Exdirector policial confirma homofobia en policía venezolana

0
368

Por Francisco León (*)

Después de las recientes declaraciones del presidente de la Comisión Nacional para la Reforma Policial, Freddy Bernal, muchas han sido las expresiones en contra, por considerarse homofóbicas y denigrantes.

Recordemos que parte de sus palabras en el programa de Vladimir a la 1, del canal venezolano, Globovisión fueron las siguientes: “Un homosexual puede ser funcionario policial, siempre y cuando no manifieste públicamente su apetencia sexual, porque imagínate un oficial de policía que entonces quiera ponerse una camisa rosada, o se pinte los labios (… )Podría haber alguna persona que sea gay y es el derecho de cada quien a serlo. Pero no podría manifestarlo públicamente porque va contra la estructura de formación de lo que debe ser un oficial de policía”.

Sumándose a la lista de frases homofóbicas de parte del propio gobierno de Nicolás Maduro y sus funcionarios públicos, expuestos recientemente ante una intervención de colectivos LGBTI venezolanos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos el día 17 de marzo.

Se pudo contactar a Saúl Cordero, quien tiene 37 años en el servicio policial. Su carrera incluye haber sido Instructor de Policías. Dictó cursos de seguridad a la Guardia Nacional, fue el primero en formar a la policía motorizada Metropolitana, y es excomandante de Patrulleros de Caroní, policías que hacen vida en Ciudad Guayana, estado Bolívar, al sur de Venezuela, para que nos diera su opinión sobre las palabras emitidas por Bernal hace ya una semana.

¿Hay discriminación por orientación sexual dentro de la policía?

–Sí la hay, lógicamente, independientemente de si usa zarcillo o no debe haber una disciplina, pero no debe haber una limitación, porque hay personas que son excepcionales e inteligentes que pueden dar de sus conocimientos a las instituciones en beneficio del colectivo de seguridad, y yo en las policías que he manejado he visto casos de personas que usan sus aretes o eran homosexuales. Hace 27 años, la Guardia Nacional tenía un sargento que se llamaba Wilson, y tenía su zarcillito, era el único uniformado en aquellos tiempos que usaba algo distinto, eso fue cuando la presidencia de Carlos Andrés Pérez. Hay que tener una balanza, personas que tienen esa conducta (amanerados) pero que no la demuestran, claro usando el uniforme acoto, no por eso dejan de ser una personas muy buenas, que tienen moral, y llegan a ser más serios y respetuosos que aquellos policías que supuestamente tienen una conducta “intachable”… Sí hay discriminación, por eso no comparto la línea de Bernal, una cosa es el uniforme policial y otra cosa es quién es el ser humano.

¿Entonces se deja o no a un gay en la policía?

–Cada quién es como es. He tenido en mi cargo policías que son gays y lo aclaran, y uno le aclara también los lineamientos dentro del cuerpo de seguridad, pero ellos tienen su vida aparte del trabajo… O lamentablemente también pasa que conozco militares de alta jerarquía en el país que son homosexuales pero por presiones se encierran como dicen “en el clóset”, y eso que son excelentes en lo que hacen.

Agresiones policiales

Durante la intervención de colectivos LGBTI con la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el activista Jonathan Matheus, de la Asociación Civil Venezuela Diversareveló que 43 gays, trans y lesbianas fueron asesinados entre 2009 y 2013, y que se produjeron 56 casos de torturas, abusos y malos tratos. Además, dijo que deben haber más casos y que la impunidad ha imperado.

Parte del informe presentado por la Red LGBTI Venezuela afirma que en una encuesta realizada en 2013 en distintas marchas del Orgullo Gay,  471 personas (72,5%) reconocieron no haber tenido alguna experiencia negativa con los cuerpos de seguridad por su orientación sexual, identidad de género y expresión de género; pero esta opinión contrasta con 172 personas (26,5%) las cuales aseveraron haber tenido experiencias negativas. Estas 172 personas (100%) manifestaron haber sido víctimas de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano, pero tan solo 36 personas (20,9%) decidieron denunciar las experiencias negativas ocasionadas por los citados cuerpos de seguridad ante las autoridades competentes.

TERRIBLES CONDUCTAS

Saúl Cordero, exdirector de policía municipal, nos respondió sobre las agresiones tanto verbales como físicas a la comunidad LGBTI.

“En mi tiempo trabajando sí hubo inconvenientes, cuando yo no tenía un nivel alto en la policía muchas veces mis superiores me obligaban a “quitarles” ciertas conductas a “ciertos ciudadanos”… Esa es una conducta errada en las instituciones, una conducta de nuestros antepasados (retrogrado)”, dijo.

Parte también de la discriminación se vio reflejada, por lo menos en el estado Bolívar, cuando en la capital de esta entidad sucedió lo siguiente extraído del diario El Progreso: “El 18 de julio del 2013 Ariamna (Jean) Jiménez manifiesta ser víctima de extorsión por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, tras negarse a ceder a dicha extorsión, presuntamente, le siembran droga y es puesta a la orden de la Fiscalía 5° en materia de droga quienes solicitan al tribunal su reclusión en el Centro Penitenciario Vista Hermosa, recinto del cual fue rechazada por considerar que debido a su grado de vulnerabilidad por ser mujer transexual no se garantizaba su integridad física, posteriormente fue remitida a el Centro Policial Patrulleros de Angostura donde, alega fue objeto de humillaciones, burlas y maltratos durante la espera de la audiencia preliminar. En medio de ésta el tribunal le otorga la medida de arresto domiciliario considerando su sensible situación (…) meses después el tribunal de ejecución a cargo de la jueza segunda de ejecución en Ciudad Bolívar, revocó la medida de arresto domiciliario con la posibilidad de ser recluida en un recinto penitenciario para hombres”.

Sin embargo, organizaciones como la Asociación Civil Orgullo Guayana en el estado Bolívar se ha puesto a la orden de seguir de cerca estos casos y otros que lleguen a sus manos. Se han dado de lleno a garantizar y valer los derechos humanos de la comunidad LGBTI y sus familiares que pudiesen ser víctimas de funcionarios policiales, pero no dejan de lado que siempre debe existir la denuncia para que no sean invisibilizados.

UN AÑO “DIGNIFICADOS”

Ya casi un año se cumple del decreto firmado en Consejo Legislativo del Estado Bolívar (Cleb), en el cual los diputados firmaron el 26 de marzo de 2014 lo siguiente:  “Rechazar todo tipo de acto o manifestación represiva y discriminatoria que vulnere o menoscabe la personalidad e identidad de las personas sexo-diversas, en los diferente municipios y comunidades en todo el territorio del estado Bolívar (…)Exhortar y rechazar cualquier acto realizado por funcionarios públicos y privados que en uso de sus atribuciones limiten el libre desarrollo de la personalidad, libertad de elección y condición humana de cada ser humano, como también, el pleno ejercicio de sus derechos a la no discriminación por sus preferencias sexuales”.

Parte del logro también de esta gaceta fue el decreto del 17 de mayo como Día Regional contra la Homotransfobia. Sin embargo, a pesar de este paso, todavía quedamos en deuda con el matrimonio civil igualitario.

*Periodista venezolano. Las luchas sociales son mi pasión. Católico y bisexual. El café es mi gasolina

Dejar respuesta