Truvada, la ‘pastilla del día siguiente’ contra el VIH

0
1474

Estados Unidos, Brasil y recientemente Francia ya comercializan esta píldora. Desde hace tres años, el fármaco Truvada fue oficialmente considerado como una medida preventiva (PrEP) contra el VIH por la Agencia Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

Este medicamento del laboratorio Gilead pasó por varias fases. Primero fue considerado un tratamiento regular para personas que viven con VIH, luego fue calificado como útil para las personas que tenían algún contacto de alto riesgo (podían tomar Truvada un día después). Hoy también se sabe que mucha gente la usa como la pastilla del día antes.

En palabras sencillas, esta medicina puede ser una salvación cuando tienes un acto de riesgo o tienes sexo sin protección con alguna persona que vive con VIH. Hoy, muchos la usan para no tener algún método de protección tradicional como el preservativo.

El País de España recoge la opinión de un enfermero estadounidense que usa estas pastillas. Son tres razones las que motivan a este hombre a usar este medicamento como prevención: “no siempre uso condón; saber que esta pastilla reduce las posibilidades de que me infecte de VIH me relaja y, además, últimamente me cito con un chico que es positivo”.

“Yo he elegido no usar condones. Llevo tomando PrEP desde el 19 julio de 2011. El primer año lo combinaba con condones, porque aún era muy nuevo. Mi cabeza no podía sentirse segura sin condón. Pero una vez que mi experiencia ha demostrado que realmente funciona y que la tomo todos los días ya no uso preservativo”, le explicó Damon Jacobs, terapeuta sobre transmisión del VIH y medicado con Truvada, a la agencia de noticias  EFE.

NO, NO, NO

Este medicamento y la nueva forma de uso tiene algunos detractores. Michael Weinstein, el presidente de la AIDS Healthcare Foundation es su principal detractor, por considerarlo contraproducente, por el uso irregular que pueda hacerse de la píldora o la posibilidad de que el virus se haga más fuerte y el fármaco no sirva. Lo describe como “un desastre sanitario en proceso”.

Y algo clave: Truvada no funciona como un protector para otros tipos de enfermedades e infecciones de transmisión sexual (ITS).

Un tercio de los médicos de atención primaria y enfermeras en los Estados Unidos nunca han oído hablar de este fármaco, de acuerdo con The New York Times. 

Comments

comments

Dejar respuesta