Amor maldito: Paul Verlaine y Arthur Rimbaud

0
3623

Por Jayme Arnao

 

último pensamiento, amigo mío, será para ti, para ti, que ahora me consideras lo peor, y con quién no he deseado regresar porque ha hecho falta que te abofeteara, -POR FIN!
¿Quieres que te mande un beso mientras muero?

Tu pobre
P. Verlaine

De esta manera se despedía Paul Verlaine de su amante y también poeta Arthur Rimbaud, quienes tuvieron una intensa y destructiva relación pasional entre 1871 y 1873. Este « amor de tigres », como lo describía Verlaine, es ahora parte de una exposición en la ciudad belga de Mons que recorre los entretelones de un romance que cambió la vida de ambos personajes.

Fue precisamente en la prisión de Mons, ciudad designada Capital Europea de la Cultura 2015, donde Verlaine pasó dos años de reclusión tras un incidente violento con Rimbaud que puso fin a su relación. La exposición se centra en la producción artística del poeta recluido, pero es imposible abstraerse, ni para el curador de la muestra ni para el público, al tórrido y venenoso romance entre ambos poetas.

IMG_5231

Entrada a la exposición en el Musée de Beaux-Arts de Mons, Bélgica

EL ENCUENTRO

Todo comenzó en setiembre de 1871, cuando Paul Verlaine recibió en su casa de Paris a Arthur Rimbaud, poco antes que éste cumpliera 17 años. Desde hace algunos meses, el joven enviaba sus poemas al poeta de 27 años, quien quedó encantado con el talento y el ímpetu de Rimbaud. El precoz poeta ya había fugado varias veces de su natal Charleville-Mézières, en las Ardenas, noroeste de Francia, para unirse a los círculos literarios de Paris. Además, Rimbaud ya se había hecho conocido en la capital por sus duras críticas a ciertos intelectuales por sus posturas poco confrontacionales durante la Comuna de Paris, un periodo de insurrección popular luego de la derrota de Francia frente a Alemania en 1870.

Un año antes de la llegada de Rimbaud, Verlaine se había casado con Mathilde, una joven de 17 años con quien tuvo un hijo, Georges. Sin embargo, el embarazo restó atributos a la joven, lo que hizo que el poeta se desinteresara de ella. La relación se tornó bastante violenta, incluso contra el pequeño, sin contar las veces que Verlaine violó a Mathilde. Verlaine no era físicamente agraciado y sufría del desdén de las mujeres, lo que lo llevó a tener una vida sentimental inestable y a internarse en prostíbulos. Funcionario de la ciudad de Paris, Verlaine se refugiaba en la absenta, una bebida alcohólica espirituosa, luego de su trabajo.

La complicidad poética que ambos desarrollaron los llevó a enamorarse en pocos meses. Verlaine quedó impresionado por la rebeldía y el espíritu libre del joven Rimbaud, quien transtornó la vida burguesa del ya reconocido poeta. Sin embargo, esta naciente relación hizo que la convivencia entre los dos amantes y Mathilde se tornase insoportable, un triángulo destructivo marcado por la vida disipada que ambos poetas, consumidores de absenta, comenzaron a llevar. Mathilde logró interceptar
las cartas y los poemas que se escribían los dos amantes, lo que hizo más difícil el ambiente entre los tres.

IMG_5235

Henri Fantin-Latour, Coin de table, 1872 – Musée d’Orsay, Paris. El cuadro representa a los « Vilains Bonhommes » y en la esquina inferior izquierda están Verlaine y Rimbaud
IMG_5240

Cartas que Paul Verlaine escribía a Arthur Rimbaud entre 1871 y 1873, Bibliothèque Royale de Belgique/Koninklijke Bibliotheek van België 

 

ABANDONOS Y REENCUENTROS

La gota que derramó el vaso fue el llamado « incidente Carjat », el 2 de marzo de 1872. Un ebrio e incontrolable Rimbaud hirió al fotógrafo Étienne Carjat en una de las reuniones de los « Vilains Bonhommes », un grupo de artistas que se formó en Paris en 1869. Esto enemistó al joven de gran parte de los intelectuales de ese colectivo, y obligó a Verlaine a alejarse con su pareja para no dañar su relación con los miembros de « Vilains Bonhommes ».

