Venezuela y sus retos para 2015: ¿Llegará el matrimonio igualitario?

0
717
Foto: Venezuela Igualitaria

¿Qué pueden esperar las personas LGBTI en Venezuela? ¿Hay futuro? La muerte de Giniveth Soto y el estado de desamparo en el que quedó su esposa Migdelis y su hijo puso en evidencia el abandono y resistencia de las autoridades a atender las demandas de los colectivos. Pero no es el único caso.

Para Quiteria Franco, coordinadora general de la Red LGBTI de Venezuela, la muerte de Giniveth Soto, le pone nombre y rostro de mujer a una situación que ya se vive desde hace muchos años. “Giniveth y su esposa no son la primera pareja en contraer matrimonio en otro país y solicitar al gobierno venezolano el registro y reconocimiento de esa unión. Lo hicieron Jesús Ravelo y Oliver Schnaider en el año 2011 y también les fue negado. Hay otra pareja que lo está haciendo actualmente, es solo que se siguió un procedimiento diferente. Hay muchas parejas más que se han casado en España, Holanda, Canadá y Estados Unidos y que no han querido hacer la solicitud por dos razones principales, prefieren no salir a luz pública y seguir viviendo en ilegalidad; y por qué asumen que les dirán que no y prefieren ahorrase el “mal momento”, básicamente por no creer en la justicia venezolana. Lo que considero una actitud derrotista. Darse por vencido sin antes iniciar el trámite. Igualmente, José Ramón Merentes y su actual esposo también casado en Argentina en 2013, antes de casarse, intentaron registrar su relación de pareja como relación de hecho, solicitud que les fue negada.  La única diferencia en el caso de Giniveth, es que hay un hijo de por medio, lo cual complica toda la situación. Ahí está el único detalle que podría marcar el antes y después de la situación legal de las parejas y familias del mismo sexo en Venezuela. Esperamos sinceramente, que haya un poco de sensibilidad en las autoridades competentes y prevalezca el respeto a las leyes y los derechos humanos, en este caso de Salvador y el de Migdelys”.

Giniveth-Soto-collage

Giovanni Piermattei, presidente de Venezuela Igualitaria, organización donde militó Gini, está claro que hay un desamparo legal. “Definitivamente la muerte de nuestra querida Gini impulsa la lucha porque nos llena de fuerza ante un claro ejemplo preciso y visible de lo que significa el desamparo legal en el que se encuentran otras formas de familia en Venezuela”.

RETOS 2015

¿Qué retos tiene para 2015 la comunidad LGBTI? Piermattei sostiene que el principal reto es fortalecer las bases de la lucha con más alianzas entre los movimientos LGBTI y más solidaridad de parte de la comunidad heterosexual. Eso no es todo: destaca la necesidad de fortalecer la lucha a través de los medios de comunicación masivos, los cuales “han sido extremadamente tímidos al visibilizar la causa” y la importancia de lograr alianzas con diputados y diputadas de todas las tiendas políticas que permitan movilizar la causa a lo interno de la asamblea.

Foto: Venezuela Igualitaria
Foto: Venezuela Igualitaria

Quiteria apuesta por lograr que las organizaciones LGBTI en Venezuela trabajen juntas. Para la activista, es importante “elaborar un plan de acción que nos ayude a lograr nuestros objetivos que están muy claros”. Como segundo reto, menciona la importancia de coadyuvar al necesario y urgente cambio cultural en Venezuela para desmontar los prejuicios y estigmas que se han construido en torno a la homosexualidad y las familias homoparentales: “Las organizaciones LGBTI trabajamos todas en temas diferentes, yo las veo como un gran cuerpo humano que necesita de todas su partes para moverse, dos piernas, dos brazos, dos orejas y juntas todas estas partes aunque hacen algo diferente forman un cuerpo perfecto. Así debemos vernos. Los invito a unirnos alrededor de nuestros objetivos. El resto es tener claro que el objetivo principal de nuestras organizaciones es el reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI, que nos corresponde por el simple hecho de ser humanos y ciudadanos activos y actores vivos de la sociedad venezolana. La declaración internacional de los derechos humanos establece que los derechos son de todos, no hace diferencia entre heterosexuales y homosexuales. Se refiere a TODOS los seres humanos. Así lo ratifica la constitución venezolana. Nos toca seguir insistiendo sin desmayar, sin desanimarnos y saber que si nos cierran una puerta pues nos movemos un poco y entramos de ladito y agachaditos por una ventana. Tocaremos otras puertas hasta que nos dejen entrar caminando y con la frente en alto.

LOS VULNERABLES 

Citando a la activista Tamara Adrián, a quien entrevistamos en la edición pasadaVenezuela no solo no ha avanzado en materia del reconocimiento de las personas trans sino que ha retrocedido: “En el tema de las personas trans hemos retrocedido a etapas anteriores a 1977, Venezuela reconoció la identidad de las personas trans desde el año 77 y desde esa fecha por vía judicial y hasta 1998 hubo más de 150 reconocimientos de identidad con los estándares de la época, es decir, solo para las personas que tenían operaciones genitales. Del 98 hasta ahora no ha sido reconocida la identidad de ninguna persona trans”.

