“Yo, como mujer lesbiana, quiero visibilizarme y quiero llevar mi vida libremente en la universidad”, pide Katya Cabezas, una de las fundadoras de Irreversibles. Desde el año 2009, Anto García y Katya Cabezas, estudiantes de sociología de la Universidad Nacional Federico Villarreal iniciaron “Irreversibles”, como propuesta de cambio dentro del espacio universitario.
Irreversibles 1

En un primer momento solo  contó con  la iniciativa de estudiantes de la escuela de Sociología de la facultad de Ciencias Sociales. Posteriormente, recibieron el apoyo de otros alumnos, de las diferentes escuelas y facultades de la Universidad Nacional Federico Villarreal, quienes estaban interesados y comprometidos con la causa de la lucha por los derechos de la comunidad LGTBI Villarrealina.

“Irreversibles” surge tras la necesidad de organizarse y crear un espacio que promueva y difunda temas referentes a la equidad de género, a los derechos sexuales y reproductivos de la comunidad LGTBI, al respeto por la diversidad sexual y los derechos de los mismos estudiantes de la casa de estudios.

Irreversibles 3

Falta de tolerancia

Ser diferente no es fácil y menos en la etapa universitaria donde los pocos “tolerantes” que existen con respeto a los temas de la diversidad sexual realizan bromas absurdas y ponen adjetivos como “la que patea con los dos pies”, “el marica”, “el cabrito”, “las machonas”

Se supone que entienden y respetan que amas diferentes, sin embargo ¿eso es respeto? O es tan solo una careta

“En el 2010 tuvimos un percance con un mural que realizamos”, empieza a contar Katya:  “Es la primera vez que pudimos ver el odio de los demás por nuestra visibilidad. Nosotros hicimos un mural con los colores representativos de nuestra comunidad. Al día siguiente lo encontramos totalmente destrozado, hecho trizas, parecía que lo hubiesen roto con odio. Hasta el día de hoy desconocemos quién hizo ese acto de crueldad.”

Irreversibles 5

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Profesores homofóbicos!

Una de las problemáticas que pasan los alumnos de la UNFV es la falta de tolerancia de los profesores hacia los temas LGBTIQ. Sí, esas personas que enseñan durante cinco años son intolerantes y toman represalias contra los alumnos que los refutan. La autora de esta nota estudia en la UNFV y sabe bien que el colectivo no exagera.

“En mi clase de psicología –dice Liliana Contreras, estudiante de psicología e integrante de “Irreversibles”–,  mi profesor cree que las personas LGBTIQ son personas enfermas que necesitan terapia. Él lo recalca en sus clases. Lo peor de todo es que si respondemos a estas incoherencias, nos jalan del curso pese a tener que notas aprobatorias”

Anto García también miembro y fundador de “Irreversibles” sostiene que el mismo profesor de psicología, lo terminó jalando de su curso por esta misma problemática: “Lamentablemente, así haya tenido buenas y suficientes notas para aprobar el curso, el profesor terminó por jalarme por cuestionar sus argumentos de que los homosexuales son gente enferma”

Se espera respeto y tolerancia de parte de los profesores y de cada persona que trabaja en las 18 facultades de la Villarreal. Este no es único caso que se ha registrado, según la información que nos dieron los integrantes de “Irreversibles”. También dan cuenta de violencia psicológica de parte de los guardianes, de otros profesores e incluso de los mismos alumnos.

“Irreversibles” busca mediante charlas, conversatorios, campañas y reuniones recordar a los chicos y chicas LGBTIQ que no están solos.

Ver  Perú: Activismo LGBTIQ en jóvenes universitarios

Comments

comments

Dejar respuesta