Las recientes fotos de Caitlyn Jenner han sido lo más comentado en los últimos días. Ella, como bien sabemos, es una señora trans, que a los 65 años ha decidido iniciar su proceso de cambio para iniciar su vida como mujer.

556c7a214ae56e586e457d37_vf-cover-bruce-jenner-july-2015

 

Un proceso de cambio de sexo no solo tiene implicancias físicas, psicológicas o sociales, sino también legales. En Estados Unidos, por ejemplo, Caitlyn podrá realizar el trámite respectivo para cambiar el sexo consignado en su pasaporte. Para esto solo necesitará presentar un documento personal que refleje su actual género y una certificación psicológica en la que se confirme que ha recibido el tratamiento de transición de género.

De acuerdo con información del National Center of Transgender Equality, esta política del Departamento de Estado reemplazó la anterior que requería documentación sobre la cirugía de cambio de sexo.

Esta política estadounidense va en la misma línea del reciente pronunciamiento del Parlamento Europeo sobre personas transexuales, a través del cual se celebró el apoyo político a la ilegalización de la esterilización como requisito para el cambio de género legal.

Las cirugías que se ha realizado Caitlyn son costosas y no todas las personas trans pueden afrontarlas. Por ello, el reconocimiento del género con el que se identifican en sus documentos legales no debería exigir como requisito que se sometan a estas operaciones, que además tiene otras implicancias, como la esterilización.

Unos 70 mil dólares habría gastado Jenner en sus intervenciones quirúrgicas.

Otros países
España

Esta es la situación en Estados Unidos, pero ¿qué sucede con otros países? En España el 16 de marzo de 2007 se publicó la Ley 3/2007, la cual tenía como objetivo regular requisitos para acceder al cambio de inscripción relativa al sexo de una persona en el Registro Civil. Esta ley, pensada para personas transexuales, permite que los españoles cambien el sexo registrado en el Registro Civil y, si lo desean, su nombre cuando este no coincida con el sexo con el que se identifican.

Esta rectificación registral la ley puede ser realizada por cualquier persona con nacionalidad española, mayor de edad y con capacidad para solicitar la rectificación.

Los únicos requisitos que se establecen para este procedimiento son los siguientes:

  • Diagnóstico de disforia de género, que se acredita mediante informe de médico o psicólogo clínico colegiado en España o cuyos títulos hayan sido reconocidos en este país.
  • El informe necesariamente debe señalar:
  1. Existencia de disonancia estable y persistente entre el sexo morfológico o género fisiológico y la identidad de género del solicitante.
  2. Ausencia de trastornos de personalidad que puedan influir en esta disonancia.
  • Tratamiento médico durante por lo menos dos años para acomodar características físicas a las del sexo reclamado. Sin embargo, este tratamiento médico no implica necesariamente la cirugía de reasignación sexual. Este tratamiento no es necesario cuando por razones de salud o edad resulte imposible.

Sin duda una ley bastante favorable, sobre todo porque fue ideada pensando en personas transgénero y en el goce efectivo de todos sus derechos.

Argentina

Si existe una ley realmente favorable a las personas transgénero, esa es la que rige en Argentina. En este país, el 23 de mayo de 2012 se promulgó la Ley que establece el derecho a la identidad de género de las personas, Ley 26.743.

Mediante esta norma se reconoció, entre otros, el derecho de toda persona a ser tratada de acuerdo con su identidad de género y a ser identificada de dicho modo en los instrumentos que acrediten su identidad respecto de (i) nombre de pila, (ii) imagen y (iii) sexo.

En mérito de dicha ley, en Argentina cualquier persona puede pedir la rectificación registral del sexo con el que fue identificado al nacer. Los requisitos para acceder son los siguientes:

  • Contar con al menos 18 años de edad.
  • Presentar una solicitud amparada en la Ley 26.743
  • Señalar el nuevo nombre de pila con el que se desea inscribir

No se requiere tratamientos médicos ni psicológicos, tampoco cirugías físicas de reasignación genital. Por el contrario, la ley prohíbe que en algún caso estas sean exigidas.

También se prevé un procedimiento especial para menores de 18 años, quienes también pueden solicitar la rectificación registral a través de sus representantes legales, que por lo general son sus padres y con asistencia de un abogado. Incluso, si uno de los representantes legales se niegue a solicitar este cambio registral, el menor podrá iniciar un juicio para que sea un juez quien resuelva.

Perú

En Perú no existe una ley sobre cambio registral de género, pero sí importante pronunciamientos sobre personas transgénero.

➦ Caso Álvarez Rojas

En el año 2003, el PNP José Antonio Álvarez Rojas fue sancionado por su institución por supuestamente haber contraído matrimonio con una persona transgénero. La sanción se impuso debido a que se consideró una falta contra el decoro el no haber solicitado ante su superior la autorización respectiva para casarse con esta persona.

Álvarez Rojas interpuso una demanda de amparo para que esta sanción sea dejada sin efectos.

