Jaime Parada: La gente valora que quien lo representa sea honesto, incluso en su orientación sexual

0
709

«No queremos liberales comprensivos, queremos gays que representen a gays […]

Harvey Milk

Por José Manuel Madrid (*)

Hace 38 años, en 1977, Harvey Milk se convirtió en el primer hombre abiertamente gay en llegar a un cargo público por elección popular en Estados Unidos, específicamente elegido para el cargo de supervisor de San Francisco. Un hecho sin precedentes en la historia política de ese país sobre todo por lo adverso del panorama para un activista y político homosexual en la flor de los años 70. El 27 de noviembre de 1978, 10 meses después de tomar posesión en el cargo, Milk es asesinado por Dan White, su  predecesor, quién durante su gestión mostró un perfil conservador y marcado por sus convicciones religiosas.

Milk le dio otra cara la comunidad homosexual de la época. Comenzaba así el resquebrajamiento de estereotipos sociales que han marcado a las personas LGBTI por décadas. Podría decirse que es pionero de las luchas que hoy lideran personajes de la política mundial, entre ellos Jaime Parada, actual concejal de la comuna de Providencia en Chile, quien comparte el mismo logró de Harvey Milk: ser el primer hombre abiertamente homosexual en llegar al poder por el voto ciudadano en su país.

La voz de Jaime Parada comenzó a escucharse con fuerza a mediados de 2011 cuando se unió como activista al Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). Parada tuvo una notoriedad mediática al abogar fuertemente por leyes más severas en relación a crímenes de odio después de la golpiza mortal que en marzo de 2012 sufriera el adolescente Daniel Zamudio.

En 2013 lanzó su primer libro autobiográfico “Yo, Gay”, donde repasa los acontecimientos de su vida.

“Soy heredero de una lucha que otros dieron en contextos más difíciles, tanto en Chile como en otros países del mundo. Nací en 1977, el mismo año en que Milk fue electo supervisor en San Francisco. En ese tiempo no era fácil: la homosexualidad era considerada aún una enfermedad por muchos, y un delito por otros. Ser visiblemente homosexual tenía un costo. Y Milk decidió pagarlo”, afirma Parada.

LA IMPORTANCIA DE SER VISIBLES

¿Cómo se conquista el voto en sociedades tan conservadoras?

En mi caso, tuve la posibilidad de ser electo como el primer político abiertamente gay en Chile, en tiempos muy distintos a los de Milk. Si bien hoy existe mayor conciencia sobre la homosexualidad como un hecho más de la vida social y personal, hay muchos que quieren que nos quedemos dentro de los clósets para no subvertir el orden tradicional. Pero no estamos dispuestos. Si decidí entrar en política es porque debemos copar todos los espacios de visibilidad que estén a nuestro alcance, pero también los de poder.  En este sentido, trabajo sobre dos tesis: la primera es que solo la visibilidad cambiará el mundo. No se puede respetar lo que no se ve. La segunda: que nadie puede reivindicar nuestros derechos mejo que nosotros mismos.

Finalmente, para conquistar el voto, solo hay que tener conciencia de que la homosexualidad cuenta cada vez con mayor aceptación, lo que tiene proyecciones electorales si los candidatos son capaces de superar su miedo al rechazo.

El paso de Parada por la política ha sido acelerada, comenta. Hasta 2011 era académico e investigador en Historia, pero vivió una crisis vocacional: “Sentí que estaba llegando a un nivel de especialización tal en mi disciplina, que lo que estaba produciendo sólo serviría para abrir debates intelectuales que poco y nada podían aportar al desarrollo de la sociedad. De ahí que decidiera tener un cambio de vida. Y ese cambio vino de la mano del activismo y, al poco tiempo, de la política”

“Siento que la vida es tan corta, y que hay tantas injusticias, que prefiero invertir mi tiempo aportando algo a la transformación social (aunque sea poco), que seguir en la inercia de la academia. Después de todo, nadie hará los cambios por uno. Menos el Estado, cuya principal característica es la inmovilidad”.

POLÍTICO Y GAY

Ser activista y  a su vez un político abiertamente homosexual le ha hecho ganar contrarios radicales ¿Cómo afronta el insulto? ¿Lo han atacado personalmente en un lugar público?

