Perú no puede repetir la misma historia en sus siguientes elecciones

0
291

Las elecciones están a la vuelta de la esquina. En 2016 los peruanos vamos a escoger a un nuevo presidente o presidenta que, con suerte, cambie el rumbo de nuestro país en materia de derechos LGBT.

El actual presidente Ollanta Humala no cumplió con sus propuestas y la comunidad se vio burlada. Cuando tuvo la oportunidad, evadió el tema de la Unión Civil y no respaldó nuestros derechos civiles. Asimismo no se ha pronunciado nunca a favor de una ley de identidad de género y ya no esperamos que lo haga.

Conversamos con cinco activistas y les planteamos dos preguntas:

  1. ¿Qué esperan de los principales precandidatos presidenciales?
  2. ¿Qué la población LGBT a la hora de votar esta vez.

ANA ARAUJO

AnaAraujo

1) Quien ocupe el cargo de Presidente del Perú deberá gobernar para todos los ciudadanos, no solo para un sector de la población. La comunidad LGTBI ha sido históricamente olvidada por nuestros anteriores presidentes. Y no podemos seguir quedándonos callados cuando se nos está haciendo daño.
Anhelo realmente que alguno tenga verdaderamente voluntad política de reivindicar los derechos de millones de peruanos LGTB y que no solo sea una argucia electorera para “quedar bien” con todo el mundo.
Los antecedentes de los candidatos me hacen también pisar tierra. No creo que alguno se la juegue realmente por los derechos LGTBI. Hasta la fecha la única que realmente ha sido consecuente en su discurso ha sido Veronika Mendoza, pues ni PPK, ni Alan, ni muchos menos Keiko han pensando si quiera en la igualdad real. Y lo verdaderamente igualitario es matrimonio con adopción incluida. Una ley de identidad de género, ley contra los crímenes de odio y políticas nacionales contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

2) En estas elecciones presidenciales debemos estar atentos a las estrategias politiqueras para ganar votos. Cualquier candidato se mostrará “medianamente” a favor de nuestros derechos, saben que la comunidad LGTBI puede marcar la diferencia en una definición, pues somos alrededor del 10% del electorado. Debemos saber votar y no regalar nuestro voto, leamos los planes de gobiernos y pensemos si es que verdaderamente existe o no voluntad política para implementar políticas públicas a favor de nosotros, millones de peruanos LGTBI que actualmente nos existimos para nuestro Estado. Estaremos alertas, haciendo visible la homofobia de algunos candidatos, haciendo campañas para que no voten por ellos. Estaremos atentos a los discursos de los candidatos y si es que incluyen también a personas LGTBI dentro de sus planchas electorales. Esta vez, vamos a votar por la igualdad y porque merecemos que nos gobiernen quienes reconocen primero que existimos y que necesitamos protección.

KENJI TERUKINA

kenji

1) Aunque los tres primeros candidatos apoyan la Unión Civil (UC), y la cuarta apoya el Matrimonio Igualitario (MI), e impulsarían desde el Ejecutivo avances en el reconocimiento de algunos derechos de la población LGBTI, habrían importantes diferencias:

Keiko Fujimori: Depende de cómo quede constituida su bancada (mayor o menor medida de congresistas conservadores) podría impulsar avances en derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo. Sin embargo, al tener una visión pragmática de la política no avanzaría en el reconocimiento de derechos como de identidad de género o de no discriminación, por no ser populares en un gran porcentaje de la población.

Alan García: apoyaría la UC y debido al liderazgo dentro de su partido, instaria a su bancada del Congreso a aprobarla. Como en el caso anterior se limitaría al reconocimiento de derechos patrimoniales y no a políticas que sean impopulares.

PPK: quizás el más liberal de los candidatos de la derecha. Junto a Bruce podrían impulsar políticas públicas de no discriminación junto a las organizaciones de la sociedad civil.

A pesar de que los tres primeros candidatos apoyen iniciativas patrimoniales, no impulsarían del todo otras políticas de inclusión de las poblaciones LGBTI como salud, educación y empleo.

