Shane Bitney y Tom Bridegroom se amaban. Eran la pareja ideal. Eran felices. Tenían una vida, y muchos planes. Pero un día todo se acabó de golpe. Tom murió. El dolor de Shane llegó a YouTube, donde subió el corto “It could happen to you”, un homenaje para conmemorar el primer aniversario de la muerte de su novio. Era 2012. La historia se hizo viral (a la fecha tiene más de 5 millones de visitas)  y llamó la atención de Linda Bloodworth-Thomason, quien le propuso hacer un documental.

Linda Bloodworth-Thomason conocía bien a la pareja, y el dolor de Shane no le era indiferente. Así nació Bridegroom. Mucho más que una historia de amor es la muestra más clara de cómo la intolerancia y la falta de leyes a favor de las parejas del mismo sexo pueden ser como puñales que hieren de manera irreversible. Porque a Shane le negaron la posibilidad de decidir sobre su hombre muerto. No pudo ni cumplirle el deseo de ser cremado. La familia de Tom lo apartó sin piedad. Ninguna ley lo protegía en ese momento. Tom murió el 7 de mayo de 2011 en Los Angeles, California. Y Shane fue privado de despedirlo. 

TomBridegroom

Si eres gay, lesbiana, bisexual o trans y tus padres no te aceptan quizás toca hacerle llegar de alguna manera este documental extraordinario que se encuentra disponible en Netflix.

Resulta imposible mantenerse indiferente ante el dolor de Shane. Las imágenes en el hospital, la impotencia ante no poder despedirse, la incapacidad para creer que la felicidad se acabó,  pueden conmover a cualquier persona, sea o no sea homosexual. Bridegroom golpea poderosamente y te lleva a reflexionar sobre cosas tan simples como la importancia de cuidar cada detalle de la vida que amas porque mañana se puede romper sin avisar. Hay muchas reflexiones sobre la libertad, la realización de sueños, la familia, los amigos, los compromisos y el amor. Y a la par con todo eso, la causa gay.

Shane Bitney Crone

LA LUCHA NO TERMINA

Tras la pérdida de Tom, Shane se involucró con la causa LGBT. Este cineasta y escritor de 29 años cuenta que hizo el video como una terapia para superar la ausencia de su amado y ayudar a la lucha por el matrimonio igualitario en Estados Unidos.

Este indiscutible alegato por la igualdad también muestra lo importante que es el amor y apoyo de los padres. Los padres de Shane siempre lo apoyaron, siempre lo cuidaron y estuvieron con él en todas las circunstancias. Su madre, misma ‘mama oso’, sale en defensa de su hijo desde sus tiempos en la escuela cuando sufría bullying.

Shane le contó a Gay Star News que ha recorrido 30 escuelas de pequeños pueblos en los últimos dos meses gracias al documental. La experiencia ha sido reveladora porque le ha permitido saber que al menos un estudiante no tiene el apoyo de su familia, lo cual lo compromete aún más a seguir luchando.

A través de sus cuenta en Twitter, Facebook, YouTube o Instagram, Shane Bitney Crone le dice NO a la homofobia y sí a la vida, porque a pesar de la falta de Tom él le ha encontrado sentido a sus días.

Dejar respuesta