Sobre ello el Tribunal Constitucional analizó que la sanción no solo pudo deberse a que se omitió presentar la solicitud establecida, que fue declarada inconstitucional, sino debido a que la contrayente haya sido una mujer transgénero. Al respecto se estableció que aspectos como la homosexualidad o transexualidad de una persona “no pueden ser formados bajo la compulsión del Estado, [ni] tampoco pueden considerarse ilícitos desde el punto de vista del derecho […]. Forman parte de aquello que el derecho no puede regular”. Por ello se determinó que no se puede sancionar una orientación sexual, pues equivaldría a señalarla como ilegítima y se consideró inconstitucional imponer una sanción por supuestamente mantener relaciones con una persona transgénero.

➦Caso Karen Mañuca

Luego vino el pronunciamiento sobre cambio de nombre. En el año 1989 Karen Mañuca inició un proceso judicial de rectificación de nombre para dejar atrás en sus documentos oficiales el nombre masculino con el que fue inscrita. El Poder Judicial declaró fundada la demanda y se ordenó la rectificación de su partida de nacimiento solo en cuanto al nombre, pues ello fue lo solicitado.

Sin embargo, desde el 2001 hasta el 2005 Karen no pudo contar con un DNI que la identificara con el nombre que ella deseaba, pues el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil se negaba a otorgarle este documento debido a que habían diferentes inscripciones de la misma persona, pero en unas con nombre de pila masculino y en otros como Karen Mañuca.

El caso llegó hasta el Tribunal Constitucional, que declaró fundada la demanda interpuesta contra el Reniec y ordenó a esta entidad entregarle a Karen un DNI con el nombre rectificado, pero se ordenó mantener el sexo como constaba en la partida de nacimiento, pues el nombre era lo único que había variado en mérito de la sentencia del Poder Judicial. ¿Discutible? Sí, pero recordemos que Karen solo solicitó que se le otorgue el DNI, en su demanda no solicitó el cambio registral de su género.

➦ Caso P. E. M. M.

Pero estos pronunciamientos solo son una introducción para el caso realmente importante resuelto por el Tribunal Constitucional sobre cambio registral de género en el DNI.

Debido a un pronunciamiento del Tribunal Constitucional, el año pasado se denegó esta posibilidad a una chica transgénero que pedía ser reconocida como tal en su documento nacional de identidad.

  1. E. M. M. interpuso una demanda de amparo por la cual solicitó el cambio del sexo consignado en su DNI de masculino a femenino. Ella, al igual que Karen, interpuso primero una demanda de rectificación de nombre, la cual fue declarada fundada. En mérito de esta, el Reniec le otorgó un DNI con su nuevo nombre. Sin embargo, en la casilla correspondiente a sexo, se señalaba aún “M”.

Esto afectaba su derecho a la identidad, pues ella no se identificaba como masculino. Incluso, se había realizado una operación en España para físicamente verse como mujer, que es como se identificaba.

El caso llegó hasta el Tribunal Constitucional, donde hubo discrepancias para resolver. Cuatro magistrados firmaron la sentencia en mayoría que declaró infundada la demanda, pero dos de ellos firmaron un voto singular para que se ordene el cambio de sexo.

La sentencia en mayoría, la que finalmente es tomada en cuenta como sentencia del Tribunal, se basó en el sexo cromosómico de la persona para señalar que este “sexo biológico” es instaurado en el momento de la fecundación y se determina por femenino (XX) o masculino (XY), por lo que “el sexo es indisponible para el individuo”.

De acuerdo con la sentencia, solo se permite la rectificación en la inscripción respecto del sexo cuando exista un “desajuste propio en el sexo cromosómico, es decir en la propia biología, como los casos de intersexualidad o hermafroditismo”. Pero a P. E. M. M. se le denegó el cambio de sexo en el DNI, pues sustentó su reclamo en “razones exclusivamente de orden psicológico”.

Sobre personas transexuales, incluso se llegó a afirmar que este es un trastorno mental “en el que no hay ninguna patología anatómica o genética. El transexual posee un sexo biológico perfectamente definido, sin ambigüedades, como hombre o mujer. Tiene la convicción de que su sexo anatómico es erróneo, pero el error está en su mente, no en su anatomía”.

Como si no bastara con ello se señaló que “la consecuencia de la modificación del sexo en el registro civil es que no habrá obstáculo para el matrimonio de un transexual con una persona del mismo sexo que el suyo de origen. La admisión de un transexual al nuevo sexo implica, entonces, el reconocer el matrimonio homosexual, lo cual también plantea el problema de la adopción de menores por esta nueva pareja”.

Sin duda alguna, se mezclaron temas que no tenían relación alguna y la consecuencia fue la denegatoria del cambio de sexo de P. E. M. M. en su DNI y no solo de ella, sino de todas las personas trans en el país, pues el Tribunal Constitucional es el máximo intérprete de la Constitución en el país.

Los jueces que firmaron esta sentencia, salvo uno de ellos, ya no son magistrados del Tribunal Constitucional. Esperemos que con la nueva conformación, también se varíe el criterio o que se dicte una ley que permita a las personas transexuales ser identificadas legalmente con el sexo con el que se identifiquen. De lo contrario nos seguiremos topando con casos donde se afecten más derechos de personas transgénero, como el de Dayana Valenzuela, quien no puede postular al Miss Perú Universo porque en su DNI figura con sexo masculino.

 

 

Dejar respuesta