*Por Alfredo Romero-Shiraishi

Sentir el contraste de texturas entre la tonificada y, a la vez, tersa piel de un rudo ejemplar de hombre en contraposición a la rígida frialdad del cuero debería ser uno de los placeres más excitantes por encima de todo lo demás, al menos para mí lo es. El simple contacto de este tipo enciende mi libido e impulsa mi deseo carnal.

Debo admitir que no soy mojigato ni un prospecto de santo. Me resulta imposible negar que en algún momento de mi vida haya experimentado los placeres ligados al mundo leather (del inglés, “cuero”), incluido el BDSM (Bondage, Dominación/sumisión y Sadismo/Masoquismo)

leather 001
(¡Qué buen trasero!)

¿Cómo empezó mi interés por el cuero?

No puedo hablar por todos los leathers peruanos (nunca me consideré parte de algún grupo en específico). En mi caso, fue parte de un proceso de autodescubrimiento sexual, el cual me conllevó a conocer y disfrutar casi todo lo imaginable en lo que respecta a sexo, dentro de lo legal y responsable. Sin embargo, fue la sensación de poder y rudeza lo que me atrajo hacia este fetiche de disfrute incomparable. Desde chaquetas, botas, ropa interior hasta collarines, arneses y látigos, he visto y usado de todo.

Dentro de este mundo underground, no solo podemos encontrar la clasificación tradicional de la sexualidad gay (activo, pasivo y versátil), sino que existe una división muy notoria entre amos (la parte dominante) y los esclavos (la parte sumisa). En mis tiempos de botas y látigos, sea yo activo o pasivo, siempre he sido dominante. Considero que esto ha sido un aspecto que he adoptado y llevado a otros ámbitos de mi vida, incluyendo mis relaciones de pareja.

A man dressed in leather clothes takes p

¿Qué se necesita para ser leather?

Es evidente que necesitarás más atuendos de cuero que la misma Alaska (de Alaska y los Pegamoides, Alaska y Dinarama y Fangoria) en una de sus presentaciones habituales. Les recomiendo tomar apuntes. Vas a necesitar mucha, mucha vaselina. No solo funciona como lubricante, sino que sirve para renovar el cuero y darle una apariencia más brillosa. También, es indispensable estar abierto. Abierto a nuevas experiencias y sensaciones que colindan con el lado más tabú del sexo. Y por último, considero necesario una amplia colección de butt plugs o plugs anales, pues ayudan a dilatar y preparar el conducto rectal (ano) para el acto sexual rudo y salvaje, característico de la subcultura leather.

FRANCE-ARTS-FIAC
(El árbol navideño en Francia que tiene forma de butt plug)

A modo de recomendación final, si sientes que el sexo en tu relación de pareja o en tus tiempos de soltería se ha vuelto monótono y rudimentario, es tiempo de dejar el sexo vainilla por un tiempo, descárguense Recon (app gay especializada para hombres cuero) y denle rienda suelta a tus instintos.

*Estudiante de publicidad. Diseñador gráfico freelance. Amante del vodka y de Cap’N Crunch. ¿Has escuchado a Sara Montiel?

Dejar respuesta