“40° C es la temperatura en la cuidad de Buenos Aires” Había dicho la minita del noticiero.

Tu pieza sin ventilador, el colchón en el suelo, las ventanas abiertas y el sol desesperado por entrar.

Mi cuerpo lleva restos tuyos, imposible contar la cantidad de bajas, de todos modos jamás me gustaron los números, siempre elegí las palabras.

Las bocas, ya secas de besos, mis labios heridos esperando la cura que mezquinas ¡Traidor!

No hay nada para tomar en la heladera, pero una botella de vino por la mitad nos mira desde la mesa.

Pensé por un segundo asesinarla a sorbos, pero es única testigo en ese campo de batalla.

Tu boxer blanco no es una bandera, tu pija erecta no es un mástil, no nos declaramos la paz pibe, continuamos en guerra.

Comments

comments

Dejar respuesta