Diputada trans abandona carrera a la presidencia en Polonia

0
144

Anna Grodzka, la primera diputada transexual de Polonia, tuvo que retirarse de la carrera para la presidencia, debido a que no logró conseguir los 100.000 firmas que necesitaba para presentar su candidatura a los comicios del 10 de mayo, lo cual demuestra la enorme influencia del sector altamente católico y conservador.

Su programa y candidatura fueron boicoteados.

A pesar de esta derrota, ella continúa siendo parte del gobierno como diputada. Es la tercera persona transexual en conseguir un escaño en un Parlamento Nacional.

Nació el 16 de marzo de 1954, en un pueblo central de Polonia llamado Otwock. Se involucró en sus años de estudiante con el Partido de los Trabajadores Polacos Unidos, mientras perseguía una carrera en la industria del cine como productora, y en el ámbito editorial.

Se casó y tuvo un hijo. Comenta que si bien se dio cuenta que era una mujer cuando tenía veinte y tantos, por su matrimonio decidió vivir como un hombre en su exterior.

Grodzka comenzó a vivir como una mujer en el 2007. En el 2008 fundó una organización no gubernamental que lleva el nombre de Trans-Fuzja.

En el 2010 se operó en Bangkok. “Nunca cambie mi sexo biológico, solo tuve cirugías de ajuste, porque no creo que se pueda cambiar el sexo de nacimiento. Las cirugías que se hacen las personas transexuales son solo de ajuste”, dice.

UN PAÍS CONSERVADOR

En un estudio también realizado en el 2010 se pudo observar que Polonia es un país que está completamente en contra del matrimonio homosexual y que es excesivamente conservador, lo cual se mantiene después de cinco años. El boicot a la candidatura presidencial de una mujer transexual es el solo un ejemplo.

Diputada trans

Ella es atea, de izquierda, y presidenta de una organización que apoya a los transexuales (TransFuzja), una verdadera pesadilla para los conservadores más católicos de Polonia, pero eso no la detiene. Ella quiere llevar la voz de su colectivo al Parlamento.

Grodzka sabía muy bien que sus deseos tendrían obstáculos. En una entrevista, luego de su elección, dijo que los sectores políticos más intransigentes harían todo lo posible para boicotearlos, porque “la derecha más conservadora no entiende los cambios que está viviendo Polonia, se opone a ellos, pero es inútil, porque la sociedad seguirá evolucionando y reclamando más derechos civiles y libertades. En democracia es inevitable”.

 

 

Dejar respuesta