Texto y fotos: Renzo Salazar 

Angélica Lozano Correa es una abogada, activista cívica y política colombiana. Ha sido alcaldesa de la localidad de Chapinero y concejal de Bogotá. Hoy es legisladora por el partido Alianza Verde. Estuvo en Lima para el IV Congreso Latinoamericano Jurídico de Derechos Reproductivos, y conversamos con ella sobre la importancia de estar en política y luchar por los derechos LGBT. Ángelica es una mujer de batallas claras, de decisiones firmes y no se rinde cuando se trata de poner el cuerpo por la igualdad y contra la homofobia.

¿Por qué es importante que haya presencia en los cargos de poder de personas LGBT?

-Porque la exclusión, la democracia y los cargos decisorios y de poder son un reflejo incompleto y parcial de la sociedad, y reflejan la exclusión. Es importante que haya mujeres, que haya indígenas, que haya gente que venga de las universidades públicas, como también es importante que hayan LGBT en el poder. El poder debe ser reflejo de la sociedad.

¿Cuándo decidiste incursionar en la política?

-Desde chiquita me gusta la política, mi familia es bipartidista. Mi papá, de un corte más conservador y mi mamá, más liberal; pero yo siempre los vi iguales y nunca entendí la diferencia. Desde chiquita me fui interesando en la política. Opté por estudiar Derecho porque era parte de lo esencial, y no tenía como objetivo ser política. Era lo que había en ese momento. Primero inicié mi formación política y luego me asumí como una mujer lesbiana

¿En el Parlamento fuiste víctima de discriminación?

La verdad, no. Ni en el Congreso ni en ningún otra parte. Yo en todos lados digo que soy bisexual. No faltan adversarios de nuestra causa o de nuestra lucha por la igualdad. El anonimato del Internet les sirve mucho, no faltan los insultos. No lo asumo tanto como una discriminación. Es la expresión de la oposición.

angelica lozano 2

PECADO Y POLÍTICA

El 2 de septiembre de 2014 un abogado demandó la elección de Lozano como representante a la Cámara por tener una relación con la senadora Claudia López, pues la ley prohíbe que sean congresistas por un mismo partido político dos personas que tengan una relación permanente. Lozano se defendió y señaló que la  prohibición no les aplica dado que mantienen un noviazgo y no una unión permanente. Actualmente, según lo dicho por la misma legisladora, ella y Claudia ya no son pareja. El absurdo homofóbico no prosperó.

https://twitter.com/AngelicaLozanoC/status/662066010044964864

 

¿Tu campaña para llegar a ese lugar fue afectada por la discriminación? ¿Tuviste que vencer prejuicios?

-Me atacaba el evangélico que dice que esto es pecado y delito. Pero no nos atacaba la ciudadanía o los partidos políticos. Nuestra presencia en la política activa incluso sirve para que laven la imagen y nos usen para mostrarnos.

Si bien Colombia no es la sociedad perfecta, hay avances en su país. ¿Qué temas quedan pendientes?

-La agenda de igualdad tiene una faceta. Una cosa es lograr una ley y otra el cambio cultural y social. Una cosa es una ley antidiscriminación, que es todo un reto legislativo, y otro reto es que los operadores de justicia sancionen a quien incurran en el delito. Pero el reto inmenso es que no sea necesaria la ley y que haya convivencia y respeto, y eso pasa por las aulas. Acabar con la discriminación laboral, la de la familia, no es por ley, es producto de la educación.

¿Hay una fuerte diferencia entre la capital y otras ciudades o regiones del país en cuanto a derechos LGBT?

-Nuestro país es diverso, pero también es clasista. Una cosa es ser un marica pobre y otra cosa es ser un gay lleno de oportunidades. Maltratan al pobre. Una cosa es lo rural y otra lo urbano. Hay diferencia en el respeto a la diversidad sexual. Una cosa es ser gay en Bogotá y otra es serlo en una zona de guerra.

¿Qué propuestas has impulsado a favor de la comunidad LGBT en Colombia?

-Llevo muchos años en el activismo y promoviendo el litigio que nos ha permitido lograr todas las conquistas de derechos. Este año que llevo como  congresista ya logramos una modificación en el código disciplinario, que es el código con el que se investiga y sanciona a todos los funcionarios públicos. También logramos incluir sanciones por discriminación, por orientación sexual y otras causales. En el plan nacional de desarrollo, que da el marco de inversión, logramos incluir metas de política pública nacional en favor de la diversidad sexual. Pronto vamos a proponer un proyecto de ley sobre identidad de género que pueda mejorar aspectos de salud.  Ha habido 19 proyectos de ley presentados por múltiples partidos para regular y reglamentar la unión civil, matrimonio, etc, y el bloqueo institucional ha hecho que ni siquiera se discutan. Pocas veces se ha votado y la mayoría de veces se ha archivado sin tener ni siquiera discusión.

La buena noticia es que en Colombia se aprobó la adopción igualitaria para parejas homosexuales,  y la representante Angélica Lozano celebró, pero también se enfrentó a los críticos. El Tiempo de Colombia destaca su particular manera de afrontar a los conservadores.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes LGBT que buscan acceder a un cargo político?

-Los necesitamos. Los activistas son los motores del cambio y en este caso de activismo por la igualdad tenemos la misión de contribuir al cambio social de imaginarios. El activismo, más que lograr una ley, quiere lograr igualdad en la realidad. Los necesitamos en política, necesitamos que persuadan a políticos en todos los partidos. No importa si sean de derecha, de izquierda, de centro. Pero hay que influir y tener voces para usarla. Hay que tener orgullo de lo que somos, pero también formando un plataforma más integral. Ser político gay solo porque soy gay, no nos sirve. No es el único tema de la sociedad, porque genera resistencias también. No hay que ser monotemático. En estos cargos hay que representar a la gente por lo que vota, hay que tener agenda de sociedad y ese puede ser el tema crucial, pero no es el único. Los necesitamos en política, pero con una plataforma, formación y agenda integral. La igualdad tiene múltiples retos, y la principal razón de desigualdad en nuestros países es la pobreza.

Dejar respuesta