Estos últimos años han resultado cruciales para la comunidad LGBTIQ. En varios países, la igualdad de derechos y el reconocimiento ante la sociedad son casi tangibles. Mientras que, en otras sociedades, la marginalidad y la discriminación están a la orden del día. Dentro de todo este panorama de cambio social, nos volvemos más visibles. Y no debe sorprendernos que varios tabúes van desapareciendo y pasan a formar parte de una diversidad más aceptada. Uno de estos casos sería el de las relaciones serodiscordantes, aquellas que están conformadas por una parte VIH-positiva y una parte VIH-negativa.

Ser portador de VIH no es  motivo para que alguien se cierre a la posibilidad de amar y ser amado. No obstante, amar a alguien es protegerlx y cuidarlx. Por ello, lo ideal es que estas parejas mantengan su status de serodiscordancia, evitando así perjudicar la salud de la persona no portadora. Para evitar la transmisión del virus, se debe tomar en cuenta una serie de precauciones.

La comunicación de pareja es importante (esto no debe ser algo exclusivo de las parejas serodiscordantes). No resultaría justo el desconocimiento del estado serológico de tu pareja. Además, esto afianzaría los lazos y generaría un espacio de confianza y comprensión.

La persona VIH+ debe seguir el tratamiento con buena adherencia. Este compromiso con el tratamiento trae como consecuencia una carga viral menor en fluidos como la sangre y el semen, por lo tanto, un menor riesgo de contagio. Aun recibiendo un tratamiento, se debe descartar la posibilidad de practicar bareback (sexo sin preservativo). El sexo seguro no debe ser opcional. El condón sigue siendo una de las principales barreras preventivas de la transmisión de ITS y VIH-SIDA.

La circuncisión masculina es, también, una buena alternativa de prevenir el contagio de VIH en hombres gays con un rol activo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la posibilidad de infectarse de VIH es 60% menor en hombres circuncidados. La circuncisión reduce, también, el riesgo de contagio de otras ITS como la sífilis o la gonorrea.

La persona VIH- debe realizarse pruebas periódicamente -lo ideal sería cada seis meses- para verificar que no haya contraído el virus. Existen, también, tratamientos profilácticos pre y post exposición, los cuales disminuyen considerablemente el riesgo de contagio, el cual siempre estará latente. Sin embargo, existe un método completamente eficaz para reducir la posibilidad de contagio: la abstinencia. –A mí tampoco me agradaría la idea, pero conservar la salud y la vida de la persona que amas vale más que todo el sexo del mundo-

Las personas seropositivas pueden mantener una vida sexual sana y responsable, ya sea con sus parejas sentimentales o con cualquier otra persona que ellxs elijan. Eso sí, comunicar su estado serológico y tomar las precauciones debidas son responsabilidades que competen a todxs, seropositivos o seronegativos.

 

P.D. Si te encuentras en Lima, Perú, y deseas más información sobre los métodos de prevención o pruebas de descarte de VIH u otras ITS, puedes comunicarte con las siguientes ONGs y centros comunitarios: Epicentro, Vía Libre, Impacta o Promsex.

Comments

comments

Dejar respuesta