Por Candela Sandoval

¿Se acuerdan de Argentina, en el 2010? ¿Y del debate en el Senado, por la aprobación de la ley de matrimonio igualitario? ¿Se acuerdan que duró 14 horas? Tómense un momento para hacer memoria.

Había constantes marchas, en cada ciudad del país, donde las banderas de colores bailaban por los aires con el ímpetu de su reciente protagonismo. La gente expresaba alegría por el amor y por la promesa de un país más democrático.

Y también estaban, del otro lado, los negacionistas, los sectores religiosos, los homofóbicos y los fóbicos en general. Como casi todo lo que debe arrastrar un avance en los derechos humanos de los que, hasta ese momento, no los tenían.

Todos estas personalidades, cada punto de vista del asunto, fueron retratados, en pleno debate y polémica, por el dibujante argentino, Fernando Carpena, en su tira Son & Son, también conocida como Marco Familiar, el nombre con el que se la título en el suplemento “Soy” del diario Página12.

historieta 2

Marco es hijo adoptivo de Miguel, que es, a su vez, pareja de Sebastián. Son una pareja amistosamente común, que quiere casarse y aguarda con ansiedad la respuesta de los legisladores.

Marco tiene una rapidez admirable a la hora de analizar su entorno y dar punzantes respuestas. Como muchos personajes de historietas infantiles, es un chico con la capacidad de opinar de forma irónica, burlona y acertada. Y es, justamente, su inocencia de niño honesto lo que acompaña y reafirma su opinión, a través de un humor verdaderamente sano y festivo, desprovisto de prejuicios.

Rodeando esta simpática familia, tenemos sus amigos, parientes, vecinos y compañeros de trabajo, cada uno con su perfil etiquetado en sus diálogos. Por ejemplo, conocemos a Cynthia, amiga de Marco, con la que en variadas situaciones mantiene graciosas e ilógicas discusiones, ella con los tabúes de su madre a flor de piel, él con su ocurrencia natural. O a Peluche, amigo de Miguel y Sebastián, parte de los comunidad de osos que apoya el matrimonio igualitario pero ni se casa ni loco.

Cada uno de ellos te recuerda a alguien que conocés. De allí, el triunfo de Son & Son: es tan cotidiano que es real.

A través de una conversación digital vía Skype, los lectores de Sin Etiquetas pueden conocer la historia detrás de esta historieta. Fernando Carpena, quien se presenta como “dibujante, supongo que desde que nací, porque para otras muchas cosas no sirvo”, habló con nosotros.

historieta 3

¿Cómo nació Son & Son?

–En el año 2010, cuando acá, en Argentina, fue la polémica del matrimonio igualitario. Surgió como la única respuesta posible que, desde mi lugar y desde la parte del dibujo, yo pude darle al mundo. Me sentía muy molesto con las agresiones que se percibían hacia el sector de gays y lesbianas, que reclamaban por los mismos derechos. Entonces, a modo de humorada y de protesta, se me ocurrió hacer esta familia, tan funcional, dos hombres en pareja con un nene adoptado, con todos los estereotipos –porque, la verdad, que los estereotipos son fantásticos desde el punto de vista que te ilustran para todo lo que significa hacer humor–. Hice un par de tiras, las puse en Facebook, con ese gran efecto multiplicador que tiene, que ponés una imagen y empieza a hacer ondas hasta el infinito. Y empecé a recibir algunos mensajes de aliento, de gente que estaba muy divertida con la tira, lo que me impulsó a hacer algunas más. Justo cuando fue la época del debate, que fue muy intenso, había material para todos los días hacer algún tipo de chiste. De pronto me vi haciendo la tira en forma diaria, con un fervor y muchas ganas de decir cosas. Al mismo tiempo, tuvo muchos efectos positivos, desde mails de agradecimiento de chicos y de chicas, que usaban la tira como elemento de testeo con sus padres y que, de golpe, se animaban a decir su condición sexual. Incluso tuve comunicaciones con universidades de España, de México, de Venezuela, de muchos lados, que me pedían permiso para usar las tiras para dar clases sobre discriminación. Fue impresionante. No podía creer que hubiera cobrado tanta dimensión algo que hacía como un hobby.

historieta 6

Con respecto a la historia, no sólo tenías la temática de, al mismo tiempo que el debate, ir burlándote algunas cosas, sino también una historia en sí con la familia, con chistes ya de lectores entendidos. ¿Cómo fue para vos ese proceso creativo, de las personalidades y las relaciones de los personajes?

