El posicionamiento de las nuevas familias

0
348

Carlos Calderón Puertas (“)

La familia nuclear no existió siempre, fue antecedida por otras formas de familia y convive –en la actualidad– con nuevas formaciones que aterran a algunos que viven en la realidad de la letra y no en la vida misma.

Una familia es una comunidad de afectos y proyectos, con vivencia en común y economía conjunta. ¿Sucede esto fuera de la familia nuclear? Por supuesto, basta observar la realidad más cercana: la de la vecina que tiene un hijo cuyo padre desconoce y que le dice papá al abuelo o al tío; la de las familias divorciadas que se unen entre sí cargando cada quien a prole anterior; la pareja lesbiana (de la que se murmura a escondidas) que cría al hijo de una de ellas; la de los niños viviendo en casa de una amiga de la familia, etc.

El propio Tribunal Constitucional peruano ha recogido la figura de la familia ensamblada en fallo señero aunque limitado en sus conceptos. Obsérvese que en todos los casos detallados existe ese domicilio en común, esa economía doméstica y esa comunidad de afectos.

Algunos, anclados en el pasado, tienen como modelo de familia aquella que popularizara en los años 50 Robert Young en la serie televisiva: Papá lo sabe todo.

Ahora, sería mejor tener en cuenta series como “Step by Step” (familias ensambladas) o filmes como “Forrest Gump” (familia monoparental) para advertir la existencia de otros tipos de familias.

Y, claro, también existen familias homoparentales, que son, como refiere Inmaculada Mujika aquellas “constituida(s) por dos padres o dos madres homosexuales” en la que se rompe el vínculo “sexualidad-reproducción” y la obligación de que los/as progenitores/as sean de diferente sexo.

Dada su existencia, o cerramos los ojos ignorando su presencia y postergando sus derechos o empezamos –afincados en los valores de tolerancia que se dicen tener- a regularlas y a proteger los derechos de los hoy discriminados.

Sobre el tema:

 

(“) Magistrado peruano.

Comments

comments

Dejar respuesta