El mayor debe tener treinta años (con excepción de la anfitriona, la gran Lupita). El menor seguro que cumplió 18. Al ritmo de merengue y bachata, ellos y ellas comparten una tarde con periodistas y blogueros  que quieren conocer su realidad. Este Amor” es un grupo de apoyo dominicano que brinda ayuda a la comunidad LGBT y también a afectados con VIH, sin importar la condición social, la orientación e identificación de cada uno.

Han crecido en medio de la pobreza y el desamparo, la discriminación y la homofobia, el desenfreno y el temor. Pero hoy, sin perder su pasión por el baile, por unos buenos tragos y por la seducción, intentan transformar el infierno en un paraíso. El primer paso es aceptarse tal y como son, quererse, y entender que el trabajo sexual no es la única vía. Lo que sigue es perder el miedo y afrontar la vida. Confían en el turismo LGBT como una oportunidad laboral importante: saben cocinar, bailan mejor que nadie en el Caribe, preparan tragos de colores y te pueden escuchar las penas, la tarde completa.

1. YO ME SIENTO REGIA Y ESO ES TODO LO QUE IMPORTA

Uno se debe cuidar siempre, y yo trato de estar siempre así. Hablo en femenino de mí, pero soy un chico gay. Lo que pasa es que hoy estoy regia. Soy Roger, para todo el mundo.

Mis piernas

2. ANGELITA: UN PENE NO TE HACE MÁS HOMBRE O MÁS MUJER. SOLO SOMOS PERSONAS. EN MI CABEZA YO SÉ QUE NACÍ MUJER Y ESPERO PRONTO OPERARME.

Mi familia me acepta y yo hago mi vida sin dañar a nadie. Siempre me sentí mujer, pero a veces el trabajo te lleva por caminos impensables. A los hombres les gusta los tríos y esas cosas, y bueno, yo estoy grande y pienso siempre en ser una persona feliz. Se hace lo que se puede. A veces uno quisiera ser solo una reina, y falta dinero, faltan oportunidades. He conocido gente maravillosa y confío en que la próxima me veas más bonita.

Angelita

3. LA SENSUALIDAD VIENE CON UNO. ¿NO?

Los chicos mueren por mi ombligo. Se siente bien que te deseen. Pero también uno quiere amor. Yo soy gay, nada de trans o travesti. Soy coqueto, y también me ‘afemino’ por ratos.

Sensualidad

4. HOMBRES Y MUJERES SE IMAGINAN COSAS CON MI BOCA. YO SOY GAY.

Me gusta porque sé que se mueren por morderme la boca. No me pinto los labios, aunque a veces parece que sí. Nací así. Gay y con boca de mujer.

LABIOS

5. SI SUPIERAS LO QUE HACEN ESTAS MANOS

Me encanta cuidar mis manos porque con estas manos hago maravillas. En verdad, creo que hombres, mujeres, lesbianas, heterosexuales y hasta los ET deben cuidar sus uñas. ¿Te gustan? Me llamo Kendy.

Mis manos

6. LIBRE PARA ELEGIR

La plaquita tiene un mensaje poderoso: en las omisiones está la verdad. Soy Osiris. No me olvidan fácilmente.

Pecho

7. DIOS NO DISCRIMINA

No sé quién inventó que a los maricones Dios no los quiere. Yo me siento protegida por Dios. Dios no puede ser malo. Por eso yo le rezo siempre.

Colores

8. LUPITA: UNO SE SIENTE FELIZ DE VER QUE PASA EL TIEMPO Y VA SIENDO COMO SOÑABA

¿No te pasa a ti? La pregunta de Lupita puede ser demoledora. No todos tienen la suerte de vivir la vida que siempre quisieron. Lupita sí.

Lupita

9. YO SOY CHICO Y ME SIENTO SEXY

Me encanta bailar, animar, hacer bulla. ¿Sexy? Sí, soy sexy. Soy detallista.

Sexy

SEXY YO

CUERPO

10. LA VIDA ES PARA VIVIRLA. ¿ASÍ?

Hasta la última gota, así hay que vivir la vida. Yo estoy joven para ir llorando. Yo vivo.

VIDA

11. ¿POR QUÉ ME TENDRÍA QUE AVERGONZAR DE SER GAY? 

Me siento conforme. Soy Osiris, un chico gay y tengo grandes amigos. Me quiere mi familia, creo en Dios y no he tenido penas como otros.

Soy yo

12. NO HACEMOS DAÑO A NADIE. 

Solo queremos un mundo sin discriminación. Nada más. ¿Ok?

LOS BELLOS

Compartir
Artículo anteriorUniversidad en Bangkok da pautas para los uniformes de estudiantes trans
Artículo siguienteOrgullo LGBT: Lo que podemos aprender de Israel
Mi primer blog fue verde y era sobre ser lesbiana en Lima. Varios años después regreso a una temática que pensaba cerrada con el objetivo de hacer realidad un sueño: un medio LGTBIQ. Soy periodista desde los 17 años y ya cumplí 42. Soy profesora universitaria, adicta al café, mamá de gatos y perros, lectora desesperada e insomne. Soy la directora de ClasesdePeriodismo.com, consultora en social media, estudiante crónica y amenazo -para no perder la costumbre- que ya voy a dejar el periodismo para fundar un bar. Amo Chorrillos, y tengo la suerte de haber regresado al barrio para mirar el mar cada mañana.

Dejar respuesta