Jesse Vilela es un hombre trans de 35 años que conforme fue creciendo se dio cuenta que se podían ir logrando cosas y ganando pequeñas batallas destruyendo desde adentro algunos parámetros de la sociedad. Cuando salió del colegio le pidió permiso a su mamá para cortarse el cabello y en los años noventa llevó un peinado honguito #detodamoda.

En ese mismo tiempo cada vez que salía a comprar ropa escogía polos grandes, casacas anchas, lo más unisex que podía. En 2008 publicó un aviso en el Movimiento Homosexual de Lima (Mhol) en el que pedía que se contactaran con él. Sabía que no podía ser el único en este mundo. Se juntó con otros amigos y poco a poco la Sociedad Transgénero FTM Perú nació. Primero con el fin de orientar a otros chicos nuevos que debían saber que no estaban solos. El segundo objetivo: enseñarles que el proceso de transición no se logra de un día para otro y que el meterse hormonas al cuerpo sin un previo estudio médico puede ser considerado de alto riesgo.

La sociedad hoy es bastante visible y ha logrado sus objetivos Los hombres trans si existen en el Perú. El nuevo reto es integrarse y sumar sus demandas a las de otras organizaciones y colectivos. La Ley de Identidad de Género es la más importante para esta población y en el Perú aún no se habla del tema. El reto es grande.

Pese a esto, Jesse –traductor de profesión– y otros miembros de la Sociedad apoyan activamente toda iniciativa que sea en defensa de los derechos LGBT porque creen que la lucha debe ser conjunta

_MG_5458edit

¿Cuándo decidiste entrar en el activismo y ser visible?

–Cuando tenía 14 años una persona me inspiró. K.D Lange me enseñó que se podía ser exitoso y estar en contra de lo que la sociedad pensaba en ese momento. En esa época, en la televisión no se hablaba de los temas LGBT. Ella salió en los Grammys cantando con un frac, me inspiró y me di cuenta que podía ser yo mismo pese a todo lo que iba a enfrentar en los próximos años. En mi familia no aceptaban, no querían que me corte el cabello, pero yo ahí insistente sabía que si uno luchaba que sí se podía.

HAY MUCHOS HOMBRES TRANS QUE REPRODUCEN ESTEREOTIPOS

¿Cómo te fuiste involucrando más?

–Pasó tiempo después. Pude cortarme el cabello, yo ya me vestía de forma masculina. A los 17 años vi en la televisión por cable la historia de un chico transgénero que había ingresado a Hardvard. Empecé a ir al Movimiento Homosexual de Lima (Mhol) en el año 2000. Tenían talleres para lesbianas para conocer a otras personas como yo pero todavía no las encontraba. En 2008 me digo: “Deben haber más como yo” y puse mi anuncio en el Mhol. Así nació la Sociedad Transgénero FTM para que no todos los chicos trans tengan que pasar por lo mismo y en 2011 ya el grupo toma más forma.

¿Tienes alguna línea política que te defina?

–Soy feminista en la medida de lo posible, creemos que nos falta por aprender mucho más y es un tema que nos interesa mucho. Creemos que debería haber equidad en los géneros y tratamos de ver en nosotros mismos como el machismo está muy interiorizado. Hay que hacer una autocrítica. Hay muchos hombres trans que reproducen el estereotipo machista. Tratamos de conversar de este tema con la gente nueva que llega.

¿Cuáles son los retos de la Sociedad Transgénero FTM Perú en esta nueva etapa de lucha?

–Quisiéramos articularnos con otras organizaciones. Creemos que es importante hacer un trabajo conjunto desde un inicio para poder poner el tema de la identidad de género y todo aquello que nuestra población está buscando: Protocolos médicos para personas trans, ley de acceso laboral, entre otra cosas.

NO SE CONOCE LA REALIDAD DE LOS Y LAS TRANS

¿Tienen una estratégica definida para hacer esto?

–Aún no tenemos una estrategia. Lo principal ahorita sería articularnos y darnos a conocer.Y no solo con organizaciones LGBT sino con otras agrupaciones y redes de mujeres trans. Nosotros no representamos  a toda la población, sino solo a un grupo. A veces ni la misma población LGB conoce mucho acerca de la realidad de los y las trans.

¿Cuál es el panorama ideal para la población trans en el Perú?

–Sé que en Argentina la ley solo es un trámite administrativo y que simplemente llenas un formulario y puedes cambiar de nombre, que el Estado te proporciona las cirugías y el tratamiento hormonal. Es algo que es como un sueño. También se debería de implementar algo para el bullying. En el tema laboral debería haber discriminación positiva para la población transgénero. Eso sería una de las cosas principales porque si no puedes trabajar te quedas segregado y no te quedan oportunidades para salir adelante.

_MG_5471edit

¿Cómo explicar a alguien que la identidad de género no pasa por los órganos sexuales si no está en el cerebro?

–La identidad de género es la percepción que uno tiene de ser hombre, de ser mujer e incluso de no ser ninguno  o de ser ambos o de ser algo que fluye. Es válido ¿Quién más que tú puede saber como tú te sientes? Para un grupo de personas si es válido y es necesario el usar hormonas y cirugías pero también se tiene la idea de que hay que seguir el ideal heteronormativo del macho perfecto. Uno debe estar seguro de lo que realmente le hace feliz y no de lo que le impone la sociedad. No puedes ser cómplice de la misma sociedad que te discrimina.

¿En qué año crees que el Perú podría tener una ley de identidad de género?

–Yo suelo ser bien optimista y creo que todo depende mucho de la gente. Ahora lo de la Unión Civil no salió favorable pero a veces sí en una coyuntura la gente empieza a unir fuerzas y estar atrás de una lucha. Yo creo que puede ser más pronto de lo que esperamos. Dos o tres años yo creo. Pero aún falta más fuerza y respuesta de la gente LGBT.

FORMACIÓN POLÍTICA

Jesse Vilela ha sido un alumno de la escuela Empodera, lo cual le ha permitido convertirse en un líder para su comunidad y proyectar una agenda.

¿Como te ayudó la Escuela de Empodera en tu formación política y como activista?

–Me ha dado muchas herramientas y conocimientos de parte de gente muy capaz y reconocida. Aprendi a saber qué derechos uno tiene en cuanto a las instituciones públicas y en qué casos debes acudir a reclamar tus derechos. Aprendí mucho sobre procesos electorales y cómo funcionan. También cómo debemos responder a entrevistas. Es la preparación para incursionar en el campo político para las personas LGBTIQ porque nos falta un poco más.

Fotos: Renzo Salazar 

Dejar respuesta