El 7 de julio de 1872, ambos huyen definitivamente de Francia, para iniciar una serie de idas y venidas, abandonos y reencuentros, entre Inglaterra y Bélgica. Verlaine rompe con su esposa, pero no dejará de intentar retomar la relación mientras mantiene sus amoríos con Rimbaud. Se inicia así un periodo tumultuoso en la vida de ambos poetas, en el que el alcohol tuvo un rol primordial. Los amantes comienzan a estudiar inglés y viven de impartir clases de francés, además de la ayuda económica de la madre de Verlaine.

Pese a lo inestable de su relación, la producción poética fue pletórica. En este periodo, Verlaine escribió Romances sans paroles, una compilación de poemas bastante influenciados por la musicalidad de los escritos de Rimbaud. Este último comienza a escribir Les Illuminations, un poemario en prosa que sería publicado en su integralidad postumamente.

Rimbaud

Foto de Arthur Rimbaud por Étienne Carjat, 1872

NUNCA MÁS

Esta historia de amor turbulenta alcanzó su punto más insostenible cuando el 3 de julio de 1873 Verlaine parte solo de Londres rumbo a Bruselas, decidido a reconciliarse con su ex-esposa, a quien amenazó con matarse si ésta lo rechazaba.

Rimbaud se encontró con Verlaine cinco días después para evitar que éste cometiera una locura. La mañana del 10 de julio, Verlaine compró una pistola, y luego de consumir absenta, se dirigió al hotel À la Ville de Courtrai, en el centro de Bruselas, donde también se alojaba su madre. Allí se encuentra con Rimbaud, quien le expresa su determinación de volver a Paris y poner fin a la relación. Esta decisión exaspera a un transtornado Verlaine, quien cierra la puerta de la habitación con llave y dispara dos veces contra Rimbaud, quien es herido superficialmente en el puño izquierdo. Verlaine y su madre llevan al joven al hospital. Al salir, con el temor de que Verlaine lo pueda agredir nuevamente, Rimbaud se acerca a un policía y lo denuncia.

IMG_5244

Revolver Lafaucheux de Paul Verlaine (original), 1870, Colección privada. El arma más célebre de la literatura francesa jamás había sido mostrada en público. Confiscada por la policía tras el incidente, la pistola fue devuelta a la fábrica de armas Montigny, donde la compró Verlaine. Un siglo más tarde, los propietarios del establecimiento ofrecieron el arma a un coleccionista privado de Bruselas.

Verlaine es encarcelado ese mismo día. El juez a cargo del caso, Théodore t’Serstevens, ordena un examen médico para establecer la homosexualidad del procesado. En un procedimiento humillante y sin compasión, los médicos Semal y Vleminckx examinan los genitales y el ano de Verlaine, y emiten el siguiente informe: « El pene es corto y poco voluminoso. El ano se deja dilatar fuertemente por una ligera separación de nalgas, con una profundidad de casi una pulgada. De acuerdo a este examen, Paul Verlaine porta rastros de hábitos de pederastía activa y pasiva ». El 8 de agosto es condenado a solo 2 años de prisión por un tribunal de Bruselas, condena corta ya que Rimbaud retiró los cargos. Sin embargo, la pederastía (aún no se utilizaba el término « homosexual ») y su filiación con los miembros de la Comuna de Paris fueron los agravantes. En agosto, Verlaine es transferido a la prisión de Mons.

IMG_5253

Examen corporal de Paul Verlaine, 16 de julio de 1873, Bibliothèque Royale de Belgique/Koninklijke Bibliotheek van België

Durante su cautiverio, Verlaine se convierte a la fe católica y escribe poemas en prosa que serán compilados en diversos poemarios publicados tras su liberación como Sagesse (Sabiduría, 1880), Jadis et Naguère (Antaño y hogaño, 1884), Parallèlement (Paralelamente, 1889) et Invectives (Invectivas, 1896). En esos poemas, Verlaine revela su crisis de identidad, así como su pesada carga de arrepentimiento. En tanto, Rimbaud se aisló en la granja familiar de Roche, en las Ardenas francesas, para escribir Une saison en enfer (Una temporada en el infierno).

Al cabo de 18 meses, Verlaine sale de prisión el 16 de enero de 1875. Poco después, se vio con Rimbaud en Stuttgart, Alemania, para intentar retomar la relación, pero el encuentro terminó en reproches y golpes. Antes de despedirse definitivamente, Arthur le entregó a Paul el texto de Les Illuminations, poemario que Verlaine hará publicar en 1886. Nunca más se volverían a ver.

