El Salvador: un logro más para la población LGBTIQ

0
219

Por Karla Ramirez (*) 

Como un logro más, así cataloga la directora de Comunicando y Capacitando Mujeres Trans (COMCAVIS TRANS), Karla Avelar, las reformas al artículo 129 y 155 del Código Penal aprobadas el pasado 3 de septiembre, que incrementa las penas para el delito de amenazas u homicidios cuando el móvil sea por discriminación racial, étnica, política, de género o por orientación sexual.

Avelar enfatiza que es un logro que se ha alcanzado a través de la incidencia en conjunto con las demás organizaciones de la Diversidad Sexual. “Se ha logrado evidenciar en otras ocasiones y nuevamente se vuelve a evidenciar que trabajando de forma conjunta, de forma coordinada las organizaciones LGBTI es como vamos a lograr verdaderos cambios, no cada quien trabajando por su lado. La unión hace la fuerza”.

Según Avelar esto demuestra el trabajo efectivo que las organizaciones han hecho en incidencia política. “Porque si no hubiera un trabajo efectivo y un trabajo coordinado esto no hubiera pasado, aquí se sumaron otras instancias, se sumaron activistas independientes, se sumaron organizaciones, algunas se retiraron al final, pero creo que logramos el objetivo final que era la reforma, ahora el gran reto es lograr la aplicación”, afirmó.

La directora de COMCAVIS TRANS afirmó que será un reto lograr que los jueces, la policía, la Fiscalía General de la República que son quienes investigan y ejecutan las sentencias apliquen estas reformas para castigar a los asesinos y agresores de las personas LGBTI.

Y es por tal motivo que pondrían en marcha estrategias como buscar el financiamiento para poder divulgar este logro, capacitar a la población para que tengan acceso a la justicia y sensibilizar a jueces, a la Fiscalía General de la Republica y a policías para que apliquen a la hora de investigar y a la hora de sancionar a los criminales.

CUMPLIMIENTO DE RECOMENDACIONES DE LA CIDH

Avelar explicó que estas reformas al Código Penal es una de las recomendaciones que surgieron a raíz de la denuncia que interpusieron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por falta de acceso a la justicia y falta de acceso a la investigación de los crímenes por odio hacia las mujeres trans.

“Es de suma importancia que las organizaciones LGBTI y las diferentes organizaciones que trabajamos en Derechos Humanos activemos los organismos internacionales de denuncia como la CIDH, como la ONU, la OEA, porque son estas instancias las que van a hacer presión para que los diferentes estados apliquen un real reconocimiento de derechos humanos”, expresó.

El 29 octubre del 2013 hicieron la denuncia ante la CIDH dando su resolución con recomendaciones específicas al Estado Salvadoreño el 22 de marzo de 2014 y es a través de estas reformas que se le está dando cumplimiento a una de las sugerencias que ha realizado esta instancia internacional a El Salvador en materia de Derechos Humanos LGBTI.

“Sin embargo si pudiese hacerse a nivel nacional sin acudir a estos organismos internacionales sería fabuloso también pero sabemos que con la desinformación, con el machismo, la doble moral, la religión en contra no lo vamos a lograr sino lo hacemos a nivel internacional, he de ahí la importancia de que sigamos haciendo denuncias internacionales”, recalcó Avelar.

También dijo que con este logro el país está dando un gran paso a nivel internacional ya que El Salvador sería uno de los países que reconoce en su legislatura los crímenes por odio.

SIN ACCESO A LA JUSTICIA

Las reformas de los artículos 129 y 155 no son retroactivas, es decir que las nuevas penas no se le pueden aplicar a los más de 500 crímenes ocurridos en años anteriores sino solo a los que se cometan a partir de que estas entren en vigencia, por esta razón Avelar manifiesta que COMCAVIS TRANS seguirá haciendo incidencia y activando organismos internacionales para que haya una reparación e investigación de estos.

Avelar afirma que esperan lograr algún tipo de sanción para el país por no haber investigado estos casos en su momento, casos que se han dado en las décadas anteriores y que vuelve cómplice al Estado por no aclararlos.

Entre los casos no investigados se encuentran el de Tania Vásquez y el de Francela Méndez defensoras de Derechos Humanos, de lo cual Avelar expone que hay recomendaciones específicas de la CIDH para investigar y reparar crímenes de odio en este tipo de hechos.

Informó que piensan presentar el caso de Tania Vásquez, quien fue parte del equipo de trabajo de COMCAVIS TRANS, ante la CIDH como un caso específico de falta de acceso a la justicia.

(*) Fotógrafa y periodista de El Salvador

Comments

comments

Dejar respuesta