Perú: Ordenanza municipal frenará homofobia en distrito amazónico de Belén

0
337
Imagen tomada de allpahuayomishana.net

Mientras en Lima, Perú, la ordenanza antidiscriminación LGTBI quedó en el olvido, el pequeño distrito amazónico de Belén, en Iquitos, en plena selva peruana, ostenta una norma que ayudará a enfrentar la homofobia, lesbofobia y transfobia. Se trata de la Ordenanza Municipal que prohíbe toda forma de discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Para Nicolás Ríos, miembro de la Asociación Civil Tsanwa, se trata de un importante avance:  “En realidad logramos alcanzar una larga espera, en un distrito donde la tasa por discriminación y violencia hacia los homosexuales es alta. Aún nos falta mucho, esto es solo el comienzo de un punto de partida, pero estamos seguros que esta ordenanza tiene por objetivo sensibilizar a la población belenina; que nosotros como ciudadanos merecemos respeto, merecemos caminar con libertad sin el miedo de ser objeto de burla. Hemos dado un paso agigantado en lograr que se apruebe esta ordenanza, las personas de la comunidad TLGB somos ejemplo de lucha y unidas podemos conseguir que el pensar errado hacia nosotros cambie de manera positiva”.

El proceso no fue sencillo. Armando Portocarrero, vicepresidente de Tsanwa, cuenta a Sin Etiquetas, que este esfuerzo fue posible gracias al impulso de la organización JHACS, la cual tiene su base en Belén. Todo empezó hace dos años. Parecia imposible. La propuesta  estaba en el limbo hasta que a comienzos de este año se reanudaron “las conversaciones con las autoridades y el compromiso expreso del alcalde, el gerente de desarrollo social y los regidores, hicieron posible la tarea de cumplir con una promesa incumplida. Nuestra alegría fue encontrar un alcalde con la visión humana de la gestión haciendo que la propuesta presentada en enero de este año sea una realidad en marzo”.

La organización Promsex también apoyó a que esta norma vea la luz.

+Tsanwa

LO QUE DISPONE LA ORDENANZA

La ordenanza, dispuesta por el alcalde Richard Vásquez, prohíbe y busca erradicar el ejercicio de prácticas discriminatorias por orientación sexual e identidad de género, por personas naturales o jurídicas, en el distrito de Belén.

Para la alcaldía, se considera discriminación a la intención, acción u omisión que excluye de idénticas oportunidades u opciones y accesos a una persona, o grupo de personas en razón de su orientación sexual e identidad de género, en áreas sensibles como salud, educación y trabajo.

La Municipalidad de Belén se compromete “a promover el acceso a la igualdad de oportunidades a las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales en el distrito de Belén, lo cual implica ejercer acciones de supervisión, canalización y atención de denuncias de aquellas personas discriminadas por su orientación sexual e identidad de género”, señala la norma, donde se precisa que se revocará las licencias de funcionamiento y hasta se clausurará los comercios que discriminen a la población LGTBI.

También se prohíbe carteles, paneles y anuncios de publicidad discriminatorios, en establecimientos abiertos al público o dentro del ámbito jurisdiccional del distrito de Belén.

Los afectados pueden denunciar sus casos a la subgerencia de bienestar social de la municipalidad, la cual realizará las indagaciones para establecer sanciones económicas que van desde los 100 dólares (en moneda local) cuando una persona natural incurre en prácticas discriminatorias) hasta casi 1000 dólares por publicar carteles homofóbicos.

HOMOFOBIA EN BELÉN

La discriminación en la selva es dura y a veces silenciosa. Poner freno a esta práctica será posible ahora.  El barrio de Belén, conocido como La Venecia Amazónica o simplemente Belén, es uno de los puntos turístico de Iquitos. Está a la orilla del río Itaya y si bien el paisaje es hermoso, la pobreza golpea a la comunidad.

Ver: Perú: Así se lucha en la selva contra la homofobia

Eduardo Ríos, presidente de  Tsanwa , afirma que los estigmas, las etiquetas, la invisibilidad y la falta de respeto hacia la libertad de cada persona existen en Belén, Iquitos y todo Loreto.

