Perú: “Este Congreso jamás aprobaría un proyecto de ley que mencione a las personas LGTBI”

0
594
En el Perú no existe una ley sobre los crímenes de odio. El Congreso de la República ignoró el tema, como lo hizo con la Unión Civil, cuyo debate mostró el lado más homofóbico de los representantes al Parlamento. El 4 de julio de 2013, el proyecto fue rechazado con argumentos tan poco sólidos como el de Humberto Lay, quien dijo que no es necesaria una ley para “defender la vida de tan pocos ciudadanos”.

¿Por qué los legisladores han optado por cerrar los ojos a la hora de proteger a la comunidad LGTBI?

Ana Araujo, abogada y activista, remarca que no existe ninguna agenda LGTBI por parte del Estado: “No hay ningún lineamiento sistemático con aras de proteger a las personas LGTBI, lo que ha existido son esfuerzos de algunos funcionarios públicos de querer trabajar pero estos han sido infructuosos. Si es que no hay una directriz del gobierno central no se avanzará. Y por el lado del Legislativo peor aún, con congresistas conservadores y antiderechos vemos lejana la posibilidad de que se apruebe alguna iniciativa. Pasó con la ley de crímenes de odio, pasó con la unión civil y así seguirá pasando mientras sean ellos quienes nos representen. Es por eso que tenemos una labor importantísima en las próximas elecciones. No debemos elegir por personas que no solo nos dan la espalda, sino que además están en el bando de continuar con esta violencia estatal, que no hace más que acrecentar la discriminación hacia nosotrxs”.
crimenes-de-odio-

Ante este panorama, la abogada y activista sostiene que “este Congreso jamás aprobaría algún proyecto de ley que mencione literalmente a las personas LGTBI, tenemos congresistas que se zurran en la laicidad de nuestro Estado y que nos imponen sus creencias religiosas y sus estándares de vida”.

Resulta indignante que la comunidad LGTBI dependa de estos legisladores: “Tenemos congresistas que se creen con la potestad de decir que son más “morales” que nosotrxs, solo porque tenemos una identidad y orientación sexual distinta. Ellos hacen caso omiso a las innumerables recomendaciones internacionales de implementar normas que nos protejan. El Estado tiene una deuda enorme con nosotrxs, las personas LGTBI no solo necesitamos leyes y políticas públicas, necesitamos que el estado se reinvindique con nosotrxs por todo el daño que nos ha generado durante años”. 

AnaAraujo

“Hoy en día sí es real que mueren muchos peruanos solo porque eligieron ser quienes verdaderamente eran. Las personas LGTBI son violentadas, discriminadas y asesinadas frente a un Estado que no hace nada. Necesitamos protección, necesitamos normas más efectivas y una verdadera agenda LGTBI, que no solo incluya una ley contra los crímenes de odio, sino también una ley de identidad de género, una ley nacional contra la discriminación por identidad y orientación sexual y una ley que legalice el matrimonio igualitario. Solo así nuestro país será uno un poco más justo e igualitario para nosotrxs, los millones de lesbianas, gays trans y bisexuales que vivimos aquí”.

LO QUE EL SALVADOR NOS PUEDE ENSEÑAR

el salvador

En países como El Salvador, las reformas al artículo 129 y 155 del Código Penal aprobadas el pasado 3 de septiembre incrementan las penas para el delito de amenazas u homicidios cuando el móvil es por discriminación racial, étnica, política, de género o por orientación sexual. Las organizaciones defensoras de los derechos LGTBI han aplaudido esta conquista, pues los agresores podrían recibir hasta 65 años de cárcel.

En Venezuela, como en el Perú, las autoridades solo saben dar la espalda. A pesar de los 47 crímenes de odio entre mayo de 2013 y mayo de 2015, el gobierno de Nicolás Maduro y el oficialismo de la Asamblea Nacional no han establecido leyes de protección a la comunidad.

TEMEN PERDER VOTOS

Maria Ysabel Cedano

Para la también abogada Maria Ysabel Cedano, directora de DEMUS (Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer), la homofobia en el Congreso ha sido determinante para generar esta situación de desprotección a la comunidad LGTBI. “Ellos han tenido la oportunidad, pero no lo hacen porque no quieren pelearse con la Iglesia y porque en el fondo son conservadores, fundamentalistas y homofóbicos. Hay muchos intereses en juego y es lamentable que nuestros derechos dependan del cálculo electoral y también del propio odio que albergan”.

“Temen perder votos. Da vergüenza que se olviden de que somos un estado laico. Reconocer los crímenes de odio es reconocer el odio mismo, y no han querido. Yo veo difícil, casi imposible, que este Congreso tome alguna decisión a favor de la comunidad LGTBI. No lo harán. Es un tema que debe estar en nuestra agenda y que debe movilizar”, dice Cedano.