Papa Francisco: Este es su verdadero rostro homofóbico

0
4447

[ACTUALIZACIÓN ] 

En su último día de visita en Estados Unidos, el papa Francisco lamentó la legalización de los matrimonios entre personas homosexuales y pidió a los obispos a enfocar sus energías en otra cosa en lugar de quejarse.

Ante 300 obispos reunidos en un seminario a las afueras de Filadelfia, el pontífice dijo que una iglesia que solo explica su doctrina es «peligrosa y desbalanceada».

[NOTA ORIGINAL ]

Entre tantos aplausos para el papa Francisco (gracias a sus siempre oportunas palabras y bien calibrados gestos para endulzar al mundo) casi pasaron inadvertidas sus palabras respecto a la comunidad LGBT. Durante su discurso ante la ONU, el pontífice denunció la «colonización ideológica» que impone a los pueblos «modelos de vidas anormales e irresponsables», en una alusión evidente al casamiento homosexual y la transexualidad.

Francisco pidió a la ONU «el reconocimiento de una ley moral inscrita en la propia naturaleza humana, que comprende la distinción natural entre hombre y mujer».

Aunque en el 2013 dijo “¿quien soy yo para juzgar a un gay?”, el papa mostró su verdadero rostro. Una de las críticas más enérgicas proviene del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) de Chile, organización que sostuvo ayer que el papa Francisco mostró “finalmente su verdadero rostro homofóbico, pues se expresó en duros y discriminatorios términos a los derechos de la diversidad en Naciones Unidas».

El Movilh dice en un comunicado que “los derechos humanos están por sobre cualquier ideología Si algo ha aprendido gran parte del mundo, excepto el Vaticano, es que ninguna ideología o creencia puede ser excusa para negar a otros derechos humanos básicos, como son el derecho a conformar familia y a ser reconocidos como parejas por el Estado, en igualdad de condiciones”.

Y agrega: “El descaro del Papa es mayúsculo, pues fue la Iglesia Católica la que colonizó con su moral absolutista y autoritaria gran parte del mundo, haciendo creer por siglos que las mujeres, los indígenas, las personas de raza negra y los homosexuales éramos seres humanos de segunda categoría. Fueron ellos que en nombre de su creencias, pisotearon otras tradiciones, valores, culturas y formas de amar”. 

Francisco exhibió así su verdadero rostro, el rostro de la Iglesia, el rostro del Vaticano, el rostro de la HOMOFOBIA. Esta vez no hubo marketing para adornar las palabras.

El organismo chileno recuerda que cuando se discutía el matrimonio igualitario en Argentina, el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, calificó a esta ley como “una movida del padre de la mentira (el Demonio) que desea confundir y engañar a los hijos de Dios”.

“Hoy nos queda claro que para este papa las minorías sexuales estamos más cerca de sus demonios que de su Dios”, puntualizó el Movilh.

AMENAZA A LA FAMILIA

En el Congreso de los Estados Unidos, Francisco también arremetió contra las familias diversas. Lo hizo con ese cuidado tan característico para no parecer uno más de la corte de retrógradas representantes de la iglesia. «No puedo ocultar mi preocupación por la familia que está amenazada, quizá como nunca antes, desde el interior y desde el exterior. Las relaciones fundamentales son puestas en duda, como el mismo fundamento del matrimonio y de la familia. No puedo más que confirmar no solo la importancia, sino por sobre todo, la riqueza y la belleza de vivir en familia», dijo.

Oportunamente, personajes como Juan Luis Cipriani, cardenal de Lima, aprovechan las palabras de Francisco para reafirmar su odio hacia las personas LGBT. En una nota de prensa del Arzobispado, se remarcan las declaraciones de Cipriani sobre las familias y la vida. El discurso ofensivo de siempre, pero ahora reforzado con lo dicho por el papa:  «Las relaciones fundamentales son puestas en duda…” ¿Cuáles son las relaciones fundamentales? El matrimonio entre el hombre y la mujer».

 

Dejar respuesta