La libertad es un derecho que nos pertenece como seres humanos desde el momento de nuestra concepción, derecho que algunos se atreven a faltar, dañando a otras personas basados en sus creencias, ideologías, odio o quizás conflictos y traumas personales. En el camino de nuestra vida activista dentro de la comunidad TLGB nos hemos topado con muchas piedras, no es fácil eso todos lo sabemos, pero pueden más las ganas de trabajar por nuestra comunidad, por mejorar la calidad de vida de nuestros compañeros, de tener un país cada día mejor, un mundo en el que todos y todas podamos vivir sin temores, sin crímenes impunes y con el recuerdo presente de la lucha de nuestros compañeros durante muchos años.

Hace tres años se unió a la lucha una organización conformada por jóvenes con muchas ganas de trabajar por su comunidad en conjunto con las demás asociaciones y tomando como referente el trabajo y los méritos de las entidades ya existentes. La Asociación Civil Tsanwa nació, explica Ríos, del deseo que tuvo un grupo de amigos de borrar los estigmas existentes en la comunidad LGTBI. El grupo quería construir cada día un lugar mejor para la comunidad y el avance es notable.

“En estos años trabajando por y para el bienestar de nuestra comunidad, y con la proyección de seguir muchos años más,Tsanwa rescata las diferentes manifestaciones culturales dentro de la comunidad, como el amor al arte y en sus diferentes expresiones, demostrando de esta manera que el arte y la cultura carecen de género y que también podemos aportar al desarrollo de nuestro país y al nuestro propio, además de trabajar en temas de orientación en identidad de género y derechos humanos“, explica Ríos.

Casos de homofobia no faltan en la selva. Tsanwa cita el caso de Jennifer Ferreyra, una chica trans atacada a machetazos por la madre de su amigo quien la llamó maricón, enfermo y ratera para luego tomar un machete y golpear en el rostro a Jennifer. Por querer cubrirse la cara, la joven resultó herida en el brazo, la mano y parte de la cara. La mujer fue calmada por su hijo Roy, amigo de Jennifer. Historias así quedan en el olvido. “Golpes, insultos y denigracione que tienen el atenuante de la homofobia y la transfobia que siempre está plagada de impunidad. Esto fue uno de los tantos motivos que tuvimos de impulsar la ordenanza”, indica.

Para el grupo es todo un orgullo haber logrado esta ordenanza. Si bien una norma no acaba con la intolerancia, se trata de un instrumento legal que les permite tener tranquilidad, “al saber que las autoridades de mi distrito reconocen mi vulnerabilidad como homosexual frente a la discriminación y por la cual hemos luchado hasta conseguir que nos traten con RESPETO y DIGNIDAD”, dice Claudio Ampuero, miembro de la organización.

–Espero que este importante logro sirva como ejemplo para el país, y que sepan que nosotros también somos peruanos y merecemos una mejor calidad de vida.

A lo largo de tres años, desde que nació Tsanwa, Ampuero ha visto  que las autoridades locales no sabían cómo respetar, resguardar y encabezar los derechos humanos de las personas transgéneros, lesbianas, gays y bisexuales. Aunque el activista destaca que el derecho de los LGTBI se incluye como un derecho humano, aún existen diversos obstáculos para su desarrollo: “Esta situación provoca una situación de vulnerabilidad y abandono para la comunidad en relación con el reconocimiento de sus derechos humanos, lo que exige soluciones y compromisos urgentes, explícitas y generales, que tengan la voluntad política para llevarlo a cabo”.

+Tsanwa 2

La asociación civil Tsanwa trata en lo posible retratar y reflejar también el crecimiento progresivo de una nueva, joven y pequeña organización que ha ido creciendo con el tiempo. “El camino no ha sido fácil pero los infortunios nos han dado impulso para sentirnos más unidos y luchar por esos cambios que la sociedad transgénero, lésbica, gay y bisexual reclama en el ámbito provincial y regional de una ciudad como la de Iquitos, que por su distancia geográfica del resto del país, crea ciertas desigualdades y libertades que de no mostrarlas seguirán sin ser escuchadas, a este paso”, remarca Ampuero.

Tsanwa significa “Libertad” en kukama kukamiria, una lengua indígena de la comunidad loretana, “aquella libertad que en esta ciudad se vive en contraste con la naturaleza pero ello también se diferencia con la desinformación que la comunidad y el resto de la sociedad aún no comprende con exactitud, un tema donde el principal atenuante es llegar a que toda la sociedad loretana entienda los principios básicos de los derechos humanos TLGB en sus contextos de orientación sexual e identidad de género”.

Comments

comments

Dejar respuesta