Luis Abolafia: Los políticos LGBTI deben prepararse mucho porque la exigencia será mayor para ellos

0
160

Luis Abolafia es un defensor de los derechos humanos y actualmente es miembro del Gay & Lesbian Victory Institute, centro que se encarga de impulsar talleres de formación política para miembros de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

El avance en la región es inminente en su opinión. Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer para tener un centro de poder político más igualitario y una sociedad más diversa y respetuosa.

¿Por qué es importante impulsar la participación política de las personas LGBTI?

–La respuesta es muy simple. Las personas LGBTI hemos estado excluídas de los centros de decisión por mucho tiempo. Esa ha sido la manera en la que no hemos podido avanzar en la agenda de la igualdad y también debido a que no hemos estado presentes en los centros políticos de poder. Así es que se nos ha podido ignorar y decir que no existimos. La razón por la cual es importante tener personas LGBTI en la política es básicamente porque así podemos poner en primera persona los temas que nos afectan como comunidad y como población. De esa manera podemos contribuir a la construcción de una sociedad más inclusiva y tener unos países que trabajen para todos sus ciudadanos y ciudadanas.

En la política española y mundial, ¿se podría decir que hay una gran presencia de políticos LGTBI?

–Sí y no. En España los avances que se consiguieron en la década pasada estuvieron muy unidos a dos factores: un movimiento LGBTI muy fuerte y el contar con cargos políticos electos. De esta forma, cuando el gobierno de Zapatero ganó las elecciones ya había un trabajo previo de todo el activismo junto a políticos abiertamente LGBTI que facilitaron la aprobación de una serie de leyes que ayudaron a avanzar hacia la igualdad legal. En otros países de Europa ha sido similar. El rol de los políticos en Reino Unido al momento de aprobar el matrimonio igualitario fue bastante importante. Fue, de nuevo, una unión entre la fortaleza del movimiento LGBTI y políticos abiertamente LGBTI con cargos electos. Se permitió hablar del matrimonio igualitario en primera persona.

SE ESTÁ AVANZANDO EN AMÉRICA LATINA

En América Latina todavía no hay una participación importante de líderes LGBTI  en política. Son pocos casos y aislados. Muchos se quedan como candidatos y no llegan a ser electos ni a ocupar los cargos para los que postulan. ¿Qué opinión tiene al respecto?

–Yo creo que todo es un proceso y la situación en Latinoamérica es muy diferente país por país. Se puede ver cómo se avanza hacia la constitución de la igualdad real para todos los ciudadanos y ciudadanos. También se ve como eso va unido a la participación política. Es verdad que todavía el número de cargos ocupados por personas LGBTI es bajo, pero se está avanzando.

¿Cree que en el Perú será un tema prioritario para los partidos políticos?

–El matrimonio igualitario va a estar en la agenda. No sé cuán importante será, pero ya ha estado en agenda con la Unión Civil. Los cimientos ya están puestos para que eso sea un tema importante en la agenda de las próxima elecciones. Hay un trabajo de la sociedad civil que hay que hacer y en eso estamos trabajando junto con Promsex. El matrimonio es incómodo, pero se tiene que asegurar el tema.

¿Cómo impulsa Victory Institute la participación política de las personas LGBTI ?

–Nosotros trabajamos con diferentes organizaciones en Latinoamérica para aumentar el número de personas que participan en el proceso democrático. Siempre trabajamos con delegaciones en distintos países. Victory viene a reforzar una serie de trabajos que ya se hacen en distintos países. Ayudamos a crear cursos de formación para líderes y lideresas, y para aportar ideas frescas de cosas que han funcionado en los Estados Unidos y que quizá pueden ser aplicadas dentro del contexto en otros países.

¿Qué cualidades debe tener un líder LGBTI para incursionar en política?

–Debe tener honestidad. Es uno de los valores principales que todos los políticos tendrían que tener. Deben ser sinceros. Los políticos LGBTI deben prepararse mucho porque la exigencia va a ser mayor con ellos por ser LGBTI. Algo importante es tener claro que uno entra a la política para dar soluciones a sus conciudadanos, deben tener claro que las elecciones se dan para dar soluciones a las personas que viven en tu comunidad. Debes tener claro qué hacer para mejorar las condiciones de vida.

