Fotos: Renzo Salazar

Ronald Céspedes es un luchador incansable. El activista boliviano participó en una mesa redonda en Lima, junto a otros activistas latinoamericanos LGBTI, llamada  “Identidades complejas y doble discriminación, retos y oportunidades”. En ella habló de la diversidad sexual ancestral indígena, un tema que normalmente permanece en el silencio.

Dice Céspedes que antes de la conformación de los Estados en América “existían identidades y categorías sexuales indígenas que se desarrollaban en comunidad, siendo por tanto ancestrales y preexistentes incluso a las identidades LGBTI”.  

El activista sostiene que para comprender la homofobia, transfobia, racismo y discriminación en América, hay que entender “la larga historia de colonización iniciada en 1492”.

Ronald

También afirma que de acuerdo a la vivencia de lo comunitario en América, África y Asia respecto a sus filosofías antiguas y ancestrales, el término “comunidad gay o comunidad LGBTI” debe ser cuestionado y refutado: “La cosmovisión indígena tiene mucho que enseñar en esto, porque cualquier identidad que emerge debe “ser en comunidad”, es decir, desarrollarse en medio de la diversidad de nuestros pueblos que son, en primera y última instancia, nuestras verdaderas comunidades. Aquellos espacios que denominamos de ambiente o que no tienen concreción, son espacios y/o territorios de resistencia, pero no son comunidad. De manera que cuando un ciudadano gay es obligado, de manera involuntaria, a tener que huir de su comunidad de origen, este se encuentra despojado de su identidad cultural por lo que busca otra comunidad, sea otro país o ciudad, que lo acoja y lo respete en su singularidad sexual, afectiva, emocional y trascendental”. 

¿Qué opinas del proyecto de ley para la creación de una institución análoga al matrimonioigualitario que sea reconocida y protegida legalmente por el Estado de Bolivia?

-Lo he afirmado tanto dentro como fuera Bolivia, que nuestra Constitución Política del Estado no prohíbe el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Incluso ya existen tesis en el sistema universitario andino que dan suficientes y sólidos argumentos al respecto y estoy determinado a continuar convocando a más juristas, abogados, magistrados y activistas para que sigamos reflexionando, escribiendo, investigando y defendiendo esta evidencia. Al ser entonces una interpretación, como muchos otros temas en la historia, se interpone la heteronormatividad y el patriarcado como mecanismo de poder que torturan el derecho, la justicia, la ley, el constitucionalismo jurídico y los tratados internacionales en materia de derechos. Está claro que en la enunciación opositora o negativa de un jurista, abogado o ciudadano, cualquiera sea su orientación sexual y/o identidad de género, también interviene la subjetividad de poder que, reitero, la heteronormatividad y patriarcado recrean y perpetúan por interés. Hay quienes me han cuestionado sobre quién soy yo para señalar que la Constitución Política del Estado no prohíbe el matrimonio civil entre personas del mismo sexo. Debo decir, con humor, que esto me recuerda a la historia medieval europea, época en que solo los sacerdotes y teólogos hombres podían leer e interpretar la Biblia, siendo prohibidos de ello el pueblo, las mujeres y cualquier otro por considerarlo ignorante y menor en rango eclesiástico.

¿Crees que la Asamblea Legislativa de Bolivia apoye a las personas LGBTI?

-Pregunta compleja, puesto que en este momento la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia tiene como agenda actual el próximo referéndum de reforma de la Constitución Política del Estado a realizarse en febrero de 2016 y avanzar en la Agenda Patriótica hasta 2025. Estos dos sucesos nos deberán convocar, para analizar vías y contextos sobre cómo avanzar para que dicho proyecto legislativo, el Anteproyecto de Acuerdo de Vida en Familia, cuente con el apoyo de la mayoría de la asamblea que en este momento le corresponde al partido del Presidente Evo Morales, que tiene además su base en las organizaciones y movimientos sociales.

¿Cuál es el nivel de homofobia en Bolivia?

-En las instituciones del Estado o en la sociedad boliviana en general, la homofobia que anida en nuestras sociedades y subjetividad personales es resultado de procesos de racismo, discriminación y persecución en la larga historia de este continente, al momento del inicio hispánico con 1492.

¿Hay actores políticos que apoyan la causa? 

-Claro que sí, principalmente destacaría la posición del presidente de la Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, José Alberto Gonzales. Luego, no he escuchado pronunciamientos públicos, a través de medios de comunicación, de otros asambleístas plurinacionales. Existen otros asambleístas plurinacionales que están en un proceso de reflexión personal, que es pertinente y claro está que hay otros que tienen una homofobia fundamentada en su credo religioso y posiciones subjetivas de formación personal inadecuada, ya sea por su entorno o por propia voluntad.

Dejar respuesta