dios, en que esta es una de las tantas pruebas que tengo que brincar para salir exitoso, para salir a la calle con la frente en alto y no esconder lo que soy.

Y no lo decidí, no lo escogí, no sé qué pasó pero pasó. Soy, y punto. No me arrepiento de nada, quizá solo de no haberles dicho antes. Tal vez ahora las cosas serían distintas.

“La fe sin obra es fe muerta”. Así reza mi tatuaje, el segundo. Esa frase incrustada en mi piel llevó a la decepción a mi madre. Esa frase que ni siquiera se dieron el tiempo de leer, ni yo de leerles. Esa frase que en cuanto la vi, dije sería como un mandamiento en mi vida.

Obra, fe, muerte. De eso se trata la vida, de hacer las cosas, de luchar por ellas, de velar por nuestro bienestar, de vivir por nuestros ideales, de no detenernos, de no tener miedo, y si lo hay, enfrentarlo. De tirar barreras, de saltar muros, de escalar montañas, de nadar mares. De eso se trata. Lo comprendo, ahora falta meterle acción.

 

Dejar respuesta