Por Ferchuu Chaves  (*)

Algunos creen que si la venezolana Giniveth Soto, su esposa y su niño se hubieran quedado en Argentina, la muerte no habría despedazado a este hermosa familia. Pero los hubiera siempre llegan tarde.

Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), el asesinato de la venezolana Giniveth Soto le causó profunda pena. Sí, como a todos los que estamos siguiendo el caso. Pero a diferencia de muchos de nosotros, el activista conoció a Gini y su esposa, y acompañó a ambas en el proceso de inscripción del bebé.

La noticia lo dejó en shock. “A Gini y a Mig las conocimos por un mail que nos mandaron (a la federación) para que las ayudáramos a casarse acá en Argentina. Se contactaron para casarse en Rosario, Santa Fé, ya que en Venezuela no está permitido. Después del casamiento volvieron a su país y más tarde regresaron acá para tener a su hijo, ya que están amparadas por la ley de matrimonio igualitario. Tuvieron que instalarse un tiempo más largo, Gini se anotó en la universidad y nosotros acompañamos el proceso de inscripción del niño acá”, recuerda.

A través de FALGBT, Paulón estaba trabajando para el reconocimiento del niño en Venezuela con la organización a la que Gini pertenecía: “Ellas siempre plantearon el exilio si no lograban que se reconozcan los derechos del niño. Habían explorado posibilidades laborales y todo. Hoy Mig cree que es una posibilidad porque ni el gobierno ni la justicia venezolana aceptan la comaternidad.

¿Tuviste la posibilidad de hablar con Migdelis después de lo ocurrido? No pude hablar directamente con ella todavía, es un momento muy difícil. Igualmente estamos en contacto y estamos intentando resolver unos trámites que tienen que ser arreglados desde acá para que la comaternidad sea reconocida de una vez. Creo que es lamentable que nuestros derechos avancen a expensas de la gente. Hay una viuda no pudo despedirse de su mujer y un bebé que no puede acceder a sus derechos. Espero que esto permita reaccionar a las autoridades venezolanas y que entiendan que esto no va en contra de nadie.

 

ARGENTINA, BUENOS VIENTOS

En entrevista con Sin Etiquetas, Paulón destacó los grandes avances en el país acerca de las cuestiones LGBT y del largo camino que falta por recorrer.

¿Cómo se vive ser gay en Argentina?¿Es más fácil que hace quince años?

–Sin duda, es más fácil. Hace poco, en las provincias del interior de Argentina, un gay no podía subir a un bus de la mano con su novio o un trans podía ser acusado en la calle por ofensa al pudor. Hoy hay una mirada mucho más inclusiva. Todo se dio a partir del debate por el matrimonio igualitario, que en el congreso duró nueve meses, y que permitió abrir un debate social. Muchas veces la discriminación tiene que ver con el desconocimiento, el miedo a lo distinto. Cuando todo sale a la luz, la sociedad empieza a permitirse ver y aceptar. Cuando se conoce un poco más, desaparece la discriminación.

¿En qué aspectos falta avanzar?

–Muchas veces se dice que ahora, al haber mayor inclusión, está todo bien, pero no es así. Creo que falta un cambio cultural profundo porque sigue existiendo discriminación. Por otro lado, el gran tema al que nos debemos es al de la identidad de género. Existe una aceptación social respecto a que la persona trans debe trabajar de la noche. La sociedad exige trabajo digno constantemente, pero no para este colectivo. Tenemos claro que es una tarea más complicada pero vamos a seguir luchando.

El proyecto que se presentó para dar un subsidio a personas trans mayores de 40 años recibió muchas críticas a nivel social ¿por qué ocurre esto en un país con tantos avances respecto a la comunidad LGBTIQ?

–El primer debate social fue complicado porque la noticia llegó sesgada. La noticia se dio en un marco de desconocimiento. Cuando, por nuestra parte, pudimos explicar de que se trataba tuvimos mayor apoyo. Pero todos hablan de darles un trabajo digno en un lugar en el que no sobra. Más allá de que parece que el debate no lo ganamos, creo que fue muy positivo que se diera esta posibilidad de discutir porque pudimos salir a explicar de que se trataba.

Días atrás el proyecto de ley para el acceso laboral para las personas trans tuvo media sanción ¿cree que esta medida, de ser aprobada, ayudará para la inclusión a nivel sociedad?

–Creo que es interesante el debate de implementar medidas para que esta inclusión suceda. Nosotros tenemos que lograr que todas las alternativas estén disponibles para todos, que cualquier persona trans pueda desarrollar su vida sin ningún tipo de discriminación. Esta norma, que hoy tiene media sanción, puede tener un efecto contagio muy importante en cuanto a los sectores privados. Lo importante es que sea un ejemplo y se replique.

Línea de tiempo sobre las conquistas de Argentina para la población LGTB

 (*)  Estudiante de periodismo en TEA y guía del Centro Ana Frank Argentina. Amante de los libros y la escritura.

Dejar respuesta