Con 86 votos a favor, 23 en contra y 2 abstenciones, la Cámara de Diputados de Chile aprobó en general el Pacto de Unión Civil (PUC), el cual permitirá a toda clase de parejas convivientes tener algunos derechos civiles.

Una comisión mixta (miembros del Senado y de la Cámara de Diputados) debatió algunos puntos pendientes de la ley, como el nombre del acuerdo y la indisolubilidad del pacto. Y todas las organizaciones esperan que la norma termine su trámite hoy.

Hoy, con 25 votos a favor y 6 en contra  el Senado también la aprobó. Se espera la votación de la Cámara de diputados.

Sin Etiquetas conversó con Jaime Parada, líder activista LGBT y concejal de Providencia, sobre la decisión en la Cámara de Diputados. Parada refiere que toda la población LGBT en Chile se encuentra bastante contenta con el PUC.

“Hoy se contemplan derechos hereditarios y de seguridad social común para las parejas. Se contempla que esto pueda ser pactado frente al registro civil en condiciones similares a las del matrimonio. Se fijan ciertos derechos a propósito de los hijos en común”, sostiene Parada y agrega que pese a todo, queda fuera cualquier tipo de adopción igualitaria.

Parada considera que lo único negativo sería el tiempo que los políticos demorarán en “instalar de manera efectiva, firme y convencida” la idea de un matrimonio igualitario.

La ley del matrimonio igualitario fue propuesta por Michelle Bachelet en su segundo gobierno. En la administración de Sebastián Piñera surgió la iniciativa del PUC, que originalmente tenía el nombre de Acuerdo de Vida en Pareja (AVP). Lo que hizo Bachelet fue darle prioridad a la ley del PUC para que se apruebe como límite el 31 de enero de 2015.

Es positivo que el Parlamento le haya dado prioridad a este proyecto y que pronto finalicen todos los trámites legales de esta ley, argumenta Parada, quien cree que “las organizaciones debieron de haber sido mucho más exigentes con el Gobierno considerando el programa que promueve (sobre el matrimonio)”.

 

 

Dejar respuesta