Por Oriana González (*)

Hace una semana, los gemelos estadounidenses Austin y Aaron se armaron de valentía y lo arriesgaron todo: le dijeron a su padre que son gays. Sí, los dos son gays. “Saben que los amo a ambos.. Eso nunca cambiará”, respondió el hombre al que tomaron por sorpresa, pero con el corazón abierto.

Salir del clóset puede ser difícil. Mucho más si lo compartes con más de 72,000 seguidores de tu canal de YouTube. Los gemelos Rhodes son estrellas de la red y buscaron ser inspiración para el mundo LGBT. Y lo lograron.

El vídeo publicado el miércoles por “The Rhodes Bros”, como se hacen llamar en YouTube, va rumbo a las ¡15 millones de visitas!

“No queríamos que te enteraras primero por YouTube…Quería que tuviéramos esta conversación porque te tenemos suficiente confianza y me siento capaz de decírtelo…” Esta fue la frase hacia su padre, a quien llamaron por teléfono. Que papá reaccione con amor no es frecuente. Estos gemelos tienen un papá GENIAL.

Ver Palabras de mamá: Mi hijo gay, mi hija trans, mi hija lesbiana

“Decidimos hacerlo porque estábamos filmando nuestro video para “salir del clóset” y él era la única persona de nuestra familia a quien no se lo habíamos dicho aún. Nuestros padres están divorciados y no habíamos estado tan cerca de él durante los últimos dos años, por lo que simplemente nunca se dio la oportunidad. Sabíamos que se lo debíamos decir antes de que saliera el video, así que simplemente decidimos seguir filmando. No teníamos idea de que empezarían a desbordarse las emociones como sucedió”, comentaron los hermano a HNL.

Estos hermanos han llamado la atención de todo el mundo, tanto que Ellen DeGeneres ha querido tener a los protagonistas del famoso vídeo en The Ellen Show junto con su padre, para así conocer de cerca este hecho tan inspirador.

Los hermanos Rhodes demuestran su mutuo apoyo y el agradecimiento que tienen hacia el público a través de Twitter.

La reacción de su padre y la emotividad de las palabras de ambos, convierten esta historia en algo más que un viral. Es una historia de amor familiar, una historia que debería servir de ejemplo a muchas familias, sobre todo a esos papás y mamás que cierran la puerta del amor a sus hijos, que los amenazan, que los maltratan, abandonan y hasta llevan al suicidio.

(*) Estudiante de periodismo en Venezuela, músico de El Sistema y disc-jockey. Especializada en el ámbito audiovisual y digital con programas como Premiere, InDesing e Illustrator. Amante de la historia, las lectura y los idiomas.

Comments

comments

Dejar respuesta