¿Solo debemos de trabajar por la comunidad LGBTI o apuntar hacia la igualdad plena en todos sus sentidos?

–Hay dos cosas, lo que se debería de hacer y lo que es factible. Lo que se debería de hacer es que las personas LGBTI no solo somos LGBTI, somos trabajadores de una empresa, somos hijos, somos padres, somos madres, vivimos en barrios, usamos servicios. No hay que reducir los temas solo a cuestiones LGBTI. Es muy importante y debe de estar claro. Pero la realidad es que uno se lanza para dar soluciones a toda una comunidad que quiere representar y estas no solo están compuestas por personas LGBTI. El tema de la igualdad puede ser prioritario pero junto a otros temas, debe ser una agenda mucho más amplia. Además, no es factible solo presentarte como un candidato LGBTI porque no te alcanzarían los votos.

Lo ocurrido en Estados Unidos podría generar un cambio sustancial en América Latina, donde en países como Perú o Venezuela las conquistas LGBTI son mínimas.

–El hecho que Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, México, Colombia hayan avanzado hacia el matrimonio igual afectó a los Estados Unidos hasta llegar al punto de que la Corte Suprema haya decidido que el matrimonio igualitario es constitucional. Y lo que ha pasado en los Estados Unidos va a tener un reflejo en la región, como en Asia y África. Es un proceso circular que no se puede aislar. Sin duda, es un hito, dado el peso diplomático que este país tiene.

El pasado año, Perú fue el escenario de dos importantes citas sobre participación política LGBTI : la escuela “Empodera” de Formación Política LGBTI  y el Primer Encuentro de Liderazgos Políticos LGBTI  de América Latina y el Caribe. ¿Qué valoración hace de estos eventos?

–Yo creo que es un trabajo muy importante. La escuela de Empodera la creó Promsex junto a Victory y es una de las estrategias que estamos llevando a cabo en Latinoamérica. Esta estrategia gira en torno a preparar a líderes LGBTI para que participen en el proceso democrático, abrir espacios de participación para esos líderes y lideresas, y trabajar en la visibilidad y en el cambio cultural a través de la participación política. Estamos muy satisfechos de este proceso.

 A través de sus programas de desarrollo profesional y formación, Victory Institute ayuda a cientos de personas que quieren ser influyentes en la política, el gobierno y los negocios. Muchos de los alumnos se unen a los más de 1.000 funcionarios abiertamente LGBTI electos sirviendo en todo el mundo. Cuénteme cómo realizan estos trabajos de formación y el impacto que han tenido.

–En Colombia hemos formado a 95 personas y de ellas 23 ya están confirmadas que van a ser candidatos y candidatas para las elecciones de octubre. Una cuarta parte de las personas que se formaron con nosotros van a ser candidatos. Es una proporción parecida a la de la escuela de Empodera. Es un reflejo de nuevo de que los liderazgos LGBTI ya están preparados para participar en política. Se ve como la sociedad de los países latinoamericanos están avanzando a pasos agigantados. En Colombia, por ejemplo, ahora mismo hay una congresista abiertamente lesbiana, una senadora lesbiana y dos ministras lesbianas. Esto hubiera sido impensable hace ocho años con el último gobierno de Alvaro Uribe.

EN EL PERÚ LA DISCRIMINACIÓN NO HA DESAPARECIDO

MarchaOrgullo (31)

El Congreso peruano cuenta ya con un congresista abiertamente gay y en octubre del pasado año fue electa, a través del voto popular, la primera regidora trans de la historia del país. ¿Perú está avanzando en la participación política de las personas LGBTI ?

–Creo que aún falta mucho. Hay mucho prejuicio. La realidad es que la discriminación sigue estando ahí, en el Perú la discriminación no ha desaparecido, en EE.UU tampoco, en España tampoco. Que en EE.UU se tenga un presidente de raza negra no quiere decir que la discriminación haya desaparecido. El que exista un congresista gay no significa que en Perú desaparecieron la homofobia y transfobia, pero también es verdad que las cosas están cambiando y creo que la sociedad está más preparada para tener una diversidad en política y que eso se verá en las próximas elecciones.

Dejar respuesta