Giovanni Piermattei, presidente de Venezuela Igualitaria, opina que “la personas transgéneros y transexuales masculinas y femeninas –a quienes se nos hace más difícil integrar a los equipos de lucha–” son las más vulnerables. La visión de Franco difiere:  “A mí no me gusta hablar de un sector más vulnerable que otro, todas las personas LGBTI son reconocidas por los organismos internacionales como personas vulnerables. No hay manera de medir el dolor de una persona así como tampoco hay manera de medir el amor. Todos somos vulnerables de manera diferente, en circunstancias diferentes. Al negarse un derecho se vulneran todos los derechos. Por ejemplo, puede haber una mujer que es discriminada por ser mujer, pero también lo puede ser por ser lesbiana, de color, de baja estatura y con sobrepeso. Por otro lado, puedes tener una mujer trans que es discriminada por ser mujer, por ser trans, pero además se le estigmatiza y se asume que es trabajadora sexual y posible portadora de VIH, aun sin serlo. Imagínate además si ambas mujeres están en situación de calle, ¿Cuál de las dos es más vulnerable?”

MATRIMONIO IGUALITARIO. ¿LLEGARÁ?  

“Estamos seguros que el Matrimonio Igualitario se dará en Venezuela mas temprano que tarde. No es una tarea fácil y no lo ha sido en ninguna otra parte del mundo. Solo que se debe intensificar las actividades de visibilizacion y tener todos claros el objetivo”, dice Giovanni Piermattei. Franco coincide: “Indudablemente, que así será. Probablemente no sea con la actual asamblea que ha demostrado no importarle estar en clara violación de la Constitución de la RBV, al argumentar razones religiosas para no tratar el tema. Nos toca seguir insistiendo, no se crean que nos daremos por vencidos. El matrimonio civil se ampliara y protegerá a las parejas y familias conformadas por personas del mismo sexo, tarde o temprano sucederá no tengan la menor duda. Eso sí, nadie va a asumir el tema si nosotros los activistas no hacemos nuestro trabajo de incidencia, presión, de cabildeo, campañas, marchas, formación y educación. Es un trabajo titánico que una sola persona o una sola organización no puede emprender de manera aislada, eso hay que entenderlo. Las organizaciones debemos entenderlo. Y entender que las ideologías no nos resolverán los problemas, son las acciones que llevemos a cabo de manera articulada e inteligentemente las que nos llevaran a lograr los objetivos. Desde la REDLGBTI estamos considerando seguir tratando el tema desde varias perspectivas”

LA HOMOFOBIA

Pregunté a los dos activistas, si Venezuela era mayoritariamente homofóbica.

Giovanni Piermattei:

–Me cuesta pensar que sea así! En el trabajo intenso que hemos hecho en todo el territorio nacional formando concientizado y sensibilizando hemos notado una alta receptividad. Lo que si hay es una profunda ignorancia sobre el tema de la que no se escapan nuestros tomadores de decisión. Mucha cobardía por parte de estos últimos y una situación política y social tan distinta a las realidades de otros países que no permite que diputados y diputadas tomen la causa en sus manos.

Quiteria Franco:

–No, yo me atrevo a asegurar que Venezuela no es un país homofóbico. Hay mucha desinformación. Hay una resistencia a hablar de sexo, cuando a eso le agregas el tema de la homosexualidad la resistencia es aún mayor, pero no es nada que no pueda resolverse con formación y educación. Durante el proceso de recolección de firmas pude ver como en unos pocos minutos después de conversar con personas renuentes a firmar y apoyar el proyecto, su actitud cambiaba e inmediatamente firmaban si hacer más preguntas de las necesarias. Lo que sí creo que existe es un divorcio entre la dirigencia política, partidos políticos, diputados, el gobierno en su totalidad, aunado a su preferencia religiosa y la falta de madurez en separar estos dos aspectos, la religión y los derechos humanos. La realidad del país se los llevará por delante. Ahora hay una ciudadanía más madura, más consciente. Estoy segura que ahora nos lo vamos a pensar más al momento de escoger nuestros representantes al parlamento. Las personas LGBTI vamos a elegir a quienes expresen abiertamente su apoyo al reconocimiento de nuestros derechos. Es una tarea de los periodistas de ahora en adelante, preguntar a los candidatos a cualquier puesto su posición en relación a temas como el aborto, matrimonio civil entre personas del mismo sexo y el reconocimiento de la identidad de género para mencionar tan solo dos temas.

Foto: Venezuela Igualitaria
Foto: Venezuela Igualitaria

Entre enero de 2013 y marzo de 2014, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) registró 20 personas muertas por su orientación sexual en Venezuela y un ataque. Brasil encabeza la lista que puedes ver aquí.  Los ataques homofóbicos no siempre son noticia en este país. Según hemos podido verificar, muchos casos quedan en el olvido. Por suerte, la voz de los activistas no ha sido silenciada.

Comments

comments

Dejar respuesta