El joven Yang Teng denunció en febrero que fue sometido a terapias de electroshock en una clínica de China para convertirse en heterosexual. Hoy, una corte de Pekin condenó al establecimiento de salud para que pague a la víctima una indemnización, la cual asciende a US$560.

La corte indicó que Yang no necesitaba ningún tratamiento. El joven fue sometido a terapias por presiones de su familia.

El demandante dijo a la BBC que la terapia, que incluía sesiones de hipnosis, le había afectado física y emocionalmente.

Xiao contó a la cadena británica que lo sometieron a descargas eléctricas tras haberle pedido que tuviera fantasías sexuales que involucraran a hombres: “Me aplicaron la terapia de descarga eléctrica sólo una vez. “Imagínese aquellos a quienes se la aplicaron varias veces”.

Es el primer caso contra la terapia de conversión en China, según el Centro LGBT de Pekín, que apoya la demanda. Sin embargo, estas ‘conversiones’ se ofrecen en varias clínicas a lo largo de China, país que desclasificó la homosexualidad como un desorden mental hace más de una década.

Activistas citados por WSJ esperan que la demanda ayude a poner fin a la práctica de la terapia “conversión gay” en el país.

LO QUE DESCUBRIÓ LA BBC

El Centro Urbano de Asesoramiento Psiquiátrico de Nanjing fue visitado por John Sudworth, corresponsal de la BBC en Shanghái, quien describe el lugar como una pequeña oficina con una sala para tratamientos apenas amoblada.

El doctor Zhou Zhengyou le aseguró al periodista que logra curar hasta al 70% de sus pacientes gay, aunque admite que es un proceso prolongado y difícil.

La BBC reveló que cada sesión cuesta 120 dólares. Un ciclo de tratamiento de US$5.000 pide a los usuarios que miren pornografía gay o imaginen relaciones sexuales con una persona del mismo sexo antes de administrárseles descargas eléctricas.

Otra clínica llamada Fragrant Language of the Heart prometió “curar” la homosexualidad mediante la hipnoterapia y descargas eléctricas, señala Celia Hatton, corresponsal de la BBC en Pekín.

El sitio web de la clínica Chongqing, que está siendo demandada, insiste que la homosexualidad es una “obstrucción mental” originada probablemente de un “trauma de la niñez o un ansia de poder y belleza”.

Las terapias de ‘conversión’ no son exclusivas de China. Se han denunciado en México y en Ecuador, para citar solo dos ejemplos. ¿Hasta cuándo?

 

 

Dejar respuesta