-Ser político y gay ha tenido muchos más beneficios que problemas. La gente valora que quien lo representa sea honesto, incluso en su orientación sexual. Muchas personas consideran, incluso, que es un acto de valentía y lo valoran. Por lo general, son pocos quienes se atreven a hacer algún gesto de desprecio en público; y al revés: son muchísimos los que me saludan en la calle agradeciendo que haya instalado este tema en la comuna. La única vez que fui atacado fue por un colega concejal y su esposa. Me dijeron en público insultos gravísimos. Lo interesante es que el asunto llegó a ser un tema nacional, tanto que terminó con su expulsión del partido que militaba.jaime-parada

¿Qué logros ha conquistado o impulsado Jaime Parada en Providencia?

-Providencia es hoy una comuna diversa. Desde fines de 2012 nos convertimos en la municipalidad que más acciones ha realizado en favor de la población LGBTIQ, pero también de otros grupos postergados, como migrantes y pueblos originarios. Hoy, el Departamento de Diversidad y No Discriminación que ayudé a crear es referente nacional en temas de protección de derechos y acciones de visibilidad, lo que ha generado una verdadera transformación en muchos de nuestros habitantes, que hoy se sienten más respetados y protegidos. Asimismo, hemos realizado acciones importantes referentes para todo el país. Por ejemplo, en 2013 cambiamos el concepto de familia que operaba para el otorgamiento de servicios sociales. Hoy, una pareja del mismo sexo es considerada familia en Providencia, y por ende, beneficiaria de las mismas prestaciones sociales que cualquier otra familia. Finalmente -y esta es una agenda emergente- estamos instalando un debate nacional sobre la laicidad del Estado, a propósito de la obligación de impartir clases de religión en todos los colegios y liceos del país. Esos colegios y liceos son administrados por las municipalidades, y ahí está nuestro desafío: ver cómo desde Providencia somos capaces de liderar el retiro las religiones de la sala de clases, y reemplazarlo por educación en derechos humanos.

Los representantes de la iglesia, tanto la católica como evangélica, son fervorosos opositores a las políticas pro homosexuales. ¿Se puede desarticular  desde la política el discurso homofóbico de estas instituciones?

-La sociedad ha entendido que las iglesias no tienen el monopolio de la moral. Al revés: ya se comprende que tienen el monopolio de la hipocresía. En Chile, los escándalos de abuso sexual han remecido tan fuerte al catolicismo, que nuestras agendas han emergido en la misma medida que ellos se han debilitado. Dicho de otra forma: debilitándose la moral católica, se abre todo un espacio para la reivindicación de derechos que hemos sabido aprovechar. Las personas entienden que el amor entre dos personas, independiente de su sexo o género, es eso: amor. Y que el amor siempre será bueno. Este discurso ha cuajado socialmente, y sólo falta que los políticos los incorporen en sus agendas, sin miedo.Jaime P. Cortesía

Existe una idea generalizada de que Chile es un país fuertemente conservador. Recientemente entró en vigencia el “Acuerdo de Unión Civil” ¿Que otras leyes hacen falta para velar por los derechos de la comunidad LGBTI en Chile?

-Chile no es más conservador que otros países de Latinoamérica. Prueba de ello es que el 60% está de acuerdo con el matrimonio igualitario. Los que son conservadores son nuestros políticos, pero ellos no representan el sentir mayoritario de la población. Son más una fuerza de bloqueo que de reivindicación de derechos, lo que es triste. Por ello, nuestra lucha tiene que estar muy orientada a empujarlos a legislar sobre cuestiones que para ellos no son urgentes, pero sí para nosotros, como la Ley de Identidad de Género, el matrimonio igualitaria y la adopción por parejas del mismo sexo. La buena noticia, en todo caso, es que el flujo de la historia es imparable y, pese a ellos, la igualdad llegará a Chile, más temprano que tarde.jaime-parada-

Supongamos que la política de América latina es un gran “closet” ¿Qué hace falta para abrirlo?

-En América Latina faltan políticos dispuestos a abandonar ese clóset. Políticos que entiendan que el mundo ha cambiado, y que pese al inmenso influjo conservador, estamos avanzando rápidamente a la aceptación de la diversidad. Por lo tanto, faltan políticos que superen sus miedos y que estén aptos para hacer la lectura cultural correcta. Y esto ya está comenzando a pasar.

(*) Venezolano. Colaborador en caracasdosmascaras.com y bloguero –>  madridjos.wordpress.com. @Madridjos_

Dejar respuesta