Escribe: Esteban Marchand / Fotos: Renzo Salazar

El proyecto Libres e Iguales se realiza en participación conjunta entre el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) y la Unión Europea y con el apoyo de otras organizaciones como Hivos, Victory Institute y Fundación Triángulo. Nació como una plataforma para sensibilizar y capacitar a las y los jóvenes LGBT en distintos ámbitos políticos y sociales.

Empodera es parte de este proyecto. Esta escuela de formación política LGBT tuvo, entre otros objetivos, preparar políticamente a algunos jóvenesactivistas LGBT con miras a los procesos electorales de 2014 y 2016.

Conversamos con Alberto Hidalgo, asesor en Incidencia Política de Promsex, quien recalcó que este proyecto no solo se ha enfocado en capacitar a personas LGBT con el fin de participar elecciones, sino también para laincidencia política con instituciones públicas, el fortalecimiento de asociaciones civiles y el impulso de campañas públicas de concientización.

¿Por qué ha sido importante la capacitación de jóvenes en el ámbito político?

-Empodera, como escuela de formación política LGBT, ha tenido como objetivo el fomento de la participación política de jóvenes activistas LGBT. Pero, una participación política entendida de un modo amplio. Hemos incluido el tema de la participación electoral, pero también tenemos temas relativos a la incidencia política y vigilancia social o al fortalecimiento organizacional. Pensamos que era fundamental que hubiera personas LGBT jóvenes que decidiesen dar el paso de postular a un cargo público o de participar en un partido político y que tuviesen las herramientas e instrumentos para hacerlo de una forma eficaz. Las personas LGBT tenemos que llegar a espacios de decisión política para empujar medidas o acciones que apunten al reconocimiento de nuestros derechos. También es importante que estemos en las instituciones públicas para demostrar que las personas LGBT podemos trabajar otros temas de importancia social, como la educación, la salud o la cultura.

Angelica Lozano mencionaba que un político gay no solo vale por ser gay…

-A través de la escuela hemos ofrecido conocimientos teóricos y prácticos porque ser LGBT no basta para defender los derechos LGBT. Eso pasa por la capacitación y la formación. Empodera dio herramientas no solo enfocadas en los derechos LGBT, sino también en cómo se organiza la sociedad civil o cómo funciona el Estado democrático. Empodera representa un reto grande, que tiene que ver con la capacitación sobre democraciay derechos humanos, con un ámbito mucho más amplio y general.

empodera

¿Con qué entes del gobierno se ha trabajado desde Libres e Iguales? ¿Cuáles fueron los logros o retrocesos en algunos casos?

-Nosotros hemos tenido trabajo con varios ministerios y municipalidades. Con el Ministerio de Justicia trabajamos sobre todo el proceso de Unión Civil, buscando sensibilizar para que el MINJUS diera una opinión técnicafavorable al proyecto de ley. También hemos trabajado en el ámbito de la mesa sobre la discriminación por orientación sexual e identidad de género. Hay que recordar que este espacio fue creado pero no reconocido como un espacio institucional hasta el día de hoy. Con el Ministerio de la Mujer hemos trabajado sobre todo en los lineamientos de atención de casos de violencia familiar y sexual hacia las personas LGBT. A través de una consultoría conjunta con el colectivo No Tengo Miedo trabajamos en un proceso de capacitación con el personal de los Centros de Emergencia Mujer y también en la elaboración de estos lineamientos técnicos para los servicios que ofrece el MIMP. Todavía estamos a la espera de que estos lineamientos sean aprobados mediante una resolución ministerial. Por lo tanto, no están aprobados de forma oficial. En tercer lugar, hemos trabajado con el Ministerio de Relaciones Exteriores para impulsar la firma de tres convenciones interamericanas de Derechos Humanos que aún el Perú no ha firmado. Estas tres incluyen identidad de género y orientación sexual como categorías protegidas ante la discriminación: la Convención Interamericana contra Todo Tipo de Discriminación, la Convención Interamericana sobre Derechos de las Personas Adultas Mayores y la de la Convención Iberoamericana sobre Derechos de la Juventud. Además, hemos trabajados con el Congreso, dando asistencia técnica a varios proyectos, como el proyecto de ley de Crímenes de Odio y posteriormente conel de Unión Civil. También hemos trabajado articuladamente con otras organizaciones de la sociedad civil.

VER: Perú: Suspenden actividades a favor de la población LGBTI en el Minjus

Lima no es el Perú. Y no solo han trabajado en la capital. También hicieron otros trabajos en el interior del país, como en la selva. ¿Cómo ha sido la experiencia?

