Conoce al cardenal del odio en Chile

0
239

Discurso de odio. Discurso de ignorancia. ¿Cómo podemos calificar lo dicho por este señor que viste sotana y que es una voz importante en la Iglesia de Chile? El cardenal Jorge Medina calificó la orientación sexual diversa como “una disfunción orgánica” y un “error muy grande”.

“La diabetes es un disfunción orgánica y la homosexualidad es también una disfunción porque el ser humano fue creado por Dios, varón y mujer para que entre los dos formaran la sociedad conyugal, el matrimonio, y del matrimonio llegar a los hijos. ¿Verdad?”, dijo el cardenal a TVN.

Para el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), lo dicho por este sacerdote es una muestra más de «brutal y enfermiza homofobia».

Medina tiene 88 años y durante la dictadura militar apoyó el Gobierno de Augusto Pinochet. Este sujeto dijo en 1990 que «la democracia no significa automáticamente que Dios quiera llevarla a la práctica».

Cuando Pinochet fue arrestado en Londres, en 1998, Medina intervino ante el Vaticano y desaprobó la eventual extradición del dictador a España. Este hombre solicitó al gobierno británico que le dejara a Pinochet  volver a su patria, ya que esta acción constituiría un agravio a la institucionalidad del país.

DECLARACIONES SIN SUSTENTO MORAL

Medina sostuvo que  “no se ha visto hasta ahora ningún caso de un homosexual que haya quedado embarazado por tener relaciones con otro. Es un error muy grande del ex presidente Piñera haber mandado este proyecto (unión civil), y legalizar lo que ante la ley de Dios está mal”.

El Movilh señaló que “este cardenal se ha especializado en humillar, ofender y denigrar a homosexuales, en particular a los que están en pareja, mediante declaraciones que no tienen ningún sustento moral, ni científico, ni social. Medina, sólo amolda sus prejuicios y odios, a lo que dice. Y lo hace de una manera cobarde, porque justifica sus declaraciones responsabilizando a Dios, como si un ser superior lo hubiese escogido a él para llevar su palabra a la tierra. Homofobia y arrogancia, resumen muy bien a este cardenal”.

El organismo remitió una carta a la Conferencia Episcopal en la que le pregunta si comparte la idea de que la “homosexualidad es una disfunción orgánica”.

“Estamos en presencia de una afirmación de tipo biológica, no religiosa, por tanto si la Conferencia Episcopal la comparte, lo llamamos a hacer públicos los estudios e investigaciones que sustentan los dichos de un claro representante de la Iglesia, como es Medina”, indicó el Movilh.

Medina, el cardenal del odio, sostiene que «una persona con tendencia homosexual debe evitar el contacto con otras personas homosexuales». En la entrevista con Bío Bío, refirió que hay una diferencia entre la práctica y la tendencia. Según él, esta última no es pecado, pero algo distinto es la convivencia homosexual, lo que es inaceptable.

Dejar respuesta