Por Gabriel de la Cruz (*)

Usted es un líder 

Es una autoridad dentro de su iglesia, dirige a una congregación de creyentes a quienes les enseña las doctrinas conferidas en la biblia. Usted es para ellos un referente, un modelo a seguir. Sus textos, sus discursos y su narrativa, son para muchos peruanos una regla de vida.

Pero su método de enseñanza se aleja de un “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, y lo convierte en un odio permanente hacia todas aquellas personas que pensamos y vivimos de una forma distinta a la que su credo le ha enseñado. Usted nos ataca, amenaza, odia y ofende.

Promueve una revolución contra nosotros amparado en la palabra de Dios, y ha formado un movimiento que lucha por la familia y el interés superior del niño. Pero qué sucede cuando a este niño es atacado en su colegio por ser diferente. Qué sucede cuando a esta niña la violan para corregir su orientación sexual.

¿Qué hizo usted por Sebastian? Aquel adolescente de Villa El Salvador que hace cuatro meses decidió quitarse la vida por los constantes ataques que recibía de sus compañeros de clase. O por Luisito, el niño que se ahorcó en su cuarto hace algunos años atrás cansado de las agresiones que sufría en su colegio y en su casa.

Pastor Linares, usted ha preferido iniciar una batalla en contra de nosotros, a pesar de que bajo sus creencias también somos hijos de Dios. Dónde quedó el “amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Usted ha preferido burlarse de nosotros, y alegrarse de cada una de nuestras derrotas. Usted lucha en su día a día para que no contemos con una ordenanza que nos proteja del rechazo y la discriminación que vivimos en este país, para no contar con una ley que reconozca nuestras diferentes identidades, para no reconocer nuestras uniones, nuestras familias.

Usted es un líder. Y con cada palabra de odio hacia nosotros promueve más odio. Cómo justifica la agresión que recibió Kiara, una mujer trans de Independencia a quienes un grupo de sujetos le rompió el cráneo con piedras y ladrillos. O la que recibió Pilar, atacada a machetazos por el hermano de su pareja por ser lesbiana. O la agresión contra Yefri a manos de tres sujetos quienes le cortaron todo el cuerpo y casi se llevan su vida, pero no su dignidad.

Nosotros no le tenemos miedo Pastor Linares. Si bien no contamos con todo su poder para defendernos, vivimos tan orgullosos de que en las calles nos griten maricones de mierda como cuando a Victoria Santa Cruz le gritaban negra.

Usted nos llama depravados, sodomitas, aberraciones. ¿Por qué?

¿Acaso piensa que de esa manera se ganará un lugar en el cielo? No olvide que Jesús, su líder, fue crucificado al lado de dos personas con menos denuncias que las que usted tiene en este momento. A ellos, él les prometió el paraíso.

¿Qué haría usted si nos encontrara en ese paraíso?

NOTA DE REDACCIÓN

El polémico “pastor” José Linares busca revocar a los parlamentarios “anti-familia” y “anti-vida”, como informa Diario 16. Para más luces sobre el “pastor” pueden leer su Twitter o ingresar a la web profamilia que dirige. Advertencia: El contenido puede ser altamente sensible para mentes libres.

 

 (*) Estudió Derecho en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Sin embargo, su vocación y experiencia laboral lo ha llevado a dedicarse a la gestión de proyectos sociales con enfoque en las artes. Dirigió la movilización de observadores electorales de Transparencia durante las elecciones municipales y regionales del 2010 y las elecciones generales del 2011. Ha publicado artículos sobre educación ciudadana en materia electoral, identidad y promoción de la participación política de la mujer. Es coordinador de proyectos de la asociación cultura Tránsito – Vías de Comunicación Escénica y Director General de No Tengo Miedo.

Dejar respuesta