Todo lo imposible, es posible. Siempre y cuando te atrevas.

Así cerró Enrique la conversación. Una breve pero sustanciosa charla por Whatsapp, en la que abrió su corazón para contar la historia de su relación con Fernando, otro adolescente de 16 años igual que él. Fernando le pidió  intentarlo otra vez frente a toda la escuela.

En la red circula un video en el que un joven de primer semestre de preparatoria sube las escaleras de un edificio escolar. Con la mano derecha detrás de la espalda sostiene lo que parece un ramo de flores. Con la izquierda lleva un letrero. De manera casi desesperada sube las escaleras. Conforme se acerca al punto donde se encuentra la persona que busca, baja el paso, meticuloso se para frente a un trío de alumnos, dos chicos y una chica.

Los compañeros le dicen a uno de los jóvenes que se pare. Enrique nervioso, se menea un poco, siguen las rosas escondidas.

Luego de la insistencia, el joven se para, se frota las manos mientras Enrique saca las flores y abre el cartel. “¿Y si lo intentamos de nuevo?”.

Se abrazan. Y de pronto salen de la toma. Fin del video.

Hasta el momento, el video de este hecho ha sido reproducido en más de 450 mil ocasiones, tiene más de 7 mil “me gusta” y ha sido compartido 4 mil 200 veces.

La valentía de Enrique es admirable. Estamos acostumbrados a ver este tipo de declaraciones estudiantiles entre hombres y mujeres.

ENRIQUE Y FERNANDO

Enrique conoció a Fernando el 17 de septiembre de 2014. Ambos ingresaron a una preparatoria del municipio de Huixquilucan en el Estado de México. “Desde que lo vi llamó mi atención, pero no sabía cómo demostrarle mi interés”, comenta Quique, como le dicen sus amigos y compañeros.

Poco tiempo después, Fernando tomó la iniciativa e invitó a Quique a salir. “Nos hicimos novios pero solo duramos una semana, no fue la gran cosa”

Según platica Quique, la relación con Fer no ha sido fácil, pues los padres del segundo se oponen a la relación. “Es complicado, sus padres no lo aceptan… recuerdo bien las palabras que me dijo su mamá: que no dejaría que Fer fuera feliz conmigo, ni con ningún hombre, pues eso la sociedad no lo ve bien”.

EL REGRESO        

El 1 de diciembre de 2014, Quique salió a la escuela poco antes de las 7 de la mañana. Estaba decido a regresar con Fer. Durante más de una hora, estuvo buscando algún lugar en donde vendieran rosas.

“Una de mis amigas me dijo que eso de las rosas era muy viejo, pero aun así lo hice”, cuenta.

El resto ya lo conocen, pero no quedó ahí.

Al parecer, Fernando aún estaba indeciso en regresar o no con Quique. Por tal motivo, la petición debería ser más grande. El receso había terminado y los alumnos regresaban a sus salones, mientras Quique bajó hasta el patio central de la escuela y sus compañeros le ayudaron a bajar a Fernando.

“Me puse de rodillas, alcé el ramo y su impresión fue de ‘Enrique, a poco eres capaz de hacer todo esto por mi’. Yo le dije que sí, yo te estimo mucho”.

Una de sus compañeras le ayudó con el cartel. Los más de 600 alumnos de la escuela comenzaron a salir de sus salones. Muchos gritaban “beso, beso”, mientras otros “ya dile que sí”. Pero nunca hubo insultos. Los maestros estaban sorprendidos, pero no hubo reacciones negativas: “Algunos profesores y hasta la directora gritaban”.

Fernando le dijo que sí. Se agachó, abrazó a Quique y le ayudó a ponerse de pie.

Esta segunda parte ya no la grabaron.

“La reacción de la escuela fue muy positiva, hemos recibido apoyo de todos. Los maestros me han felicitado por lo que hice, me dijeron que demostré que no es de dar pena ser lo que soy y con ello demostrar también lo orgulloso que me siento”.

AMOR COMPLICADO

Actualmente, Quique habla poco con Fernando. Solo cuando se conecta al Facebook y por inbox tienen algunas conversaciones.

“A veces le pregunto, se conecta una vez a la semana… le pregunto si aún andamos, pues no me dice nada, me pone que ya no aguanta a su mamá porque no lo deja ser feliz. Él quiere estar conmigo pero ella no lo dejará ser feliz. Me tiene en duda, pero siempre es primero él, estaré aquí para él”

Todo lo imposible es posible.

 

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorNo soy gay, pero gracias por preguntar
Artículo siguienteAmo a mi hijo gay
Comunicólogo, reportero intermitente, aficionado a la política, al cine, a la música, a las cosas que nuestro subconsciente no nos permite ver, entender y aceptar. Irónico, idealista con los pies en la tierra y la mente más allá del cielo. A veces vuelo a otras realidades y las mezclo con mi ambiente. En proceso de construcción...

2 Comentarios

  1. wou que hermoso *u* los quiero chicos
    <3 asen una exelente pareja y verlos juntos es hermoso
    yo los apoyo en todo xD :3

Dejar respuesta