Sabemos que las posibilidades son infinitas en lo que refiere al sexo. No es simplemente qué es lo que haremos, sino con quién lo haremos. Ya sea con tu novio, tu novia, tu ex o aquel señor que acabas de conocer hace cinco minutos a través de Grindr. El sexo siempre es una buena alternativa para escapar del estrés de nuestro día a día. Sin embargo, existe un territorio dentro las relaciones sexuales que genera cierto temor entre las personas con una vida sexual activa y es, muchas veces, un tabú: tener sexo con un amigo.

Existen quienes sostienen que las relaciones sexuales entre dos amigos (o más) podrían terminar mal, que es falta de madurez o egoísmo. Esto no es una regla general, cada relación humana maneja una dinámica diferente, todo depende de la mentalidad que los participantes tengan sobre el sexo y cómo manejan su sexualidad.


Sex friend 2

El tener un ‘amigo con derechos’ trae consigo algunos beneficios, por ejemplo, te da la oportunidad de explorar aspectos de tu sexualidad que no podrías experimentar con one night stands o una relación formal. Cuando mantienes relaciones sexuales con un desconocido, podrías no tener la confianza necesaria para realizar prácticas no tan convencionales que podrían gustarte, llámense sadomasoquismo, bondage, vestirte de cuero o látex, fetiches, entre otras. Y en una relación formal, la rutina podría apagar tu vida sexual. Ante esto, los sex friends parecen ser una buena solución.

Además, el sexo entre amigos combina de manera perfecta la sensación de libertad sexual con la culpabilidad y el morbo que genera toda esta situación. Debo advertir que siempre existirá el temor de arruinar la amistad preexistente, para ello es importante recordar que solo es sexo. No debemos mezclar, en estas circunstancias, afectividad con sexualidad. Fuera de la cama, seguirán siendo amigos y pueden salir a comer, a pasear, a hacer cosas de amigos.

Este panorama también implica ciertos beneficios para la salud sexual de los involucrados. Al mantener relaciones sexuales con tu amigo, tienes la confianza de no estar expuesto a enfermedades de transmisión sexual. Esto no es excusa para evitar el uso de preservativos y no ejercer una sexualidad responsable.

Lamentablemente, el sexo entre amigos no está hecho para todos. Si eres de esas personas que se enamora fácilmente o llegas a involucrar lo sentimental con lo carnal, deberías reconsiderar si es conveniente para tu bienestar emocional seguir con estos encuentros sexuales. Para ello, propongo tomar en cuenta lo siguiente para evitar enamorarte de tu sex friend:

  • Antes de involucrarte debes marcar los límites de esta clase de relación.
  • Recuerda que esto no implica un noviazgo. No sientas celos o incomodidad si él o ella está saliendo (o teniendo sexo) con otras personas.
  • Evita decir cursilerías como “te quiero”, “te amo” o similares en el acto sexual. Esto espantará a más de un amigo sexual.
  • No te hagas ilusiones. No esperes que tu sex friend sea tan cariñoso como tu ex, novio o novia.
  • ¡Es solo sexo! Tómalo como mantra personal cada vez que empieces a sentir un cosquilleo en zonas no erógenas.

Tener sexo con una amistad puede ser una experiencia placentera y no existe motivo alguno para seguir siendo un tabú. Sin embargo, siempre es necesario tomar tus precauciones para evitar salir lastimado y lastimar a otros emocionalmente.

Dejar respuesta