Receta para olvidar a esa mujer que te rompió el corazón

0
2031

Dejar atrás los recuerdos de algunos de mis amores más importantes no ha sido fácil. Alguien me decía que a veces uno no olvida sino que se hace a la que olvida. Y así sigue de largo por la vida hasta que pasa lo siguiente:

  • Te acostumbras a vivir olvidando.
  • Despiertas preguntando por qué no te acuerdas de ella.
  • Llamas a tu ex y le pides que vuelva.

Cuando me tocó olvidar seguí algunos pasos que aquí comparto.

1. Despertar y colocar una canción como esta

2. Seguir la mañana con un puñado de canciones castigadoras. Cada una elige. Hasta la salsa y la cumbia funcionan.

 

3. Buscar una amiga o unas tres amigas (una sola se cansa) con paciencia suficiente como para escuchar lo mala que fue esa mujer contigo, el daño que te hizo, el amor que te negó. No incluyas por ninguna razón la frase: “Yo también tuve un poco de culpa”.

 

4. Hacer una lista de los besos, abrazos, regalos y todo todo lo que te negó, lo que te dio a medias o lo que se olvidó. Incluye el sexo en esta lista.

(Esta imagen solo pasó en mi imaginación)

5. Si no tienes quién te ame o te haga cosquillas coloca un aviso como este en alguna web les: “Hola. Soy una chica de XXX años, me gusta la buena música, estudio y trabajo, vivo sola, tengo muy clara mis metas…Quisiera hacer amigas. Te dejo mi mail para que me escribas. Me encuentras en el messenger... perdón, en Facebook”. Yo hice un avisito que pese a mi búsqueda on line no he encontrado por ninguna parte. No fue así de dulce. Fue más sencillo y simplón. Pero uso este modelo porque yo me apunté a conocer a varias chicas como las del aviso. Tras el casting de rigor (casting que seguro también me hicieron) encontré lo que buscaba en esa época:  mi actual pareja (ahora ex).

6. Rebusca las fotos de tu ex. Si fue mala contigo te toca ser algo malvada. Pero malvada en buen término. Selecciona aquellas imágenes en las que no sale muy linda y míralas fijamente. Encuentra todos sus defectos y pregúntate si acaso no hay un rostro más bonito-inocente-dulce-apasionado-sensible-sexual-intelectual-rebelde para ti. Por el físico no entra necesariamente el amor, pero este ejercicio sirve. Descubrirás sin darte cuenta ciertos gestos que te harán pensar lo peor y pensar lo peor siempre es bueno para olvidar. Yo, por ejemplo, mirando una foto en la que salía con una de mis ex me di cuenta de algo, en su momento, devastador: Ella miraba indiferente, como quien está aburrida, hastiada o ausente. ¿Y yo? Yo miraba abobada, enamorada hasta los huesos. Esta experiencia me impulsó a buscar y buscar más fotos. Descubrí que en el 75% de imágenes ella salía como si la hubiera recortado de una foto en Rusia para pegarla en mi foto, en Lima. Ella no tenía ni expresión. Simplemente estaba allí. Así fue como un día me pregunté cómo no me había dado cuenta antes. En su cara estaba el poco amor que me tenía. Y yo no lo había advertido hasta que puse en marcha este ejercicio.

7. Encuentra múltiples ocupaciones. Que no te sobre el tiempo. Consíguete un par de trabajitos, estudia lo que se te ocurra, escribe blogs… Busca formas de decir: “no tengo tiempo para nada”. Las horas muertas matan realmente.

LA IMAGEN DEL GIF ES… JAMÁS HAGA ESO

 

8. Llora todo lo que puedas. Llora, llora y llora. Hasta que tu gata se acerque a lamer tus lágrimas. En algún momento yo llegué a llorar todas las noches sin falta. Y cuando una noche no me provocó llorar me puse a ver una telenovela mexicana para llorar feliz.

9. Este es el más absurdo de todos, pero tiene sentido: Intenta tener un orgasmo espectacular con tu chica nueva, con el proyecto de pareja oficial o con alguna buena mujer. Empéñate en que sea una faena extraordinaria. Al terminar te preguntarás: “¿Fue mejor con mi ex o con esta mujer?”. Casi al 70% sucede que es mejor con la nueva chica por eso de escobita nueva barre bien. Y si no tienes una mujer para la ocasión cómprate un vibrador de varias velocidades. Allí si pasa que al 99.9% el vibrador resulta mejor que un par de ex juntas.

(Déjate llevar y ten un puto orgasmo, por favor)

10. Elabora una lista de todo lo que ha comenzado a funcionar en tu existencia desde que ella no está. De pronto te das cuenta de que hay muchas cosas buenas: postulaste a una maestría, te sonríen más chicas de lo normal, tu blog ya tiene más vistas, te funciona la dieta, aprendiste a maquillarte, tu gata tiene el pelaje más suave, el color de tu sala tiene el color de tu blog, vacacionaste lejos del Perú como una reina, regresaste a la playa con fuerza durante el verano, pagaste tus deudas, tienes encima a una mujer que sabe decirte te amo… (La lista amerita quizás otro post).

Lesbiana

Todo ello funciona.

Y se llama sobrevivencia.

 

PD: Este post se publico originalmente en 2008. Una fan del blog verde me pidió que lo actualizara e intenté hacerlo, pero llegué a la conclusión que en este 2015 si me tuviera que enfrentar a otra situación de olvida haría lo mismo. En esta versión actualicé algunas cosillas, le metí unos GIF que se identificaban con mis consejos y respiré aliviada de no tener este problema encima. Bueno, eso creo.

 

Comments

comments

Compartir
Artículo anteriorEl Salvador: Hotel de playa discrimina a población trans
Artículo siguienteLa publicidad de Barbie que incluye a un niño
Mi primer blog fue verde y era sobre ser lesbiana en Lima. Varios años después regreso a una temática que pensaba cerrada con el objetivo de hacer realidad un sueño: un medio LGTBIQ. Soy periodista desde los 17 años y ya cumplí 42. Soy profesora universitaria, adicta al café, mamá de gatos y perros, lectora desesperada e insomne. Soy la directora de ClasesdePeriodismo.com, consultora en social media, estudiante crónica y amenazo -para no perder la costumbre- que ya voy a dejar el periodismo para fundar un bar. Amo Chorrillos, y tengo la suerte de haber regresado al barrio para mirar el mar cada mañana.

Dejar respuesta