“Seguimos esperando que el Ministerio de Salud nos responda. Ha pasado más de un año y nada”.  Gissy Cedamanosactivista de la organización Lesbianas Independientes Feministas Socialistas (LIFS), denuncia la indiferencia del Estado Peruano frente a las demandas de salud de las lesbianas. Ha escuchado todas las excusas, la más frecuente: “no hay presupuesto”. La más ridícula: “se comprarán espéculos más pequeños” . Desde el 2000 hasta hoy, los colectivos esperan una respuesta y sobre todo planes integrales. Discusiones van y vienen. Se habla mucho, se propone, se solicita, se convoca por compromiso y SE IGNORA.

El Informe Anual sobre Derechos Humanos de Personas Trans, Lesbianas, Gays y Bisexuales en el Perú (2014 -2015) dedica un amplio espacio a la salud sexual de las mujeres lesbianas. El largo peregrinaje en busca de políticas de salud se puede resumir en evasión, indiferencia y postergación.

Los estudios y registros sobre salud lesbiana y bisexual, señala el documento, son escasos en el país y en todo el continente: “No hay datos oficiales y las organizaciones de la sociedad civil en general los han colocado muy poco en sus agendas sobre salud sexual y salud reproductiva, por lo que las mujeres lesbianas y bisexuales se enfrentan a una situación de vulnerabilidad e invisibilidad que las afecta en su salud, tanto física como emocional y psicológica”.

lesbianasa

Los modelos de salud que imperan en el Perú son heterosexuales. Las necesidades de las mujeres están concentradas en la reproducción y la planificación familiar.

El informe refiere que existe en la atención de la salud un profundo carácter discriminador hacia las mujeres lesbianas y bisexuales, lo cual se convierte en una gran barrera para el acceso a la salud. Los profesionales médicos, en especial ginecólogos y ginecólogas, pueden realizar diagnósticos erróneos, tratamientos inadecuados, preguntas carentes de sensibilidad y tacto, así como comentarios sexistas y lesbofóbicos, y bifobicos.

Sin Etiquetas recogió el testimonio de una lesbiana de 35 años que acudió al ginecólogo en un hospital público. Cuando le dijo al doctor que era lesbiana, este le preguntó para qué iba a consulta si no tenía sexo de verdad. Rosa O. no quiso denunciar el hecho públicamente. Toleró la atención médica despectiva y se marchó, humillada, indignada.

MALDITOS MITOS

sexo lesbianas

El informe expone una serie de mitos claves:

  • Las lesbianas no tienen verdadero contacto sexual, por tanto no tiene tanto riesgo de contraer ITS.
  • Las lesbianas o mujeres que tienen sexo con mujeres no tienen contacto sexual con hombres.
  • Las lesbianas no quieren ser madres. Para eso deben tener relaciones con hombres.
  • Las lesbianas no necesitan hacerse el Papanicolaou con la misma frecuencia que las mujeres heterosexuales, porque no practican la penetración.
  • La homosexualidad (como concepto que desde el sistema de salud abarca todas las sexualidades disidentes) es una enfermedad.

 

En los talleres realizados por Promsex en diversas regiones del Perú se confirma la indiferencia e ignorancia de los prestadores de salud.  De 54 mujeres identificadas como lesbianas, bisexuales y pansexuales, la mayoría (54%) indicó que en el servicio ginecológico supusieron que era heterosexual, por lo que no se les preguntó sobre su orientación y/o identidad de género ni sobre sus prácticas sexuales.

En el informe del colectivo No Tengo Miedo, el 5,8% de las encuestadas lesbianas indicó como perpetradores y perpetradoras de uno de los tipos de violencia experimentados por ellas a doctores y doctoras del sistema de salud.

VULNERABLES

marcha union civil

Una investigación hecha en el 2010 por la agrupación Colombia Diversa, y citada en el informe, da cuenta de que el virus del papiloma humano (HPV), la gonorrea, la sífilis y las infecciones por hongos (vulvitis, vaginitis, cervicitis, candidiasis, moniliasis, etc.) pueden ser transmitidos entre mujeres. La gonorrea y la clamidia pueden transmitirse al compartir juguetes sexuales y el herpes y las verrugas genitales genitales son extremadamente comunes en  todas las personas sexualmente activas. Otro estudio de Promsex refiere que el personal de salud en Perú no brinda servicios específicos a mujeres lesbianas por considerarlas de bajo riesgo, pues no mantienen relaciones penetrativas.

Una lesbiana de Cusco da el siguiente testimonio:

“Al preguntarme por los métodos anticonceptivos que usaba, le contesté que no los necesitaba ya que era lesbiana. La doctora, antes de ver el procedimiento médico que seguiría, cuestionó mi orientación sexual. Me preguntó si algún hombre me había hecho sufrir o si tenía alguna”.

La encuesta realizada por Promsex revela que ante la respuesta de “no uso métodos anticonceptivos”, hay expresiones del ginecólogo o ginecóloga de irresponsabilidad por la falta de cuidado, sin mediar preguntas acerca del tipo de prácticas sexuales. Prácticamente no hay profesionales que  brinden asesoramiento acerca del sexo “sin riesgos” entre lesbianas.

besos contra la homofobia 16

Cuando las lesbianas revelan su orientación sexual, los y las profesionales de salud ejercen conductas prejuiciosas y discriminatorias. Imaginen que 57% de las lesbianas, bisexuales y pansexuales indicaron que las reacciones más frecuentes de los prestadores de salud ante LA REVELACIÓN fueron bajar la cabeza, sentirse incómodos, instalar un silencio hostil, lanzar comentarios humillantes, apurar la consulta, actuar agresivamente y realizar toqueteos innecesarios. Si la lesbiana tiene atributos considerados ‘masculinos’ se le somete a un tacto vaginal  brusco, invasivo y violento.

El ministerio de Salud del Perú recibió en 2014 un estudio de LIFS, donde entre otros detalles se revelaba que el 47% de lesbianas no había pasado por consulta ginecológica, el 77% jamás se había hecho un papanicolao por considerar que no era necesario. La respuesta es silencio. Seguro está entre los pendientes.

El panorama es peor cuando se trata de abordar el tema de fertilidad asistida y dotación hormonal.

El informe expone recomendaciones para establecer un protocolo de atención médica para mujeres lesbianas. Ya es hora de que el Estado preste atención a la documentación recibida y a la necesidad de este grupo de ciudadanas. No se debe esperar más.

 

 

 

 

Revisa el informe detallado aquí 

 

Dejar respuesta