Lo que podemos aprender de la Ley Antidiscriminación de Buenos Aires

0
317

Argentina consigue día a día importantes conquistas para la comunidad LGBT. La lucha de los colectivos es inspiradora para América Latina y el rol de los activistas resulta clave. Se dice que ser gay, lesbiana, bisexual o trans en Argentina es mejor que en otros países de la región, pero lo cierto es que hay una agenda pendiente y un camino por recorrer. En Buenos Aires, el panorama es mejor que en las provincias, por lo que el trabajo no se detiene.

Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans (FALGBT) destaca la reciente aprobación de una nueva y avanzada Ley Antidiscriminación en Buenos Aires, una norma necesaria para la comunidad, una demanda que se esperaba:  “La ley de prevención y penalización de actos discriminatorios es una herramienta que no estaba disponible en la ciudad y se propone dar marco legal y operativo al precepto constitucional que está presente en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y expresa el “derecho a ser diferente” en la ciudad. Con la ley se establecen una serie de políticas públicas de promoción de derechos para todos los colectivos sociales, pero también establece penalizaciones concretas para los actos discriminatorios (hoy inexistentes a nivel nacional). Entre los puntos destacados establece la “carga dinámica de la prueba” que en la práctica significa que ante un hecho discriminatorio se debe presuponer que la discriminación ha sucedido y quien debe probar que no ha actuado discriminatoriamente es la parte acusada. También permite la participación de las organizaciones de la sociedad civil en el proceso penal, e introduce el concepto de “categoría sospechosa” para establecer la presunción del daño moral, y su reparación en consecuencia”.

Para el presidente de la FALGBT es preciso destacar que Argentina posee una ley nacional contra la discriminación (23592) que no incluye todas los colectivos sociales en su enumeración, ni establece sanción alguna ante un hecho discriminatorio, “lo que la convierte en una ley más bien declarativa y poco eficaz para el combate contra la discriminación”.

LA DISCRIMINACIÓN SE VISIBILIZA MÁS
Paulón explica que la ley fue aprobada por la legislatura por unanimidad en base a un proyecto de la FALGBT, la Mesa Nacional por la Igualdad y la Legisladora María Rachid (Frente para la Victoria) al que se sumó una iniciativa de los legisladores Daniel Lipovetsky y Gabriela Seijo (PRO): “Se trabajó por más de dos años debatiendo en la legislatura para alcanzar un amplio consenso que permitió su aprobación contundente”.
La normativa se refiere a los llamados “pretextos discriminatorios”, un detalle clave que debería tomarse en cuenta en otras ordenanzas de la región. ¿Qué significan exactamente? “Los pretextos discriminatorios se refieren a los diversos colectivos sociales vulnerados en derechos y que son objeto de la discriminación habitualmente. En ese sentido la enumeración de pretextos es amplia e incluye varios colectivos no incluidos en la ley nacional vigente, tales como orientación sexual e identidad/expresión de género, pero también migrantes, personas con discapacidad o nivel socioeconómico”.
¿Los ciudadanos argentinos denuncian la discriminación o hay una tendencia a guardar silencio?
–Cada vez más se visibilizan los casos de discriminación, y por tanto aumentan las demandas sociales para abordar estas situaciones y penalizarlas. Asimismo, ante cada caso de discriminación se instala más fuertemente la demanda de políticas públicas  que promuevan el respeto y la inclusión, así como la difusión de prácticas contra la discriminación. La existencia de diversos canales de denuncia (tales como el INADI o la Defensoría LGBT) contribuyen también a esa visibilidad.
¿Qué debe aprender América Latina de esta norma?
–Creemos que la norma pone en agenda una serie de herramientas que son eficaces para el combate a la discriminación y el hecho que se haya podido aprobar concretamente en una legislatura, y además ponerse en práctica en breve, hace posible su avance y aprobación en otros países, ciudades y contextos
¿Consideras que esta ley protege a la población trans?
Desde ya hay una especial atención en las medidas de protección para la población trans así como atención a determinadas situaciones tales como la discriminación en ámbitos deportivos o espectáculos públicos.
UNA LEGISLACIÓN NACIONAL

Tras la aprobación de esta norma para Buenos Aires, la FALGBT considera que es fundamental contar con una legislación integral para prevenir la discriminación y reparar y sancionar los actos discriminatorios. Sin duda, con esta ley Argentina seguirá estando a la vanguardia en cuanto a legislación para promover la igualdad del colectivo LGBT y de todas las personas que sufren discriminación.

Podemos revisar la propuesta aquí

Dejar respuesta