Construyendo una memoria marica

0
963

Arequipa se mueve. Arequipa reacciona. Arequipa tiene un discurso contra el adoctrinamiento heterosexista. Arequipa es una ciudad importante al sur del Perú, donde pocos saben que las voces se alzan, y el arte revoluciona. Jesús María Álvarez se define como un artista visual feminista y un activista por los derechos LGTB. 

Su obra artística nos habla de una deconstrucción del género “que es una renuncia a los factores de dominación, poder político y tradiciones incuestionables en una cultura aún premoderna y escolástica en su ideología. El adoctrinamiento hombre-mujer como sistema de opresión el sistem asexo-género ha sido hasta anteayer un atributo indisociable del cuerpo”, escribe.

Para Jesús María Álvarez hay que romper con la heteronormatividad: “El matrimonio como ritual de unión, representa la consumación de encajar en el molde de lo que no solo nuestros cuerpos deben ser y hacer, sino también lo que nosotras/os debemos desear y hacer en relación a un género y una sexualidad impuestos por un sistema patriarcal y capitalista”.

Llama así la atención sobre las disidencias sexuales que vivimos en la clandestinidad. “Nos visibilizamos y nos re -creamos en el imaginario colectivo resistiendo a modelos totalitarios del cuerpo, del género, del amor y su molde hegemonizador. Deponemos los estereotipos que refuerzan lo masculino y lo femenino dentro del imaginario y las prácticas del patriarcado; rechazamos y nos abolimos del rito del matrimonio como anhelo máximo de hombres y mujeres en una relación dicotómica”, explica Adriana Cabrera, socióloga feminista.

Cuerpos estereotipados, heteronormados, deconstruidos que transitan a una construcción propia y libre cuestionando el deber ser derivado de las simples reducciones sexistas.

DE-CONSTRUIR EL GÉNERO es una intervención urbana que utiliza el cuerpo como soporte, como espacio político- simbólico de resistencia.

“Arequipa vive aun en la premodernidad ideológicamente, la teología condiciona y controla nuestros cuerpos. Es a partir de esta necesidad de hacerle frente por la que decido dejar de hacer representaciones (tradición pictórica occidental renacentista (mimesis) para denunciar un régimen desde el cuerpo”.

Sus referentes son Giusseppe Campuzano, Frau Diamanda y Sergio Zeballos.

Dejar respuesta