-Sin lugar a dudas, el trabajo en regiones es muy importante. Con Loreto tenemos una gran ventaja, ya que un movimiento LGBT muy potente y sólido. Eso nos ha permitido tener un trabajo mucho más eficaz en aspectosimportantes como el trabajo de incidencia para la aprobación de ordenanzas antidiscriminación. En el caso de Loreto hemos trabajado como contraparte con la Comunidad Homosexual de Esperanza para la Región Loreto (CHERL) y ello nos ha permitido tener avances importantes, como las ordenanzas de Nauta y San Juan Bautista. Actualmente se está trabajando para la aprobación del Plan Regional contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Dénero.

En Lima también se han modificado ordenanzas y han habido otras que se han aprobado recientemente, ¿cuál es la importancia de estas?

-Hemos trabajado fundamentalmente en la nueva ordenanza de Miraflores, que viene a sustituir a la de 2008. La principal diferencia es que ahora incluye la identidad de género como categoría protegida ante la discriminación. Pero no hemos sido los únicos, la ordenanza de Miraflores ha tenido un buen proceso de consultas con la sociedad civil. Creemos que si hay un logro en políticas públicas que se puede demostrar en estos años es en el tema de las ordenanzas antidiscriminación. Hasta el momento, no hay otra política que nos incluya (como LGBT) de forma tan clara como las ordenanzas, y creo que hay que celebrarlo. Hay una tendencia clara a nivel regional y municipal a aprobar ordenanzas que cada vez incluyan más categorías protegidas ante la discriminación. Obviamente en ellas hay una carga sancionadora y una pedagógica, incluyen esas dos funcionas. Sin embargo, esto no significa que sean normas o políticas públicas perfectas, muchas de ellas se  aprueban sin que luego haya una asignación presupuestaria que permita desarrollarlas adecuadamente. El segundo riesgo es que las organizaciones civiles no hagan vigilancia social para asegurar su correcta aplicación.

Alberto hidalgo

Este año se debatió el proyecto de ley de Unión Civil y un año antes se debatió la el proyecto de ley contra los crímenes de odio. Si bien ambas no prosperaron, se logró que la población hable, debata y esté atenta al tema. ¿Cómo se trabajó la incidencia política y la parte de comunicación?

-En el caso más reciente, el de unión civil, desde Promsex hicimos labores de asistencia técnica que permitieran tener un proyecto lo más completo posible en cuanto a reconocimiento de derechos, y así fue. En esteproceso de incidencia política nos reunimos también con congresistas para defender que este proyecto era una ley absolutamente necesaria e imprescindible, que debía ser aprobada por una cuestión de Derechos Humanos. En la parte social apoyamos la campaña del colectivo Unión Civil Ya, incluyendo las exitosas Marchas por la Igualdad. Nuestro rol fue saber responder al momento político y social y las ventanas de oportunidades que abría.

Fuera de la sección de Empodera en Sin Etiquetas, ¿qué otros mecanismos buscaron para impulsar la concientización social?

-Hemos apostado por apoyar las propias campañas de las organizaciones LGBT de base. En el caso de la Red Peruana TLGB con la campaña de “El Amor No Discrimina”, por ejemplo. No hemos creído conveniente impulsar campañas nuevas, sino consolidar las que ya estaban posicionadas. En ocasiones, si hemos impulsado campañas de otras instituciones, como es el caso de la ONU. Una de ellas fue la campaña Libres e Iguales de la ONU en el Perú, cuyo spot elaboramos en el marco de nuestro proyecto con UE. Además, participamos en el evento de presentación de la campaña que tuvo lugar el pasado año en el palacio de la Municipalidad de Lima.

¿Cuáles han sido los logros más importantes de Libres e Iguales?

-En primer lugar, el hecho de la capacitación y sensibilización de jóvenes LGBT, tanto a través de las campañas como de los talleres. Ello incluye acompañar el proceso político que vive el movimiento LGBT peruano, en el que cada vez surgen más jóvenes activistas, hay más gente que decide abandonar el clóset… Yo creo que hemos intentado contribuir a eso y lo hemos conseguido. En segundo lugar, el fomento de la participación política; de las ocho personas LGBT que postularon en elecciones regionales y municipales de 2014, cinco de ellas fueron alumnos/as de Empodera. Finalmente una de ellas, Luisa Revilla, llegó a ser elegida como la primera regidora trans del Perú. Creo que este es un resultado importante y clave del proyecto “Libres e Iguales”. Por otro lado, el de la incidencia política. Si bien no hemos conseguido completar los procesos que quedan abiertos en el MINJUS y en el MIMP, hemos logrado sentar bases y compromisos importantes y hemos conseguido que se aprueben otras políticas públicas, de nivel subnacional, como son las ordenanzasantidiscriminación. En último lugar, destacaría de forma específica el proceso de la Unión Civil. Entre todas las organizaciones que hemos contribuido a ello hemos conseguido abrir, de forma muy visible, el debate sobre el reconocimiento de los derechos civiles de las parejas del mismo sexo. El debate social ya está en la calle y eso es ya una conquista. Debemos seguir luchando, ya por la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género.

Comments

comments

Dejar respuesta