CIDH pide a Estados investigar y sancionar a asesinos de personas trans

0
122

En el Día Internacional de la Memoria Trans, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) invocó a los Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) “a mejorar los sistemas de recolección de datos, aumentar la expectativa de vida de las personas trans a través de medidas que reduzcan su vulnerabilidad a la violencia y a la muerte y a investigar, juzgar, sancionar y reparar a las víctimas de los asesinatos cometidos contra personas trans”.

A través del Registro de Violencia, la comisión observó que el 80% de los asesinatos de mujeres trans que aparecen en el registro tenían 35 años de edad o menos. La vida de las mujeres trans en América Latina tiene un límite y es de 35 años. La muerte las alcanza, las busca, las silencia. Así de cruel es la realidad.

Los hombres trans no la pasan mejor. La CIDH también ha recibido información sobre los tipos de violencia que les afecta y ocurre sobre todo en la esfera privada y está relacionada con la violencia familiar, y en los sectores de salud y educación.

INVISIBLES

barba-argentina-trans

La mayoría de los Estados Miembros de la OEA, informa la CIDH, no cuentan con sistemas de recolección de datos que consideren la identidad de género de las víctimas y varios de los Estados que cuentan con estas herramientas confunden la identidad de género con la orientación sexual. 

Un ejemplo:

Perú: Representante del Minjus llama ‘transgénico’ a regidora trans Luisa Revilla

La CIDH subraya que las estadísticas deben estar lo más desagregadas que sea posible, de forma tal que reflejen las tendencias de la violencia. Es preciso saber la situación socioeconómica, trabajo que desempeñaba, situación de privación de libertad, y situación de defensor o defensora de derechos humanos, entre otros.

Según la CIDH, “la violencia y la discriminación contra niños, niñas y jóvenes trans inicia a temprana edad, ya que generalmente son expulsadas de sus hogares, colegios, familias y comunidades, como consecuencia de expresar sus identidades de género diversas”. Las personas trans enfrentan pobreza, exclusión social y altas tasas de inaccesibilidad a la vivienda, presionándolas a trabajar en economías informales altamente criminalizadas, como el trabajo sexual o el sexo por supervivencia. Las mujeres trans “son perfiladas por la policía como peligrosas, haciéndolas más vulnerables al abuso policial, a la criminalización y a ser encarceladas”, puntualiza el reporte.

Y la CIDH pidió a los Estados que investiguen de manera real los asesinatos y otros actos de violencia contra personas trans.

Dejar respuesta