Encontrar al hombre indicado no resulta nada sencillo en estos tiempos. No solo tienes que preocuparte por la compatibilidad a nivel de personalidades, aficiones y gustos o compartir ambiciones similares, sino que existe la preocupación por ser compatibles en el plano sexual. Esta compleja química sexual no es aplicada exclusivamente a un novio potencial, también es válida para un one night stand, un sex friend, un amante, tu ex, los asistentes a una fiesta orgiástica o cualquier otra persona con la que quieras tener sexo. Esta casi inalcanzable (pero no imposible) química sexual se ve obstaculizada por situaciones que pueden tornarse un completo turn off o por situaciones en las que el sexo puede ser doloroso (en caso no seas fanático del sexo hardcore) e incómodo. Es por eso que decidí hacer un pequeño listado de las situaciones que colindan con lo burdo y ridículo del sexo.

 

Activos desconsiderados

fail_2

He conocido a muchos activos que tienen la creencia, realmente estúpida, de que la penetración sin previa dilatación no es dolorosa y entran sin preguntar ni dilatar. Personalmente, soy devoto del BDSM y pro hardcore, pero esto simplemente es un acto de violencia contra la delicada flor del pasivo.

 #ShitHappens

fail_3

Uno de los más grandes turn offs durante el sexo viene de la mano o, mejor dicho, del trasero del pasivo. Es importante la higiene de la zona trasera. Realizarse enemas o lavativas y ser más estricto con la dieta antes de cada encuentro son buenas opciones para evitar las incómodas manchas en las sábanas.

Olvidar la palabra clave

fail_4

En el BDSM, existe una palabra clave que se pacta antes de cada encuentro para detener la sesión en caso de que las cosas lleguen demasiado lejos o se tornen demasiado dolorosas. Muchas veces me ha pasado que olvido esta palabra clave (estoy seguro que no soy el único al que le pasa este tipo de situaciones) y algunos de mis encuentros fetichistas no han terminado tan bien como hubiese querido.

Si no tienes nada sucio que decir…

fail_5

Muchos encuentros sexuales nunca llegan a un final orgásmico y feliz debido a que uno de los participantes no domina el dirty talk. Dirty talk o hablar sucio es una práctica que estimula el deseo sexual a través del lenguaje hablado o escrito a través de mensajes de texto (sexting). Puedes decir cosas subidas de tono como: “Quiero sentir tu (…) dentro de mi (…)” o “Me encanta cuando haces (…) con tu (…)” entre otras ingeniosas y lascivas frases, pero la charla sucia no es sinónimo de ofender a la otra persona. También deberías considerar sacar algunas palabras repetidas de tu vocabulario sexual como zorra, puta o puto.

Problemas de tiempo

fail_6

Esto resume el problema de tiempo. Lo normal (realmente no podemos hablar de normalidad en la sexualidad humana) es un tiempo de quince a veinte minutos por coito. Menos de cinco minutos resulta decepcionante y más de treinta minutos resulta agotador y puede volverse aburrido.

No se trata todo sobre ti

fail_7

En toda relación sexual existen como mínimo dos personas involucradas entregando parte de sí o recibiendo, en caso seas pasivo. No debes olvidar que el objetivo del sexo es satisfacerte, pero también satisfacer a la otra persona. No intentes alimentar tu ego a través de exhibir tu cuerpo frente a otra persona, porque podrías descuidar tu desempeño como amante.

Cuando el condón se rompe

fail_8

Más que ridículo o doloroso, es una situación de mucho estrés y tensión, ya que esto implica un riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). Por ello, es importante acudir a un médico para realizarte el examen médico correspondiente y asegurarte de tener buena salud. También, debes recordar que existe un periodo ventana hasta que las pruebas médicas arrojen un resultado confiable.

Son muchas las situaciones que pueden convertir cualquier encuentro sexual en un completo desastre, nada que no pueda ser solucionado con las prevenciones necesarias y buena comunicación. No te estreses ni te frustres, es normal equivocarse, en especial cuando se trata de sexo.

Dejar respuesta