IMG_5237 - Copie

Arthur Rimbaud avec l’ombre de Paul Verlaine, dibujo de Frédéric-Auguste Cazals, 1889. Musée Rimbaud, Charleville-Mézières

DESTINOS DISTINTOS

A los 20 años, Rimbaud abandonó la poesía para lanzarse a explorar el mundo. En 1876 se enrola en el ejercito colonial de Holanda y parte a las Indias neerlandesas (actual Indonesia). Luego de viajar por las costas de África y de continuos regresos a Francia, se instaló en Aden, Yemén, en 1880, para trabajar para una empresa francesa exportadora de café. Cuatro años más tarde se mudó a Harar, Etiopía. Allí desarrolló una dolencia en la rodilla izquierda que resultó ser cáncer, lo que le obligó a volver a Francia el 9 de mayo de 1891. Pese a que se le amputó la pierna, el tumor continuó avanzando. Arthur Rimbaud falleció en Marsella el 10 de noviembre de 1891 a los 37 años de edad.

Verlaine, pese a que solo recibía noticias de su ex-amante a través de su amigo Ernest Delahaye, quedó siempre agradecido por el amor que recibió de Rimbaud. Por tal motivo, en 1884 incluye los poemas del joven en su libroPoètes maudits (Poetas malditos), en el que recoge también escritos suyos, así como los de Tristan Corbière y Stéphane Mallarmé. La obra de Rimbaud es conocida actualmente gracias a la difusión que hizo Verlaine en varias publicaciones, como la revista Lutèce en 1883 y una reseña biográfica en la revista Les Hommes d’aujourd’hui de 1888.

IMG_5270

Les Hommes d’aujourd’hui : Arthur Rimbaud. Texto de Paul Verlaine, enero de 1888. Bibliothèque Royale de Belgique/Koninklijke Bibliotheek van België
IMG_5277

Introducción escrita por Paul Verlaine sobre Arthur Rimbaud en Poètes maudits, 1884

La fama de Verlaine siguió creciendo, al punto de haber sido designado « Príncipe de los Poetas » en 1894, lo que le permitió recibir subsidios del Estado francés. Pero también incrementaba su consumo de alcohol y sus crisis de violencia. Estuvo encarcelado varias veces y sus últimos años vivía como un vagabundo frecuentando cafés y hospitales. Sufriendo de diabetes, úlceras y sífilis, Paul Verlaine falleció de una congestión pulmonar el 8 de enero de 1896 en Paris a los 51 años, aunque terminó aparentando más edad.

IMG_5273 - Copie

Foto de Paul Verlaine por Alcide Allevy, 1883. Musée départemental Stéphane Mallarmé, Vulaines-sur-Seine, Francia
IMG_5282

Fotos de Paul Verlaine en el Café François 1er por Paul Cardon, como parte de la serie « Nuestros contemporáneos en sus casas », 1892. Bibliothèque nationale de France

Así terminó la vida de dos poetas unidos por el arte y por la admiración que se tenían uno al otro. Una admiración y una pasión que terminó por desgastar a los dos amantes. Un detalle que poco se conoce es que Rimbaud habría pedido dinero a Verlaine luego que éste salió de prisión. Para el médico y estudioso de la vida de Rimbaud, Jean-Jacques Lefrère, el amor entre ambos no fue recíproco. Verlaine lo amó hasta el final, al punto de esforzarse por dar a conocer la obra de su amante. Aparentemente, para Rimbaud se trató de una historia con un comienzo y un fin. Pero no se puede negar que el amor entre ambos existió.

IMG_5243 - Copie

Fragmento de la carta que Rimbaud escribió a Verlaine el 4 de julio de 1873, luego que éste lo dejara en Londres, y cuya traducción dice así: Vuelve, vuelve, querido amigo, único amigo, vuelve. Te juro que seré bueno. Si me he mostrado desagradable contigo, fue tan sólo una broma; me cegué, y me arrepiento de ello más de lo que puedes imaginar. Vuelve, todo estará totalmente olvidado. ¡Que desgracia que hayas tomado en serio esta broma! No paro de llorar desde hace dos días. Vuelve. Sé valiente, querido amigo. Nada está perdido todavía. (…) No me olvidarás ¿verdad? No, tú no puedes olvidarme. Yo te tengo aquí siempre. Di, contesta a tu amigo ¿acaso no volveremos a vivir juntos los dos? Sé valiente, contéstame pronto. No puedo quedarme aquí por más tiempo. Oye sólo lo que te dicte tu buen corazón. Dime pronto si tengo que reunirme contigo. A ti, para toda la vida. Rimbaud.

Comments

comments

Dejar respuesta