Salvador Núñez y su guía breve para gays de 30, 40 y 50

0
3049

Salvador Núñez parece que todo el tiempo está pilas y feliz. En cuatro días juntos, este mexicano de 40 años y sonrisa amplia, muy mono al vestir y siempre dispuesto a mostrar su bien trabajada figura,  ha puesto de vuelta y media a los blogueros y periodistas reunidos en Santo Domingo gracias a una invitación de Marriott Hotel y el Centro de Orientación e Investigación Integral (COIN). Tiene un impresionante sentido del humor, una amabilidad y calidez bien a la mexicana, y unas ganas de seguir comiéndose el mundo.

Viajamos en el mismo avión de Panamá a Santo Domingo. Yo lo veía editar, a risas y más risas, un video que me daba mucha curiosidad. Luego le diría, ya en tierra firme, que tiene un admirador peruano y que a pedido de él me debe dar una entrevista. En la hermosa playa Juan Dolio, en la costa del Caribe, y a solo unos 50 kilómetros de la capital Santo Domingo, Salvador –una estrella de las redes sociales ( miren su Twitter, Facebook, Instagram y YouTube–dice que no se considera activista, y que hace lo que le nace, lo que le gusta.

–Soy una persona ocupada del tema porque soy gay y soy instructor de yoga, tengo como este algo de coach. Trato de dar herramientas que te ayuden a superar problemas. Me gusta meterle humor a las cosas, entonces creo que los contenidos te dejan algo y te sacan una risa.

Sé que Salvador da consejos. Por eso, le pregunto lo que muchos de mis amigos van diciendo por allí, apenados.  (Su web con tips y la historia de muchos es de lo más divertida).

¿Qué le dirías a estos hombres gays de 40 o más que tienen terror de quedarse solos, de envejecer, de haber pasado de moda? (Salvador tiene 40, pero no los parece, claro está)

–Yo les diría algo como “bienvenidos al club de los tones”. Treintones, cuarentones y cincuentones son los tones como escribo en mi web. Pero si bien la carnecita se va aflojando, es importante tener en claro que todo es actitud. Ya que no hay comprarnos el terror de los números. Una persona contenta y feliz siempre puede atraer. Además, los menos guapos siempre se agarran a los más guapos, el que no se agarra a un guapo es por bruto.

Ya que la batalla no está perdida, ¿cuál crees que es la mejor manera de seducir?

-Uno tiene que ser siempre auténtico. No puedes fingir nada. A mí me seducen con buen humor.

➤ 26 SEGUNDOS CON TIPS PARA TODAS LAS EDADES

¿Crees que la diferencia de edad es importante en una relación? Tengo amigos de 40 que viven aterrados con la idea de enamorarse de un chico de 20.

–Depende. Depende de la persona y del momento. Diez años puede ser algo de nada de los 30 a los 40, y de los 40 a los 50. Pero de los 20 a los 40 está más difícil…

¿Por qué ya no estamos para esas agitaciones? ¿Por qué nos dejarán muert@s en la cama?

–No por eso, creo. A lo mejor una persona está muy metida en el desmadre y la otra ya no tanto. Las diferencias no importan, pero sí quieres estar con una persona joven no puedes impedirle que viva la historia que le toca. Ok, tengo 40 y quiero andar con unos de 25, no pidas nada que no debas, no es justo.

MENOS DRAMA, POR FAVOR

Salvador Amore

–La historia de los hijos no está hecha para mí, y casarme no lo tengo en mis planes, no lo veo necesario, aunque por cuestiones legales es importante. Tengo 40 y mi pareja tiene 27, pero no sé qué pasará.

Lo que sí está clarísimo es que Salvador ama, adora y muere por los animales. Su perrita Amore está tatuada en su pecho. Michu es su gata amada, la encontró en la calle. Y el nuevo ‘hijo’ es Aguacate, un perrito que también tuvo la suerte de encontrarse con él. “Proteger lo más que se puede a los animales es algo que me motiva, que es parte de mi vida”, dice. Y pasada las doce de la noche, en algún lugar de Santo Domingo, Salvador conoció a Peluche, un gatito caribeño que quedó registrado en Instagram.

Moovz es una red social, sí una red social más, pero esta es LGBT. Salvador lo define como un “Facebook LGBT con más posibilidades”.

–¿De ligar?–pregunto yo, siempre pensando en ese tema. Salvador trabaja en Moovz y dice que si bien puedes ligar, la idea es conectar a la gente a través de contenidos, viajes, experiencias. No se trata de ligar por calentura sino de conocer a gente gay de diferentes partes del mundo. Ahora estamos haciendo transmisiones en vivo, trabajamos con íconos de la comunidad LGBT, artistas, influyentes y más. Es una gran apuesta y me hace muy feliz. Más allá de una app para conocer gente se trata de una app de entretenimiento mundial. (Descarga Moovz aquí)

Sin duda, el mercado LGBT es muy rentable y no es todavía muy explorado. Además, nos permite trabajar con la comunidad de la que somos parte.

–Por supuesto, lo único que tenemos que hacer es ser más accesibles. Dejar de pelear y dejar de competir. Somos muchos, somos cada vez más. Podemos generar dinero. Hay que quitarnos la postura de víctima, el clásico no me toman en cuenta, soy un rezagado. Hay que decirle al mundo soy un chingón, soy un profesional y qué quieren conmigo. Pero esta no es una actitud de gays. Es la actitud que debe tener la gente.

Salvador salió del clóset a los 19, aunque por ratos cree que nunca estuvo. Siempre fue lo que quiso y su familia lo apoyó. Si te preguntas por qué este hombre tiene una sonrisa y una gran actitud casi todo el tiempo es porque hace lo que le gusta. Ama hacer videos, conocer gente y viajar. Ahora, a los 40, con la barba bien cuidadita dice que puede hacer lo que más quiere.

Pero no todo es risa. También está en la conversa el caso de los chicos que sufren maltrato por ser gays. Salvador recuerda que a los 17 él no tenía forma de buscar ayuda en caso de sentirse mal. Hoy, está Internet y las redes sociales. Los chicos, dice, deben entender que todos somos diferentes, más allá de la orientación sexual y que al asumir eso se darán cuenta de que el mundo tiene muchísimas diferencias. Hay que aceptarlas y aprender a quererse.

“El único miedo que debes tener es gastar tu vida sin hacer lo que más amas”, sentencia Salvador en una frase pensada para los chicos de 18 que lo ven como un tío guapo, y los ‘tones’ en angustia.

Comments

comments

Dejar respuesta