Estado venezolano ganó el Premio Homofobia 2014

0
832

El “antipremio” otorgado por la ONG Unión Afirmativa de Venezuela destaca las actuaciones contrarias a los derechos de la comunidad LGBTI

Por Lissette Cardona

El Premio Homofobia 2014, entregado por la ONG Unión Afirmativa de Venezuela, no tuvo un solo ganador, sino todo un Estado como galardonado. El premio, que en realidad es una novedosa forma de denunciar la homofobia, fue otorgado a todos los poderes públicos de Venezuela debido a su inacción en la garantía de los derechos de las personas de la comunidad LGBTI.

Quiteria Franco, coordinadora de UNAF y organizadora del premio, señaló que en 2014 se reveló la “homofobia de Estado” que existe en el país.

“Empezamos por hacer una pregunta en el Facebook de UNAF sobre el comportamiento de la Asamblea Nacional con respecto a la falta de respuesta a las solicitudes que se le han hecho, y nos dimos cuenta de que hay un Estado completo con una política de homofobia”, señaló.

La activista recordó que el año pasado se solicitó la instauración del Día contra la Homofobia, se pidió el reconocimiento a través de una ley de matrimonio igualitario y se hicieron varias solicitudes ante la Defensoría del Pueblo (Poder Moral), la Vicepresidencia de la República (Poder Ejecutivo) para garantizar el respeto a los derechos y el trato igualitario, pero no hubo resultados. Precisó que también han quedado impunes los crímenes de odio. De acuerdo con un informe realizado por la ONG Acción Ciudadana Contra el Sida, entre 2009 y 2013 reveló que hubo cerca de 90 crímenes de ese tipo, 45 de ellos fueron asesinatos, pero solo uno fue resuelto.

“En 15 años no se ha hecho nada. Todos los poderes del Estado son ineficientes. En 2014 comenzamos a ser más visibles y exigentes, se pidió el matrimonio igualitario y el tema estuvo en la palestra todo el año. Además ocurrió el asesinato de Giniveth Soto y la respuesta a su esposa de que no van a registrar al niño como su hijo”, expresó.

LOS PREMIADOS

La Homofobia de Estado representada por los principales funcionarios de los poderes públicos se alzó como galardonada. Esta política impidió el respeto a los derechos humanos de la comunidad LGBTI.

Entre los premiados figura el Presidente de la Republica, Nicolás Maduro Moros, por no promover la discusión de la Ley de Matrimonio Igualitario. La omisión también fue cometida por el Poder Legislativo, representado por el parlamento nacional. El argumento para evitar la discusión se fundamentó en razones religiosas.

El Tribunal Supremo de Justicia, máximo tribunal del país, también fue premiado por la falta de respuesta a las solicitudes sobre el cambio de identidad de género y nombre.

Por su parte, la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo, recibieron su parte del galardón por no investigar los crímenes de odio, ni garantizar la protección a los ciudadanos de la comunidad LGBTI.

El Poder Electoral, representado en el Consejo Nacional Electoral, recibió el premio por la negación del registro de matrimonios entre personas de un mismo sexo realizados en el exterior, así como por la negación a la solicitud de registro de nacimiento del hijo de Giniveth Soto y Migdelis Miranda.

La Guardia Nacional Bolivariana y la Policía Nacional Bolivariana también son mencionados por violentar los derechos de las personas con prácticas discriminatorias y estigmatizantes, como el acoso, el chantaje y la extorsión. El Ministerio de la Mujer, el Instituto Nacional de Estadísticas también figuran en la lista de premiados.

La lista de ganadores del Premio a la Homofobia 2014 está disponible aquí

LECCIONES.

Es la tercera vez que UNAF entrega el Premio a la Homofobia. La primera edición, realizada en 2010, tuvo como ganador al diputado opositor Julio Borges. La segunda entrega se hizo en 2013. Ese año ganó otro diputado, Pedro Carreño, perteneciente a las filas del partido de gobierno venezolano.

Quiteria Franco, que además es coordinadora de la Red LGBTI de Venezuela, recordó que en 2013 uno de los candidatos al premio fue Elías Sayeh, quien aspiraba a la Alcaldía de El Hatillo, en Caracas. Dijo que no estaba de acuerdo con el matrimonio igualitario. Perdió su candidatura en ese municipio. La activista cree que sus declaraciones y posterior postulación al premio influyeron en el resultado.

“Lo mismo ocurrió con Julio Borges a quien no se le ha escuchado otra frase homofóbica. Este premio quizás los hace ser más prudentes y moderados. Los obliga a rectificar, aunque no cambie la homofobia. Buscamos que la gente se de cuenta de que está actuando mal y rectifique” concluyó.

¿Qué les parece?

 

(*) Periodista venezolana.  

Comments

comments

Dejar respuesta