Gio Infante: Un profundo desprecio por los derechos humanos

0
121

Por Gio Infante (*)

VER: Ollanta Humala: Cinco años de espalda al colectivo LGBT que lo apoyó en 2011

No, no me arrepiento de haber apoyado la candidatura de Ollanta Humala, y si volviéramos a encontrarnos frente al mismo escenario de mayo de 2011, volvería a impulsar el mismo apoyo crítico a Ollanta Humala y a Gana Perú.

La segunda vuelta entre Humala y Fujimori nos colocó frente a decisiones de principios: la defensa del sistema democrático o la validación de un régimen dictatorial, la posibilidad de defensa de los derechos humanos o su desprecio absoluto, la posibilidad de transformar un modelo económico y de relacionamiento del Estado a favor de los más excluidos o continuar de espaldas a las grandes mayorías del país. Y aunque el gobierno de Humala haya mostrado un profundo desprecio por los derechos humanos LTGBI, no tengo duda de que otro de Fujimori hubiera sido muchísimo peor.

Fui parte del comité que desarrolló las líneas LTGB del plan de Gana Perú. Como militante del Partido Socialista hice campaña por Humala. Como activista del MHOL en la segunda vuelta promoví el pronunciamiento, y como presidente y director del MHOL he sido sumamente claro en mi denuncia contra no solo las omisiones del nacionalismo en el gobierno, sino que incluso sostengo que han bajado los estándares nacionales de protección a nuestros derechos (con por ejemplo la eliminación total del plan de DDHH).

En términos formales estuvo lo planteado en el plan de gobierno primero y en los lineamientos programáticos LTGB después. Pero eso, junto a toda la gran transformación, se convirtió en papel higiénico finalmente.

Por eso justamente creo que los análisis que hoy se hacen de los planes de gobierno son importantes pero insuficientes. Mientras los planes no sean vinculantes, poco importa que tan buenos sean. Debemos analizar la composición de las listas, los votos históricos de los partidos sobre estos temas, las fuentes de financiamiento.

(*) Movimiento Homosexual de Lima.

Comments

comments

Dejar respuesta