Verónica Mendoza: es la candidata que más ha apoyado al movimiento LGBTI, con una bancada progresista podría impulsar leyes de matrimonio igualitario, identidad de género, de no discriminación, contra los crímenes de odio e impulsaria políticas públicas de inclusión con la población LGBTI, así como el Plan de D.D. H.H.

2) Como detallo, el avance en el reconocimiento de derechos humanos de la población LGBTI, depende por un lado del apoyo del presidente a las demandas progresistas y a su liderazgo sobre la bancada y por otro lado de que tan progresistas sean las bancadas del Congreso.

Deberíamos estar atentos y atentas a las posturas de los candidatos presidenciales pero sobre todo a las posturas y opiniones de los candidatos y candidatas al Congreso de la Republica, respecto al avance en Leyes progresistas para la población LGBTI. Además, es importante que el movimiento LGBTI se organice para visibilizar aquellas candidaturas conservadoras que intentan bloquear avances en nuestras demandas y planificar acciones que incentiven a la población a no votar por ellos.

GABRIELA ZAVALETA

Gabriela abridora

1) Partiendo de la experiencia de estos últimos años pienso que existe un tácito consenso entre los candidatos menos conservadores a apoyar la aprobación de alguna forma de Unión Civil. Fujimori, García, Kuczinsky y Mendoza se han mostrado a favor de reconocer civilmente las uniones de las parejas del mismo sexo, algunos solo en el aspecto patrimonial y otros en todo lo que les beneficia y nivela con las uniones de hecho para parejas del sexo opuesto. Lamentablemente, en cuanto a promesas de campaña o discurso político, el reconocimiento de parejas sigue siendo el único nivel de discusión, dejando de lado otros derechos como la identidad de género, acceso completo a la salud, políticas anti discriminación y otros, una realidad que creo debe interpelarnos como movimiento ante la efectividad de nuestras estrategias para posicionar nuestras demandas en el interés público y político nacional.

Concretamente, sin duda el mejor panorama lo ofrece Verónika Mendoza. La candidata del Frente Amplio ha defendido con convicción los proyectos de ley de Unión Civil y Crímenes de Odio de tal forma que ningún otro candidato confirmado en campaña lo ha hecho. Sin intención de partidizar al movimiento, considero objetivamente que en un eventual gobierno de Mendoza habría interesantes oportunidades de implementar políticas públicas a favor de la población LGBTI. Por el lado de la candidatura aprista de García, la facción conservadora del APRA, liderada por Jorge Del Castillo, no brinda garantía de consenso partidario hacia un adecuado reconocimiento o defensa de los derechos de las personas LGBTI: se posiciona como un pequeño PPC dentro del APRA, lo cual genera severas dudas. Kuczinsky, aliado con Carlos Bruce (impulsor de los proyectos de ley de Crímenes de Odio y Unión Civil), ha declarado públicamente incluir la Unión Civil en su plan de gobierno, y, de momento, absolutamente nada más. Incluso, ha declarado su negativa a impulsar el matrimonio igualitario por razones de corte conservador, religioso y populista. En mi opinión, sus declaraciones han sido igual a avanzar un paso y retroceder dos, lo cual infiere avances limitados en un eventual gobierno suyo. Finalmente, Keiko Fujimori presenta un panorama cuando menos contradictorio: su hermano Kenji ha manifestado su apoyo a la comunidad LGBTI y al matrimonio igualitario, pero lleva en su partido a acérrimos enemigos de cualquier mínimo reconocimiento de derechos a personas LGBTI, como Martha Chávez, Carlos Tubino y otros. Tal nivel de rechazo conservador dentro de su propio partido, combinado con sus últimas declaraciones de apoyar una forma de Unión Civil que solo reconozca el patrimonio compartido (alineado con el proyecto de su bancada, Sociedad Solidaria), me dan la impresión de que su gobierno sería el menos beneficioso, abierto y conciliador con nuestros derechos.

