Las deudas del Estado peruano con la población LGBTIQ

0
444

Por Esteban Marchand  / Fotos: Renzo Salazar

La comunidad LGBTIQ ha sido invisible para el gobierno del presidente Ollanta Humala. En la Semana de la Sociedad Civil se realizó el conversatorio “Reconocimiento de los Derechos Humanos de la población TLGBI en el Perú: una agenda pendiente“, donde se expuso la problemática de este grupo poblacional que no tiene derechos. Para el régimen, los gays, lesbianas, bisexuales y trans son ciudadanos de segunda clase.conversatorio

La mesa estuvo formada por Gabriel de la Cruz, coordinador del colectivo No Tengo Miedo; Manolo Forno, Responsable del Observatorio de Derechos Humanos LGBTI y VIH/SIDA del IESSDEH-UPCH; y Maribel Reyes, Secretaria General de la Red Peruana TLGB; y fue presentada y moderada por Alberto Hidalgo, miembro del equipo de incidencia política de Promsex

PORTADA

Gabriel de la Cruz se encargó de enumerar compromisos que el Estado hasta el día de hoy no cumplido. “Sentimos que necesitamos un Estado que se haga responsable por la situación que vivimos los LGBTIQ. Es importante poder identificar cuáles son los derechos humanos que están siendo vulnerados. Por nuestra sexualidad, por nuestra identidad, por nuestra expresión recibimos violencia”, señaló De la Cruz.

Entre las demandas destacan:

  • Inclusión de derechos sexuales y derechos reproductivos dentro de los lineamientos de trabajo del Ministerio de Salud y el Ministerio de la Mujer.
  • Fomento de acceso a justicia para víctimas de violencia sexual. Inclusión de los motivos correctivos por orientación sexual e identidad de género como agravantes en la ley sobre violencia sexual.
  • Ley de identidad y género que elimine las barreras legales para acceder al nombre y género identitario. 
  • Campañas de sensibilización para la despatologización y la no criminalización de las personas trans. 
  • Ley que sancione a medios de comunicación que promueve y validan estereotipos sobre las personas LGBTIQ e incrementar la homofobia y transofobia.
  • Legislación sobre crímenes de odio que incluye orientación sexual e identidad de género como agravantes. 
  • Campañas de información inclusiva sobre ITS VIH
  • Lineamientos para la educación libre de violencia por orientación sexual e identidad de género. 
  • Financiamiento público apra la construcción de casas refugio LGBTIQ. 

El activista con más de 30 años de experiencia, Manolo Formo, destacó el alto grado de vulneración sistemática que vive la población LGBT en el país. 

“Desde el 2005 a la fecha hay un total de 148 crímenes de odio comprobados, todos en su mayoría se han realizado con ensañamiento. Ese ensañamiento se expresa en que han amarrado a la víctima, la han ahorcado, la han degollado, la han cortado por diversas partes del cuerpo y muchas veces no se ha descubierto quienes han sido los autores de los crímenes”, alertó y mencionó que en los últimos años también han registrado suicidios de personas LGBT. La mayoría tenía entre 15 y 25 años.  

Pese a todas estas alarmantes cifras, Forno destacó la reciente sanción dada por INDECOPI al Centro Comercial Plaza San Miguel por discriminar a una pareja homosexual que estaba mostrando su afecto: “Somos personas y somos seres humanos que tenemos derechos”. 

Maribel Reyes, de la Red Peruana TLGB, dijo que pese a que hay más de 80 organizaciones civiles de la comunidad LGBT, no hay un gran avance porque tenemos un enemigo y ese enemigo es la Iglesia Católica y su influencia en la sociedad y en el Estado. 

Peruanos

Reyes destacó que desde el inicio de la lucha por la Unión Civil, pese que al igual que Manolo Forno prefiere que se luche por el matrimonio, se dio un debate inimaginable hasta hace algunos años: “Es una primera muestra de esos avances que se han dado en el Perú a raíz del trabajo de la sociedad civil”.

“En nuestro país y en diversas latitudes los derechos no se conceden sino se conquistan”, sostuvo Reyes haciendo referencia a todo lo que nos falta conseguir, pero no dudó en alentar a todos a no parar de luchar. foro

Dejar respuesta