Uruguay: Yo también bailé una ‘Milonga inadecuada’

0
374

La “Milonga Inadecuada”. Así se llamó y el escenario fue la plaza del Entrevero, en la cual se realizó una confrontación entre Florencia Veiro (productora y gestora cultural), su amiga Lucía Conde, profesora de tango, y un tal Daniel Prates.

milonga1

Todos los domingos en esa plaza de Uruguay, las personas podían acercarse a bailar tango, cosa que las muchachas pensaron que podían hacer mientras esperaban para entrar a un espectáculo cercano al lugar.

Prates, uno de los dueños del permiso dado por la Indendencia Municipal de Montevideo (IMM), se acercó a la pareja de mujeres, para informarles que no se permitía el baile entre personas del mismo sexo, ya que dos mujeres bailando juntas era algo “inadecuado”. Y  dijo  que “maricones y tortas no pueden bailar”. Ellas respondieron que era un lugar público y tenían el derecho de hacer lo que quisieran, pero fueron recibidas con violencia y otras personas se sumaron al conflicto, por lo que decidieron retirarse asombradas por lo ocurrido.

milonga2

Las jóvenes le plantearon la situación esa misma noche a Jorge Schellemberg, director de la Sala Zitarrosa, quien decidió ir a hablar con el hombre para entender lo que sucedía.

Schellemberg comunicó la situación a las autoridades de la IMM, quienes hace unos días decidieron revocar temporalmente el permiso de los miembros de Yunta Brava para realizar estas jornadas en dicha plaza.milonga3

La “Milonga Inadecuada” fue todo menos inadecuada, un lugar en el cual la aceptación era la regla, y todos eran bienvenidos para disfrutar de una música tan querida y arraigada en la cultura uruguaya.

Personas mayores, hombres bailando con hombres, mujeres con mujeres, algunos bailando con el sexo opuesto, todo valía. Se respiraba un aire de alegría y mucha felicidad en el ambiente. Las personas que no se animaban a bailar rodeaban para ver a aquellos valientes que decidían pelear por el derecho de bailar y recordar que el tango fue un ritmo que al principio fue bailado entre hombres.milonga4

La presencia de todos fue sumamente importante: alrededor de 500 personas asistieron y dijeron NO a la discriminación, y un SÍ rotundo a la diversidad.

El evento tuvo la presencia de la candidata a la intendencia de Montevideo, Lucía Topolansky, esposa del expresidente Pepe Mujica, quien bailó con una mujer, demostrando que el no permitir que las mujeres bailen juntas es totalmente ridículo.

Y AQUÍ BAILO YO

milonga5

Prates, de 73 años, intentó defender sus acciones al declarar: “No estamos prohibiendo que la mujer baile, en este caso permitimos que la mujer baile con un caballero”. Sus palabras me hicieron recordar el dicho “no aclares que oscurece” porque mientras más intentaba defenderse más necesitaba defenderse.

Un triunfo total de la diversidad y la aceptación. Así, a pesar de que algunos quisieron transportarnos al año 1920, siempre hay gente dispuesta a gritar que vivimos en un mundo de libertad en el cual todos son bienvenidos.milonga6

milonga7

 

 

Dejar respuesta