2) En principio a tener muy presente el pasado de los candidatos: las nuevas declaraciones, los virajes o los cambios discursivos no deben ser garantía única de un nuevo pensamiento progresista de candidatos conservadores. La trayectoria que tanto ellos como los integrantes de sus partidos o sus aliados hayan demostrado a favor o en contra de nuestros derechos debe servirnos de base para tomar decisiones informadas en la elección de candidatos. Debemos leer los planes de gobierno y compararlos, y proponer nuestras propias iniciativas de monitoreo de los sucesos durante la campaña y del pasado de los candidatos. La información que podamos compartir entre nosotros es invaluable. Y, finalmente, tener en cuenta que lograr la implementación de políticas públicas que reduzcan la discriminación e impulsen la igualdad es un proceso que no empieza ni termina con las elecciones, sino que es un camino largo y complejo en el que podemos y debemos influir e incidir desde nuestras propias plataformas.

PILAR ROJASpilar ramos foto dos

1) Yo espero que la persona que salga como presidente/a este realmente comprometida con la igualdad y no discriminación, derechos que no solo benefician a la comunidad LGTBI sino a toda la sociedad peruana, más aún teniendo en cuenta las brechas sociales y económicas que padecemos gran parte de ciudadanos/as. Por ejemplo, espero (y lucharé por ello) para que se implemente de manera real las políticas públicas contra el bullying homofóbico o la violencia hacia las mujeres lesbianas y trans, que se reconozca la identidad jurídica de las y los compañerxs trans, que se reconozca nuestro derecho al matrimonio igualitario y la diversidad de nuestras familias. Hay varios derechos de los que estamos excluidos que espero sean garantizados de una vez por todas. Sobre lo que se llegaría o no a hacer, va a depender directamente de la voluntad política de quienes estén en el gobierno, trabajar con la sociedad, con los medios de comunicación, con los gobiernos regionales, etc de cosas que pueden hacerse pero que no se han hecho porque gobiernos como Alan García, Fujimori, Toledo, Ollanta no se han comprometido realmente con nuestra comunidad.

2) Hay que estar atentos/as a la historia de las personas que dicen que van a cambiar el país. Los LGTBI venimos luchando más de 30 años por el reconocimiento de nuestros derechos y ya sabemos que hay partidos políticos entre ellos Solidaridad Nacional y el PPC así como candidatos tipo Alan García y Fujimori cuyos gobiernos han sido nefastos para la comunidad LGTBI, por persecución, acoso, amenazas y exclusión dentro de las leyes y políticas públicas. Esa es una realidad cuya consecuencia es que somos de los países más atrasados en cuanto a derechos LGTBI en la región sudamericana. Creo firmemente que no debemos dejarnos llevar por gestos simples, no basta con hablar a favor de la comunidad LGTBI, no basta con tener dentro de tu plancha congresal a un gay, lesbiana o trans. Eso es importante para la visibilidad pero no te garantiza nada. Hay que ver nada más ahora como todos hablan a favor de la Unión Civil pero en su momento y cuando era necesario se callaron o sus mismos congresistas votaron en contra de este proyecto, votaron en contra de la ley contra los Crímenes de odio, del Patrimonio compartido, etc. con discursos desinformados y llenos de prejuicios. Es necesario que las personas LGTBI se involucren más en estos debates para no dejarse engañar.

CLAUCO LÉNIN VELÁSQUEZClauco

1) El próximo presidente del Perú no solo debe tenernos en su plan de gobierno. Debe tener un compromiso real y político con toda la comunidad LGTB de este país implementando la real igualdad y ademas hacer cumplir los convenios o tratados internacionales de protección de los DD.HH.

2) Imagino que todos los candidatos tomaran el tema de la Unión civil como parte de su campaña y eso puede resultar preocupante porque el tema de equiparar los derechos civiles a las parejas del mismo sexo se pude desgastar en el debate sin llegar a nada satisfactorio, el próximo poder ejecutivo tiene que proponer claramente la aprobación de Unión Civil en el Perú o matrimonio igualitario acompañado de una campaña en medios y demás para hacer de este país un país de vanguardia que vaya en paralelo a nuestros crecimiento económico y social.

Comments

comments

Dejar respuesta