–Fue muy raro y un aprendizaje, porque yo del mundo gay no conocía nada. Salvo algún que otro amigo que tuviera, no conocía nada-nada, y me metí a hacer una historieta sobre ese tema de una forma muy irrespetuosa. Pero, al mismo tiempo, el desconocimiento de los códigos internos me hizo crear una familia normal. Esto le dio el toque natural, lo que fue muy agradecido. Yo andaba y dibujaba en puntas de pie, siempre con temor a ofender por desconocimiento, porque no estaba en el tema. Pero me interesó tanto que aprendí a respetar mucho más. Conocí muchísimo, a fuerza de investigar para la tira, de las partes complicadas de su vida.

Y la tira tuvo como dos grandes etapas. Primero fue acompañar el tema de la ley, casi como una tarea periodística de lo que estaba pasando. Tras la aprobación, decidí continuar con una situación más cotidiana, como una familia de las tantas que hay, con los problemas, peleas y cosas lindas, con un hijo muy despierto, con el tema de los prejuicios. Se sumaron otros personajes, y así se enriqueció la tira, tratando de cubrir todo el espectro del mundo gay. Al mismo tiempo con los personajes de la parte acusadora, del estereotipo negativo. Y fue creciendo un tiempo hasta que un día, por situaciones personales y por sentir que dije todo lo que tenía que decir, decidí suspenderla. Nunca digo terminarla porque capaz me dan ganas de retomarla, pero por el momento no.

historieta 5

¿Nunca tuviste un cruce con alguien que se haya sentido ofendido?
–No, siempre tuve muy buena recepción, y yo agradezco siempre. Hacerlo fue muy entretenido y la gente lo tomó muy bien. Y, a la vez, entendían mis falencias por ignorante.

¿Te has encontrado con gente del estilo de la mamá de Cynthia? ¿Del portero del edificio?

–¡Si, muchísimo! Yo vivo en San Rafael, en la provincia de Mendoza, y esta es una ciudad muy religiosa. Acá se hacían las marchas por la vida, contra los gays, todo eso. La gente es muy caricaturesca con ese tipo de cosas. ¡Me dieron de comer para el cómic que ni te cuento!

También estuviste trabajando en Página12 con este cómic.

–Sí, fue un efecto colateral de la repercusión. Me llamaron y pude publicar durante más de un año en el suplemento “Soy”, con el nombre de Marco Familiar. Fue una muy linda experiencia también, a la que se sumó más gente. Además, más allá de una cuestión de que es muy lindo dibujar y que te paguen por eso, el gran premio de todo esto fue la avalancha de gente contándome intimidades muy grandes, historias de agradecimiento, de animarse, cosas que me conmovían mucho. Sentarse a dibujar, tener alguna idea original o graciosa y que haya gente que te diga que le estás salvando la vida o que por fin se animaron gracias a lo que dibujaste vos. Es muy conmovedor hacer un pequeño aporte y sorprenderte con lo que genera, decir “¡mirá lo que hice!”.

 

Fernando
Fernando Carpena

 

¿A partir de Son & Son, las puertas que se abrieron fueron publicar en Página12, y toda la gente que conociste?

–Mucha gente, sí, gente con la que aún me escribo. Y aparte abrir mi mente, conocer experiencias y vivencias de otros, que te enriquecen como persona, te hacen sacar la tapadera del cerebro y es increíble. Te hace tolerante.

UNA PAUSA

Actualmente, Fernando se dedica a lo que el denomina “una tarea más silenciosa”, como Encargado de la Dirección de Arte de una empresa de videojuegos. Considera la posibilidad de reanudar, sin embargo, y darle continuidad a esta historia que con tanto gusto le dio desarrollar. Pero tendrá que ser cuando vuelva a sentir que debe expresar su opinión, con su divertida forma de ironizar los arquetipos. Nos deja una reflexión final: “El mundo es grande y hay que conocer todo lo que se pueda. Abrir la mente siempre te hace mejor persona, ya sea desde una historieta, por vivencias propias, viajando o demás. Las mentes cerradas sólo juntan polvo”

Mira todas las historietas de Son & Son en el blog del autor.

(*) Argentina y periodista, recién egresada de la Universidad Provincial del Sudoeste (UPSO). Prensa del Centro de Educadores Bahienses (CEB). Colaboradora de todo lo que crea que debe crecer. Feliz de hacer las cosas de nuevas maneras.

Dejar respuesta