Por Diego Avendaño (*)

Todo es producto de su tiempo. Lo que antes nos parecía normal, ahora nos puede parecer una aberración, como los leggins fosforescentes o los pantalones carpintero. Por tanto, haciendo el fácil ejercicio de juzgar con los ojos de hoy, las costumbres de ayer, presentamos algunas canciones que marcaron nuestra infancia pero que, analizadas a la luz de nuestros tiempos resultan un tanto homofóbicas (por decir lo menos).

Pero como escuchamos la música con el corazón y no con el cerebro, es probable que sigamos bailándola en nuestras fiestas de Año Nuevo, siguiendo la melodía, imaginando que son cantadas en arameo.

Sin más trámite, presentamos…

siete canciones

 

1. Se le moja la canoa, Los Embajadores Vallenatos

Este, quizá es el primer caso de outing musical. Típico caso de “conozco un amigo” donde se proporciona datos de un señor de bigote, saco y corbata que cuando bebe va más allá del «yo te estimo».

2. El gran varón, Willie Colón


Salsón de Willy Colón (que esperamos ya haya pagado sus impuestos para que vuelva a tocar en Perú), narra la descarnada historia de Simón, hijo de un padre extremadamente conservador. Si bien gran parte de la letra nos habla de la falta de comprensión del protagonista que muere abandonado (perdón por el spoiler) el estribillo nos hace ruido cuando habla de troncos que no se enderezan.

No se puede corregir a la naturaleza
palo que nace dobla’o, jamas su tronco endereza
3. Muévelo, El General

Vamos, El General (que te pone a gozarah) no se caracteriza por tener canciones que te vayan a cambiar la vida. Esta letra va, desde el comienzo, al simple vacilón y entrega al baile con (nada finos) matices sexuales. Hasta que entra a hablar sobre sus gustos personales sobre Emily y Pamela, cuando de pronto…

«No quiero ningún chico mariposa 

son muy raros y vienen con su cosa»

 

4. Degeneración actual, Pedro Suárez-Vertiz

Quién no quiere al peruano Pedro Suárez-Vértiz. En esta canción, quizá la más contemporánea de esta lista, que intenta generar conciencia sobre valores perdidos, llega a una sección en que…

Dos hombres de la mano
no hay nada de malo
si en el futuro no quieres pensar

5. Qué te pasa Javier, Sangre Púrpura

Si la memoria no me falla, esta fue la canción que lanzó a la fama a Sangre Púrpura, grupo peruano que también conocemos por otros hits como La bulla  y La bulla versión sinfónica  (que ha sido objeto de un cover del grupo peruano Armonía 10 , sin contar su cover de La pachanga (original de Vilma Palma e Vampiros). Es una canción bienintencionada sobre Javier, a quien se le recomienda cortarse el pelo y no pintarse la cara. Algo así como que «Dios perdona el pecado pero no el escándalo», típico de Lima, nuestra tres veces coronada ciudad de la doble moral. Lo peor viene cuando entra a un monólogo reflexivo:

«No importa Javier, la vida te hizo asi por error»

6. El nacimiento de Ramiro, Rubén Blades

Rubén Blades es un ídolo para muchos, me incluyo, pero en esta tierna canción en la que celebra el nacimiento del primer hijo (les juro que si yo fuera papá la postearía en mi Facebook en one), tiene un fragmento poco amable.

¿Y cuando crezca que será?
Será acaso un pelotero como Aparicio o Clemente[…]
y eso si señor lo pido en tu nombre
que no me salga marica, que no me salga ladrón

Cabe mencionar que en las últimas presentaciones (como en el video) corrige este verso. Cambia el marica por el indeciso. Por eso te queremos, maestro.

7. Sufre mamón, Hombres G

Ok, esta es una canción de despecho como tantas otras que alimentan nuestro acervo y las arcas de Apdayc. Trata de un amor sumamente heterosexual. Pero el muchacho abandonado promete venganza.

Voy a vengarme de ese marica

BONUS TRACK: La que no seguiremos bailando

No queremos mariflor

A diferencia de casos anteriores, esta canción es un himno a los crímenes de odio de principio a fin. Si tuviera que elegir el peor fragmento sería este:

«Busca la solución para echar a un homosexual
Pam, pam, muerte es la solución»

(*) Comunicador y editor. Licenciado en Periodismo por la PUCP. Máster en Dirección editorial por la Universidad de Salamanca. Soltero inmaduro, casi viejo verde. Por ahora comunicador, humorista, ilustrador. 

Hobbymig schreibe ich news fr einen multigamingclan und betreue Bewertung lesen ein team als deren redakteur
Compartir
Artículo anteriorEl universo gay de Marvel
Artículo siguienteDescubre todo lo que hace Cyndi Lauper por la comunidad LGBT
Soy una chica, vivo en Lima y amo la ciencia, tal vez tanto como amo la música. Desde hace algún tiempo tengo la inquietud de aportar a la visibilidad de la comunidad LGTB desde lo que más me gusta hacer: investigar. Soy licenciada en Psicología. Estoy estudiando una Maestría en Neuropsicología. Dicen que canto bien. Amo Harry Potter. Amo a Julio Cortázar

Dejar respuesta