Glee: Modelando las generaciones

0
366

Por Sofía Formoso (*)

La serie Glee siempre ha buscado romper con los clásicos estereotipos que la sociedad nos impone, la chica buena que sería incapaz de cometer un pecado, termina embarazada de alguien que no es su novio, el gran atleta resulta ser un buen cantante, y la entrenadora del equipo de fútbol se declara un hombre transexual.

Coach Beiste, la querida entrenadora del equipo de fútbol en la secundaria McKinley, que sufrió muchos cambios en la serie –desde su primer beso con el profesor Shuester hasta verse involucrada en una relación con una persona que abusaba de ella física y emocionalmente–. afirmó en una escena muy bien escrita (del episodio “Jagged Little Tapestry”) que ella tenía disforia de género, lo cual explica a un confuso Sam cómo “es cuando tu exterior no combina con cómo te sientes en tu interior”. También señalo que la nota de su psiquiatra sería el comienzo de su tratamiento para convertirse en un hombre.

https://www.youtube.com/watch?v=4Aq-lQKj45

El personaje de Sam Evans, asistente de Shannon Beiste, representa perfectamente a las personas que confunden la disforia de género con otras etiquetas preguntando si la entrenadora es una lesbiana, a lo que ella simplemente contesta que siempre se sintió atraída por los hombres y que sus médicos le informaron que eso no cambiaría.

Afortunadamente, la entrenadora tuvo una muy buena respuesta de su asistente Sam, y de la directora Sue, quien le dijo que su trabajo estaría allí si quería regresar. 

LA FLOR MÁS DELICADA O LO QUE QUIERAS PENSAR

Dot- Marie Jones, quien interpreta a Coach Beiste, dijo en una entrevista telefónica con The Advocate que ella busca ser respetuosa ya que no quiere faltarle el respeto a nadie con su papel.

Confesó que se siente identificada con su personaje, puesto a que a menudo ella es confundida con un hombre. “No soy la flor más delicada”, afirma en broma.

Glee es una serie que busca que sus espectadores logren aceptarse y apela a aquellos ‘inadaptados’ que no siempre suelen tener el protagonismo que merecen en la programación televisiva.

Otro ejemplo de alguien que también consideraba que su interior no combinaba con su exterior es la estudiante Unique, interpretada por Alex Newell, un chico que se sentía más cómodo siendo una chica, y que fue gravemente maltratado por sus compañeros por este hecho.

En un episodio de la quinta temporada del show llamado “The End of Twerk”, Unique es acosada por querer usar el baño de las mujeres, pero cuando va a los servicios de hombres es amenazada e intimidada por un grupo de atletas de fútbol. En el mismo episodio, el actor hizo una gran interpretación de la canción “Si yo fuera un chico” de Beyoncé.

Sin duda, Glee no dejará que su última temporada frene sus esfuerzos por aceptar que no todos somos perfectos, tan solo somos humanos.

(*) Técnico en Comunicación Social. Graduada en la Escuela Superior de Comunicación UTU de Montevideo,Uruguay. Además de escribir es artista plástica.

 

Dejar respuesta